25/09/2021

La decisión no está en manos de la justicia italiana

2 min
Carles Puigdemont saliente de la prisión

El Parlamento europeo levantó la inmunidad de la que Carles Puigdemont era portador como miembro del mismo, posibilitando con ello que el Tribunal Supremo pudiera proceder contra él. Pero contra dicha decisión del Parlamento Carles Puigdemont interpuso recurso ante el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE), que lo admitió a trámite. No adoptó las medidas cautelares que solicitó la defensa de Puigdemont, porque entendió que no era necesario, ya que, con la admisión a trámite del recurso, quedaba paralizada la orden de detención y entrega dictada contra él por el juez Pablo Llarena. No existía ningún riesgo de detención que exigiera la adopción de medidas cautelares.

Materializado el riesgo este pasado jueves con la detención de Carles Puigdemont en Italia, el asunto volverá al TGUE, que ordenará que quede en libertad hasta el momento en que dicte sentencia sobre si la decisión del parlamento europeo se ajusta a derecho o no.

La sentencia del TGUE es condición necesaria, pero no suficiente para que se produzca la entrega de Carles Puigdemont al Tribunal Supremo. Carles Puigdemont tiene fijada su residencia en Bélgica y es la justicia de este país la que tendrá que ejecutar la orden de detención y entrega dictada contra él. Hasta el momento la justicia belga ha considerado que el Tribunal Supremo no era el juez competente para dictar dicha orden.

Por esta razón, el juez Pablo Llarena ha elevado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea una cuestión prejudicial, a fin de que decida si la interpretación de la justicia belga se ajusta a derecho o no. Hasta que el TJUE no decida sobre si es la interpretación que hace el Tribunal Supremo o la que hace la justicia belga la que prevalece, no se habrá dicho la última palabra.

Estamos donde estábamos. El incidente de la detención en Italia es eso, un mero incidente que no añade nada al estatus en que Carles Puigdemont se encuentra. La decisión no está en manos de la justicia italiana. La decisión sigue estando en manos del TGUE primero, y del TJUE después. Hasta que ambos tribunales no hayan dictado sentencia no podremos saber si Carles Puigdemont podrá ser juzgado por el Tribunal Supremo o no.

stats