Política 02/10/2021

Ayuso eclipsa la convención del PP y se excluye para disputar el liderazgo a Casado

Los populares se conjuran para conseguir la "reunificación" del centroderecha español para llegar a la Moncloa

5 min
Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso durante la convención del PP en Valencia

ValenciaHa sido la gran ausente durante toda la semana y este sábado todos los focos estaban sobre ella. Y no lo ha desaprovechado. Esta vez, sin embargo, Isabel Díaz Ayuso no ha mandado un mensaje desafiando a la dirección estatal, como había hecho en las últimas semanas, sino todo lo contrario: mensaje conciliador y de aval al liderazgo de Pablo Casado. "Presidir la Comunidad de Madrid es mi salida y mi meta política". De la frase se deducen dos derivadas: que Ayuso mantiene el pulso para presidir el partido en Madrid, pero que se excluye de disputarle el liderazgo a Pablo Casado para llegar a la Moncloa. Sus palabras llegan en plena guerra fría entre ella y la dirección de Génova, que ha visto cómo en las últimas semanas la presidenta madrileña le contraprogramaba la preparación de la convención -que tenía que servir para relanzar el liderazgo de Casado- y abría el melón del liderazgo del PP madrileño postulándose para dirigirlo a nueve meses de que se convoque el congreso.

"Si, lo daré", ha contestado Ayuso cuando los periodistas le han preguntado si daría un mensaje de unidad durante su intervención en la mesa redonda entre presidentes autonómicos del PP. Y efectivamente, lo ha hecho. Ayuso ha recordado la confianza que Casado le había depositado ya en las juventudes de Nuevas Generaciones, pero también cuando asumió las riendas del partido: la nombró portavoz de la formación y después la eligió para que encabezara la candidatura del PP en la Comunidad de Madrid. Así, la presidenta madrileña ha querido cortar de raíz los rumores sobre si le acabaría disputando el liderazgo del partido a Casado en un futuro, y acabar con "la especie de infierno político y mediático" que, ha dicho, ha vivido desde que se postuló para liderar el PP de Madrid.

La apuesta por Madrid

Ayuso ha asegurado que sabe "meridianamente" dónde está su lugar: Madrid. "Y daré lo mejor por Madrid, porque Madrid es España y porque necesitamos que tú llegues y seas el presidente del gobierno", ha sentenciado, dirigiéndose a Casado. "Para que Madrid siga creciendo, es fundamental que des el paso adelante y llegues a la Moncloa", ha añadido. La presidenta madrileña ha ligado su éxito a la comunidad madrileña al hecho de que Casado llegue a ser presidente del gobierno español porque Pedro Sánchez está "taponando" sus políticas.

Desde primera fila escuchaba todas y cada una de sus palabras el propio Pablo Casado. Ayuso había sido la más ovacionada cuando había llegado a la Ciudad de las Artes y la Ciencia. Entre gritos de "presidenta", empujones y aplausos y mientras justo dentro del auditorio el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, intervenía en la mesa redonda de alcaldes. Casualidad o no. Hace pocas semanas, Génova había situado a Almeida en la carrera para presidir el partido en Madrid para intentar para enfriar las aspiraciones de Ayuso y trabajar una candidatura consensuada, cosa que había molestado a la presidenta madrileña.

Pablo Casado con Isabel Díaz Ayuso, Juanma Moreno y Alberto Núñez Feijóo en la convención del PP en Valencia

Ayuso ha vuelto a recibir una nueva muestra de afecto, ya desde dentro del auditorio, cuando la eurodiputada popular Dolors Montserrat la ha presentado. La incomodidad de Casado era evidente, veía cómo volvía a quedar eclipsado. Tanto, que incluso las cámaras han captado cómo el expresidente mexicano Felipe Calderón se quería levantar para aplaudir a Ayuso, sumándose a la ovación de todos asistentes que estaban de pie, y se ha interpretado que lo frenaba cuando le ha puesto los brazos delante para que siguiera sentado. Pero a medida que Ayuso ha avanzado en su discurso, la cara de Casado ha ido cambiando. Hasta el punto de que cuando la presidenta madrileña ha acabado y el auditorio se ha levantado para aplaudir al líder popular, esta vez sí, Calderón también se ha puesto de pie para ovacionarlo. Casado ha buscado ponerse junto a Ayuso al final del acto cuando los fotógrafos han cogido las cámaras para captar la imagen de todos los presidentes autonómicos.

Antes de todo, el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, también ha querido dar una imagen de unidad cuando ha asegurado que todos los presidentes autonómicos del PP son "leales" a Pablo Casado, incluida Isabel Díaz Ayuso, ha dicho. "Nuestro partido es leal, no es un partido de codazos y zancadillas", ha dicho desde la convención del PP en Valencia. Feijóo ha pedido unir todo el centroderecha alrededor del PP para poder ganar el pulso al PSOE y, en este sentido, ha puesto de ejemplo el triunfo de Ayuso en las elecciones del 4-M.

La "reunificación" del centroderecha

La presidenta madrileña ha acabado eclipsando el llamado rearme ideológico que el PP quería sacar adelante con esta convención. Antes del mensaje de Ayuso, quien ha dado la receta para llevar a Casado a la Moncloa ha sido el secretario general del PP, Teodoro García Egea: que el centroderecha español se reunifique entorno al PP. "Unir para ganar, ganar para gobernar", ha vuelto a defender Egea, que ha sacado pecho de la reestructuración que ha hecho la dirección estatal del partido en todo el territorio. Egea ha puesto de ejemplo los gobiernos autonómicos del PP como Madrid o Andalucía (donde los populares gobiernan con el apoyo de Vox), que el partido denomina "gobiernos de la libertad", como una alternativa al modelo socialista. "Los gobiernos de la libertad son una amenaza para Pedro Sánchez", ha afirmado Egea.

Y aquí, el secretario general del PP ha enviado un dardo a Ciudadanos por haber impulsado las mociones de censura de Murcia y Castilla y León, que acabaron siendo fallidas. "Necesitamos 176 diputados. Es nuestro objetivo, la victoria", ha añadido Egea, en referencia a los escaños que dan la mayoría absoluta en el Congreso. Un objetivo que Egea ve factible ante la desintegración del partido naranja, pero también porque el PP tiene a Pablo Casado como líder.

Músculo territorial

El PP ha querido mostrar músculo y dar una imagen de unidad llevando a Valencia a alcaldes y presidentes autonómicos. El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, ha sido el representante de los alcaldes catalanes del PP en la convención, donde ha defendido la lucha contra la ocupación ilegal, uno de los pilares de su mandato. De hecho, solo podía representar al PP catalán él o el alcalde de Pontons, Josep Tutusaus, porque el partido solo tiene estas dos alcaldías en Catalunya.

La convención empezó el lunes en Santiago de Compostela y ha pasado por cinco ciudades diferentes durante toda la semana: Valladolid, Madrid, Sevilla, Cartagena y este fin de semana en Valencia. A dos años de las elecciones generales, el objetivo de la cita es rellenar de propuestas programáticas el partido, relanzar el liderazgo de Pablo Casado y exhibir el aval de los cuadros territoriales para recorrer el camino hacia la Moncloa. Ahora bien, hasta ahora la convención la han acabado marcando las salidas de tono y las polémicas que han protagonizado los invitados elegidos por Casado. Desde el expresidente español José María Aznar sacando pecho del colonialismo español hasta el escritor Mario Vargas Llosa recomendando "votar bien" en unas elecciones.

stats