Política 25/06/2021

La Audiencia Nacional investiga si Villarejo fabricó "indicios falsos" para conseguir el registro de Método 3

La pieza 27 de la macrocausa contra el comisario quiere aclarar si pretendía obtener "documentación de las bases de datos" de la agencia de detectives

3 min
El excomisario  de la Policía  Nacional José Manuel Villarejo, a las puertas de la prisión de Estremera después de quedar en libertad provisional

BarcelonaEl juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón investiga si el ex comisario José Manuel Villarejo, con la colaboración de su socio Antonio Giménez Raso y de acuerdo "con miembros de la cúpula policial", había "fabricado indicios falsos" para conseguir, en febrero del 2013, el registro de las oficinas de la agencia de detectives Método 3 y la detención de su jefe, Francisco Marco. En un auto que ordena la citación de tres testigos y al cual ha tenido acceso el ARA, el titular del juzgado de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional explica que en julio se abrió la pieza separada número 27 del caso Tándem, la macrocausa que investiga al ex comisario de la Policía Nacional, una pieza clave de las cloacas policiales del Estado.

La investigación judicial, según el auto, intenta aclarar si la detención y los registros de las oficinas de Barcelona y Madrid de Método 3 fueron para "obtener documentación de las bases de datos" de la empresa. Hay que recordar que la operación policial contra Método 3 se llevó a cabo a raíz de la difusión de la grabación de una conversación de julio de 2010, en el restaurante La Camarga de Barcelona, entre la entonces líder del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, y la ex pareja de Jordi Pujol Ferrusola María Victoria Álvarez, en la que esta acusaba al hijo del ex President de la Generalitat de un delito de blanqueo y de llevar a Andorra una bolsa llena de billetes de 500 euros. La grabación la hizo la agencia de detectives Método 3, pero la cuestión es quién la encargó: solo si lo hizo alguna de las personas que participó en ella era legal grabarla.

En su momento, Sánchez-Camacho denunció que la grabación se había hecho sin su consentimiento, y en esto se basó la operación policial contra Método 3 y la detención de Marco. Pero el detective privado denunció al juez del caso Tándem que su detención y los registros se habían fundamentado en "datos falsos" y que Villarejo sabía, antes de los registros, que la grabación de La Camarga la había hecho personal de Método 3 por encargo de Alicia Sánchez-Camacho por vía de otra persona. Según el auto, Marco declaró en octubre que Sánchez-Camacho "se había hecho pasar por víctima" de una grabación no consentida y, por lo tanto, sería "partícipe de aquellos delitos".

De hecho, Sánchez-Camacho, que denunció que la grabación se había hecho sin su consentimiento, acabó pactando con Marco para evitar que el caso llegara a juicio. En el acuerdo, Método 3 asumió que dos ex trabajadores suyos habían grabado y difundido la grabación -y abrió acciones legales en su contra-. Marco admitió la falta de los ex trabajadores y la agencia aceptó hacer frente a la indemnización de 80.000 euros que reclamaba Sánchez-Camacho.

Marco no ha dicho nunca quién le encargó aquella grabación, siempre se ha acogido al secreto profesional como detective privado para no hacerlo. En una comisión de investigación en el Parlament tan solo descartó que fuera alguien del PSC o de su entorno institucional, y apuntó que había sido una persona del "entorno personal" de la líder del PP. Precisó que se refería a "su familia más directa, padres, hijos y pareja". Victoria Álvarez había apuntado reiteradamente que la grabación, que se pudo hacer gracias a un micrófono instalado en el jarrón que había en la mesa donde tuvo lugar la comida, había sido cosa del ex secretario de organización del PSC José Zaragoza.

Marco, ante el juez García Castellón y acogiéndose al secreto profesional, se volvió a negar a decir quién había hecho el encargo en nombre de Sánchez-Camacho. Por eso el juez de la Audiencia Nacional citó a los otros tres trabajadores que fueron arrestados en aquella operación para saber si también se habían acogido al secreto profesional para no decir el nombre de quién había hecho el encargo, porque en la denuncia no constan las declaraciones que hicieron en su momento. El auto que ordenaba estas citaciones es la que ha permitido que se hiciera pública la existencia de esta pieza separada de la macrocausa contra Villarejo.

stats