Política 25/05/2021

La CUP reclama a Aragonès que cumpla ya su acuerdo sobre desahucios

El 'president' anuncia que encargará al Govern un nuevo protocolo para evitar la presencia de la Brimo en lanzamientos con orden judicial

3 min
Diputados de la CUP ante la línea policial este martes

Ni doce horas le ha durado la tranquilidad a Pere Aragonès después de tomar posesión ayer del cargo de president. El desahucio del bloque Llavors del Poble-sec, donde vivían tres jóvenes en situación de vulnerabilidad, con la participación de la Brimo y de la empresa Desokupa, ha provocado que la CUP haya cargado con dureza contra los republicanos, con los que firmaron un acuerdo de legislatura que establece que no puedan intervenir los antidisturbios en lanzamientos que afecten a personas con riesgo de exclusión social. Los reproches, sin embargo, se han traducido en hechos y los diputados de la CUP Dolors Sabater, Carles Riera, Xavier Pellicer y Eulàlia Reguant se han concentrado ante el edificio en contra de la actuación policial, mientras que Arran, organización juvenil vinculada a la formación anticapitalista, ha ocupado durante varias horas la sede de ERC con la colaboración de entidades en defensa de la vivienda.

"Un gobierno que hace políticas de derechas es un gobierno de derechas, porque se está desahuciando a gente vulnerable con la colaboración de la empresa de extrema derecha Desokupa", ha denunciado la portavoz de la CUP en el Congreso, Mireia Vehí. "Esto no es un cambio de ciclo, señor Aragonès", ha espetado antes de reclamarle un giro de 180 grados en materia de vivienda. "Hemos dado 100 días al Govern de Pere Aragonès, pero la realidad se impone. Hacen falta políticas públicas de vivienda ya", ha dejado claro la dirigente de la CUP en una rueda de prensa en la cámara baja.

"Este desahucio lo ha ordenado un juez, pero si se modifica el protocolo de lanzamiento no tendría que estar ahí la Brimo, pero lo que no puede pasar de ninguna de las maneras es que la policía catalana colabore con la extrema derecha", ha remarcado en referencia a Desokupa. "El Govern tiene que estar con la gente que quiere parar un desahucio", ha exigido, y ha recordado el acuerdo con los republicanos. Y es que el president Pere Aragonès ha argumentado que la intervención policial ha sido reclamada "directamente por el juez" y que, por lo tanto, la Brimo no ha actuado hoy por mandato policial ni por la dirección política del cuerpo, sino por "orden judicial". En declaraciones a Catalunya Ràdio, Aragonès ha explicado que el Govern solo tiene "margen" de actuación cuando puede decidir cuáles son los ámbitos especializados del cuerpo de los Mossos que pueden actuar, y cuáles no, y que el de Poble-sec no cumplía estos requisitos: "Cuando es decisión nuestra tenemos muy claro que la Brimo no tiene que ir, pero esta era una decisión judicial", ha aseverado.

Sea como sea, el president de la Generalitat ha explicado que uno de los primeros encargos que hará a su Govern será elaborar un "nuevo protocolo" y una "nueva manera de funcionar" para evitar desahucios hechos por orden judicial, como el de este martes por la mañana en el Poble-sec. En este sentido, ha avisado de que es "imprescindible" que la administración de justicia "se involucre" para evitar que la Brimo actúe en casos como el de este martes. El flamante jefe del Govern ha añadido que un desahucio no hace "amable ni feliz" a nadie y que tampoco garantiza derechos, como réplica a las palabras en Twitter de la diputada de la CUP Laia Estrada. La ex concejala de la CUP Tarragona ha denunciado el desahucio haciendo referencia a las palabras que Aragonès utilizó en la toma de posesión como president de la Generalitat. "No se hace más fácil, amable y feliz la vida de la ciudadanía enviando a la Brimo a desahuciarla, sino garantizando el derecho a la vivienda", ha espetado antes de reclamarle que cumpla el acuerdo firmado con la CUP.

Aragonès ha sentenciado que "la situación de hoy se tiene que revertir", pero ha recordado que el nuevo conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, todavía no ha tomado posesión –lo hará este miércoles, junto al resto de las nuevas conselleres y consellers–. "Estamos en un compás de espera y necesitamos unos días", ha afirmado para reclamar más margen. En medio de la polémica, el portavoz del PDECat en el Congreso, Ferran Bel, ha opinado que era "previsible" que la CUP presione al nuevo Govern de Pere Aragonés en relación con los desahucios. "Si uno firma unos compromisos de difícil cumplimiento, es previsible que ese con quien los has firmado te los exija", ha dicho Bel, que ha criticado que en esta materia el acuerdo pretende "debilitar al cuerpo de Mossos d'Esquadra". Según el portavoz del PDECat, limitar la actuación de los Mossos en los desahucios "perjudica a la institución", que es "uno de los pilares de Catalunya". "Si no actúan los Mossos, tendrán que actuar la Policía Nacional y la Guardia Civil. Nos parece un error", ha dicho.

stats