Protagonista colateral
Política 26/04/2021

Àngels Barceló, una periodista que huye de los gritos y del espectáculo situada en la boca del lobo

2 min
Una periodista que huye de los gritos y del espectáculo situada a la garganta del lobo

Àngels Barceló (Barcelona, 1963) intentó el viernes sin éxito que Pablo Iglesias cambiase de idea y no abandonase el estudio de la SER. “Quiero que responda a la provocación de la ultraderecha y una vez lo haya hecho decida si se va del plató”. La frase que usó unos segundos antes, sin embargo, es la que mejor la define como periodista, según los que la conocen bien: “Señora Monasterio, esto no es un espectáculo, esto es un debate electoral entre demócratas y lo que hacemos es escuchar las opiniones de todo el mundo”. Y es que a Barceló no le ha gustado nunca que el show formara parte de sus programas, ha censurado gritos e incluso ha remodelado de arriba abajo el perfil de los tertulianos que la SER tenía antes de que ella llegara en 2005; con críticas de los relegados, claro está.

También ha huido siempre de la complicidad con los políticos, especialmente con los que tiran de argumentario, a pesar de que el viernes Monasterio (Vox) le reprochara a grito de "activista” que cogiera la mano de Iglesias. No es de las periodistas que menudean en las comidas con dirigentes de partidos o de gobiernos y considera que lo que puedan explicarle ante un plato en la mesa tendría que ser lo mismo que en antena. Desde los 20 años trabaja como periodista, a pesar de que reconoce que no le es vocacional, y siempre ha estado expuesta al gran público: debutó en la primera Catalunya Ràdio de 1983 y fue la imagen de los informativos de TV3 durante más de una década.

Su paso a Telecinco en 1997 fue para muchos catalanes prácticamente una traición, según reconoce ella misma, que se compara irónicamente con Luis Figo. Para algunos esta comparación también es vigente en el caso del Procés: la pedagogía con la que intentaba explicar el independentismo en Madrid se rompió en 2017, cuando se posicionó de forma dura e inequívoca contra este movimiento.

stats