PARTIDOS
Política 12/06/2022

El endurecimiento del discurso de Junts

2 min
Laura Borràs, y el nuevo secretario general de Juntos, Jordi Turull

BarcelonaLa vida política de Junts empezó en 2017 en un hotel de Lovaina, cuando el expresidente Carles Puigdemont hizo una lista con sus colaboradores más estrechos del Palau de la Generalitat que sobrepasaba el perímetro del PDECat y que incorporaba a independientes a primera fila de la candidatura. Desde entonces, que Puigdemont consiguió mantener el liderazgo dentro del independentismo en las elecciones del 21 de diciembre de 2017, ha llovido mucho. El que fue en un primer momento solo el grupo parlamentario se ha convertido en un nuevo partido político desde el año 2020. También impulsó la Crida Nacional per la República (2018) como instrumento para intentar aglutinar el independentismo a pesar de que no funcionó y rompió con el Partido Demócrata para desvincular a Junts de la antigua Convergència. Ahora, dos años después de su fundación como partido, JxCat ha hecho su primer congreso ordinario en Argelers y ha escogido a Laura Borràs y Jordi Turull en sustitución de Carles Puigdemont y Jordi Sànchez. El próximo 16 y 17 de julio debatirán la nueva ponencia política que tiene que marcar el rumbo del partido, de forma que el ARA ha hecho el ejercicio de comparar las dos ponencias anteriores de este espacio político desde que se impulsó para las elecciones después del referéndum del 1-O y de la declaración de independencia. Es decir, la ponencia política de la Crida Nacional, la de Junts de 2020 –actualmente vigente– y la que se ha presentado para el cónclave de este verano. El análisis de este diario se centra en la hoja de ruta independentista –no aborda las cuestiones sectoriales– y describe lo que ha dicho Junts en cuatro ítems: el diálogo, la gobernabilidad, la desobediencia civil y la desobediencia institucional. Son conceptos que han ido saliendo en el rumbo político de esta formación desde que empezó a poner negro sobre blanco en su estrategia. En este sentido, se mantiene constante la vigencia del 1-O y la desobediencia civil, y, en cambio, aumenta el escepticismo con la estrategia de la negociación y también hay un replanteamiento en relación con la gobernabilidad de las instituciones. En la última ponencia política se pone fecha final a la mesa de diálogo –el 1 de octubre de este año– y también se abre la puerta por primera vez a salir del gobierno, puesto que con la evaluación que tiene pendiente del acuerdo con Esquerra plantea la opción de hacer una consulta a las bases sobre si el partido tiene que continuar o no en la Generalitat. A la espera del debate de enmiendas de las próximas semanas, pues, esta ha sido la evolución de Junts en la hoja de ruta nacional.

