15/06/2022

¿Quién tiene miedo de un escote en Tv3?

3 min
Dos capturas de pantalla de la intervención de la portavoz del Gobierno , ptricia Plaja, esta mañana a Tv3

El miércoles en Els matins de Tv3, Pere Bosch (en ausencia de Lídia Heredia) entrevistaba a la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, para hablar de los nuevos pasos para divulgar la acción de gobierno. La portavoz iba vestida con una americana blanca y, debajo, un top camisero sedoso de color gris que mostraba su escote y el inicio del canalillo. A medida que avanzaba la entrevista se intuyó cierta preocupación desde realización para disimular o cubrirle aquella parte del cuerpo. La impresión en pantalla de un letrero más ancho con las declaraciones de la invitada hacían que el canalillo quedara escondido bajo las letras. Un pequeño ajuste del encuadre consiguió taparlo de tal manera que todo pareciera un poco por azar. Cuando llevaban siete minutos de conversación, el presentador dio paso (por lógica del guion) a un vídeo. Al volver a plató, con un plano general, vimos cómo la portavoz parecía colocarse bien la americana. Con un tono un poco irónico, Plaja repitió la última palabra que ella misma decía en el vídeo. “Desenfreno...”, dijo con una sonrisa. Pero cuando realización volvió a mostrarla con un plano medio los espectadores que se habían fijado pudieron apreciar un cambio significativo. El top de color gris le quedaba más arriba y le tapaba el canalillo. A partir de aquel momento la preocupación por la ubicación del letrero ya no parecía tanta. Es más, durante los cuatro minutos posteriores se recuperó un letrero más estrecho de color rojo, en vez del letrero más ancho que hasta entonces se había priorizado en pantalla.

Minutos después, en otro bloque del programa, fue la periodista Mayka Navarro quien confirmó lo que habíamos intuido. Desabrochándose el botón de arriba de su camisa como muestra de solidaridad afirmó con contundencia: “Quiero reivindicar los pechos de la portavoz del Govern, que de manera incomprensible han sido censurados”. Recordó el lema de la canción de Rigoberta Bandini sobre el porqué del miedo a las tetas y añadió: “A mí las tetas de Patrícia Plaja no me dan ningún tipo de miedo. Al contrario. Ella tiene que vestir como le dé la gana”.

Seguramente, el hecho de que Patrícia Plaja tenga un cargo público de representación de gobierno puede haber extremado un decoro por parte de algunos responsables televisivos, ajustándose a unas inercias estilísticas más bien conservadoras y caducas. Incluso aplicando aquella prudencia paternalista de hacerlo por el bien de la misma protagonista. Si en aquella silla hubiera habido una cantante o una actriz quizás no se habrían tomado las mismas precauciones, porque los escotes en general y los canalillos en concreto siempre se han tolerado mejor en el ámbito del espectáculo que en el de la política. Es aquella carga histórica tan pesada de las mujeres sobre nuestros cuerpos y la credibilidad. El problema de fondo, sin embargo, es más grave. El incidente ha provocado que, a estas alturas, la entrevista con Patrícia Plaja haya trascendido y se haya hecho viral por una cuestión de pechos y no por todo lo que la portavoz del Govern ha explicado sobre aspectos que nos afectan a todos los ciudadanos. A partir de ahora, en Tv3, esperamos que nadie ose tener miedo de los pechos de quien sea. Pero sobre todo no permitamos que una anécdota como esta se priorice y eclipse el trabajo y la trayectoria de una profesional.