Crónica
Política 21/10/2021

Una "chapa" contra el miedo en el regreso de Junqueras a la universidad

El líder de ERC defiende que hay que estar "dispuestos a volver a prisión" en el camino hacia la independencia

3 min
Oriol Junqueras, esta mañana a la UAB

Era la primera vez que el líder de ERC, Oriol Junqueras, pisaba la universidad desde que salió indultado de la prisión, a pesar de que él ha puntualizado que no había dejado de dar clases desde Lledoners. Cada vez que tiene la ocasión, de hecho, explica que él es historiador y profesor y no político, y eso que hace ya diez años que preside ERC. "La UAB es mi universidad, donde estudié, donde di clase", ha dicho este jueves desde una aula de la Facultad de Letras. Ha iniciado su charla recordando la época en la que no había duda de que era profesor "todas las mañanas y todas las tardes". "Cuando se acababa el curso lo echaba de menos y paseaba por el pasillo como una alma en pena intentando encontrar un alumno para soltarle la chapa". Hoy ha tocado una de más de una hora que ha versado sobre el "miedo". Y sin mucha ayuda electrónica, en una UAB que todavía sufre los efectos del ciberataque que la dejó a oscuras.

"Hemos de estar dispuestos a volver a prisión" para lograr la independencia: es el titular que ha dado Junqueras en tiempo de descuento, cuando le han hecho la última pregunta de la charla –una clase magistral sin dejar de mirar de reojo a los periodistas–. El republicano ha llenado el aula y se han amontonado estudiantes alrededor de las ventanas abiertas. "Que mi voz suene lo bastante fuerte para que supere los muros", ha dicho en tono bíblico mientras los que se lo miraban desde fuera le decían que sí que se oía.

Oriol Junqueras llegando a la UAB

"No solo nos condenan a prisión, sino también a una inhabilitación absoluta cuyo objetivo es impedir que venga aquí a dar clase". Ciertamente, clases –remuneradas– no podrá volver a dar hasta el curso 2031/2032 fruto de su inhabilitación. Cuatro años en la prisión de Valladolid no impidieron que Fray Luis de León –dice la leyenda– retomara las clases en la Universidad de Salamanca con un "Como decíamos ayer" que Miguel de Unamuno copió siglos después vuelto del destierro en Fuerteventura. Junqueras puede empezar a preparar su frase si las responsabilidad políticas se lo permiten, ahora centrado en la coordinación de las elecciones municipales del 2023.

Volviendo a la "chapa", para él la historia de la humanidad se sintetiza como "una lucha eterna entre el miedo y la esperanza", en la que el miedo es la "herramienta" de los que quieren "perpetuarse" en el poder: miedo "por el futuro, por las pensiones, por la democracia, por dar clases en la universidad". Al resto, es decir, a aquellos que no tienen suficiente patrimonio como para "aguantar sin apoyo público un batacazo adverso del destino", que dependen de "la democracia y el estado del bienestar", "nos corresponde representar la esperanza". Desde la Grecia clásica hasta el Renacimiento, pasando por la huelga de La Canadenca de 1919, Junqueras ha recitado una lista de ejemplos en los que, a pesar de la adversidad, esta esperanza ha hecho avanzar sociedades.

Todos exudaban, además, la apuesta por ensanchar la base como eje estratégico de ERC, así como los llamamientos al diálogo con el Estado que despiertan suspicacias en una parte del movimiento independentista. "Los poderosos tienen miedo de aquellos que son capaces de construir grandes proyectos compartidos", ha asegurado Junqueras, que ha defendido que "posiciones legítimas las podemos encontrar en un espectro ideológico muy amplio". "Las ideas buenas no son patrimonio de un solo proyecto político, una sola ideología", y ha insistido que del mismo modo que la lucha por la educación pública no es "patrimonio de escuelas y maestras", la independentista no es "solo" cosa de ERC.

Un movimiento "creíble"

Como ya defendió en el libro Tornarem a vèncer (Ara Llibres), Junqueras ha explicado a los estudiantes que había que hacer el referéndum del 1-O y la DUI como un hito "imprescindible para la credibilidad" del movimiento independentista. "Necesitamos que todo el mundo sepa, también aquellos que quieren impedir que demos clases en la universidad, que cuando decimos que lo haremos, lo hacemos".

Los asistentes, que lo han recibido con una pancarta de bienvenida, aplausos y un anecdótico "¡Viva España!", han hecho pocas preguntas. "Como no preguntáis nada, yo sigo", insistía el dirigente independentista. Cuando ya daba la clase por cerrada, un estudiante de historia ha sacado la cabeza por la ventana y le ha reprochado que los partidos no hayan llevado todavía el país hacia la independencia como prometían el 2017. "Si nos pensamos que nos regalarán nuestros derechos es que no sabemos nada de historia, porque los derechos se ganan, se conquistan democráticamente, con grandes mayorías", le ha respondido Junqueras. Y es aquí donde ha reafirmado que hay que superar el temor a ser encarcelados de nuevo: "El miedo se mastica y, una vez masticado, se escupe".

stats