Las diferentes ponencias políticas del espacio
  • Desobediencia institucional Crida 2018 “Los políticos se pueden ver en la contradicción entre el cumplimiento de un compromiso electoral y la imposición de un mandato judicial [...]. En cualquier caso, la desobediencia se tiene que entender como una decisión personal”, reflexionaba la ponencia, a pesar de afirmar que “puede acabar siendo una acción necesaria ante la negativa del Estado a aceptar una solución democrática a la demanda de autodeterminación”. Junts 2020 Sitúa la unilateralidad como un “instrumento irrenunciable ante la negativa de España a atender la voluntad mayoritaria de Catalunya”. Mantiene vigente el 1-O y descarta repetir la operación. “Un nuevo referéndum solo podría tener algún sentido en caso de que esté acordado con el Estado”, afirma, y se compromete a “solicitar la intervención de la UE para forzar un referéndum pactado”. Junts 2022 Plantea que una Asamblea de Representantes, que incluya a responsables del Govern y a los representantes de entidades, el Consejo por la República y partidos, así como los electos, “tome la decisión final sobre la activación de la declaración de independencia”. “Esta decisión tendrá que ser implementada por el Parlament y, si procede, también por los ayuntamientos”, afirma la ponencia política.
  • Desobediencia civil Crida 2018 Para forzar la negociación con el Estado, la Crida hablaba de desobediencia “pacífica”. “Hay que asumir desde la ciudadanía caminos de desobediencia pacífica y protesta cívica como aceleradores de una solución democrática al conflicto y como generadores de nuevas oportunidades para ejercer la soberanía”, decía la ponencia, con el ejemplo del cierre de cajas, la huelga de los tranvías y los insumisos del servicio militar. Junts 2020 “Junts asume plenamente como estrategia para lograr la plena efectividad de la independencia de Catalunya la confrontación con el Estado español utilizando la desobediencia civil y la no cooperación de manera democrática”, describe la ponencia política. El objetivo de esta “confrontación” con el Estado tiene que ser “compatible” tanto con forzar la negociación como con lograr la independencia unilateral de facto. Junts 2022 Apuesta por la desobediencia civil: “Para que sea eficaz y nos permita avanzar es imprescindible afectar a los intereses económicos del Estado”. Y promete apoyo desde las instituciones –solo al movimiento independentista–: ”La movilización, en favor de la República, tiene que encontrar la complicidad en las instituciones para impedir que actos de desobediencia cívica impulsados sean reprimidos por las instituciones propias”.
  • Gobernabilidad Crida 2018 La Crida defendía la unidad electoral del independentismo y apostaba por ejercer “la máxima acción de gobierno”, tanto en los municipios como en la Generalitat. “Las limitaciones que tiene el autogobierno son evidentes, pero en ningún caso esto puede justificar la renuncia. Hay que hacer todos los esfuerzos para convertirnos en gobierno en el mayor número de instituciones del país [...]. Renunciar a ser es aceptar que otra formación ocupará esta presencia”. Junts 2020 En el rumbo político del año 2020, cuando Junts todavía no se había presentado como formación política en las elecciones, certificaban que era un “partido de gobierno” porque “es desde el ejecutivo donde mejor y más eficazmente los partidos podemos servir el interés colectivo en democracia”. En este sentido, aseguraba que no podían “renunciar a gobernar la autonomía”, pero se tenía que hacer “avanzando en la construcción de la República”. Junts 2022 En el rumbo que se tiene que discutir en la segunda parte del congreso el 16 y 17 de julio, Junts se plantea por primera vez salir del Govern de la Generalitat. “Habrá que valorar en qué grado se está cumpliendo el acuerdo de gobierno y por eso se está preparando un balance [...]. En este escenario Junts planteará en las bases la posibilidad de continuar o no en el gobierno o tomar otros tipos de iniciativas adecuadas a la situación”.
  • Diálogo Crida 2018 La ponencia política de la Crida Nacional per la República, presentada en Manresa por el actual regidor de Junts en Barcelona Ferran Mascarell y la exjefa de filas en la ciudad Elsa Artadi, situaba como uno de los objetivos pactar un referéndum con el Gobierno español a través del diálogo. Ahora bien, también advertía: “Apostamos por el diálogo como vía política preferente, que no exclusiva, para acceder al ejercicio efectivo del derecho a la autodeterminación”. Junts 2020 La ponencia del congreso fundacional de Junts en 2020, todavía vigente, dice: “Nunca abandonaremos la vía del diálogo. Pero una negociación seria requiere unas condiciones que son completamente ausentes: la necesidad de un mediador, método y agenda, y trabajo muy discreto”. Ahora bien, considera que el Estado solo se verá obligado a negociar si percibe que su correlación de fuerzas evoluciona de manera negativa a sus intereses”. Junts 2022 A diferencia de las dos anteriores ponencias políticas, pone fecha de caducidad a la mesa de diálogo. “Teniendo en cuenta la nula voluntad del Gobierno español [...], Junts propone que el 1-O de 2022 se produzca un punto de inflexión. Después de cinco años en los que se ha dado una oportunidad sincera al diálogo, es hora de retomar el hilo del 1 de Octubre y de la culminación de la independencia”, que pide una alternativa a la negociación.
stats