Política 24/03/2021

ERC se abre a permitir que el Consell per la República sea el órgano de dirección estratégica si se reformula

Los republicanos responden a Jordi Sànchez: "És posible hacerlo en días y no hay que esperar semanas"

4 min
Pere Aragonès y Laura Borràs este martes en la conferencia política de JxCat

BarcelonaLa negociación entre ERC y Junts estaba encallada en el papel que tiene que tener el Consell per la República (CxR), pero los últimos pasos de los republicanos denotan que están empezando a ceder en este ámbito. Hasta ahora Junts ha abogado por que el CxR sea la dirección estratégica del independentismo, y cuperos y Esquerra han mostrado recelos y apuestan por crear un órgano diferenciado. De hecho, en su preacuerdo se comprometen a crear un nuevo estado mayor del Procés, que se tendría que coordinar con el Consell per la República, y descartan de este modo que sea el ente con sede en Waterloo el que adopte esta función. El tono de los republicanos en este sentido, sin embargo, empezó a cambiar el lunes. Si por la mañana Laura Vilagrà decía que "no veían" el CxR siendo la dirección estratégica, por la tarde Marta Vilalta abría la puerta "a reformular" el órgano presidido por Carles Puigdemont. Entonces, la portavoz de ERC no precisó si con las reformas que pedían aceptarían que el CxR actúe de estado mayor, pero hoy ha sido más clara y ha afirmado que se tiene que "reformular para que genere las condiciones para que pueda aglutinar este espacio de encuentro y consenso estratégico". Es decir, si JxCat acepta los cambios que ERC quiere introducir –Jordi Sànchez no se mostró en contra de reformarlo–, los republicanos no verían con malos ojos que sea finalmente el estado mayor.

¿Cuáles tienen que ser estos cambios? Según Vilalta hay que "reformular" lo que ha generado "alguna disfunción". Se ha centrado en criticar que ahora no están representados en el Consell todos los partidos independentistas y entidades –solo falta la CUP, por decisión propia–. Aún así, Vilalta se ha mostrado optimista y ha asegurado que se trata de un obstáculo "absolutamente salvable" y ha augurado que "seguro que podrá ser un punto de encuentro". El consenso que pueda llegar ERC con Junts en este ámbito, sin embargo, puede contradecir el preacuerdo de los republicanos con los cuperos –que prevé la creación desde cero de una "mesa de dirección estratégica".

¿Investidura dentro de unos días o unas semanas?

Mientras que Junts enfría la investidura y prevé un amplio plazo de días "o semanas" para llegar a un acuerdo, ERC apresura el partido de Carles Puigdemont y dice que "es posible hacerlo en días y no hay que esperar semanas". Quedan 48 horas para el pleno de investidura y los partidos, al mismo tiempo que no llegan a un acuerdo, discrepan sobre si están lejos o cerca del entendimiento. Si ayer Jordi Sànchez, secretario general de JxCat, afirmaba que no había un pacto "lo bastante sólido" y el conseller de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, advertía en la misma línea de que el acuerdo estaba "verde", hoy la portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha quitado hierro a las diferencias y ha asegurado que "simplemente" solo queda cerrar "detalles". "Las distancias no son insalvables", ha añadido Vilalta, que cree que es "posible" llegar al viernes con la investidura ligada. Pase lo que pase, Aragonès será candidato y subirá al atril a explicar su programa de gobierno, aunque el acuerdo con Junts no haya llegado y, por lo tanto, la votación sea fallida.

Si esto pasa, ¿cuándo será la segunda votación? La presidenta del Parlament, Laura Borràs, estudia que en lugar del domingo –la segunda votación se suele hacer dos días después de la votación fallida– sea el martes para dar más margen a las negociaciones, interpretando que el sábado y el domingo no cuentan como días hábiles. Sea cual sea la decisión final, tendrá el aval de ERC. "Si tiene que ser el martes, ningún problema", ha dicho Vilalta a TV3. Ahora bien, los republicanos de momento no aspiran a llegar a este punto, puesto que consideran que hay "buena sintonía" y Vilalta ha asegurado que esto se traducirá en "hacer posible" el acuerdo en los dos días que quedan.

Otro de los puntos calientes de la negociación son los fondos europeos. Junts quiere que los llamados Next Generation sean gestionados desde Economía –una conselleria que aspiran a liderar–, mientras que ERC opta por que recaigan sobre la presidencia –tienen incluso el nombre de Miquel Puig para encabezar la gestión–. Este martes, Vilalta ha reafirmado la voluntad de que correspondan a Pere Aragonès: "Probablemente tiene que ser una acción concertada con máxima coordinación desde el liderazgo de presidencia y acompañamiento económico".

Torra dice que la CUP se ha "tragado el sapo" de la mesa de diálogo

El preacuerdo entre la CUP y ERC da dos años de margen a la apuesta por la mesa del diálogo, y si en el ecuador de la legislatura no ha dado resultados se abrirá un "nuevo embate democrático". Este pacto no ha sido bien visto por el ex president Quim Torra, que siempre se ha mostrado en contra de la negociación con el Estado y suele definir la mesa como "un engaño". Torra ha cargado contra la CUP en Radio 4: "Debe de estar haciendo un cambio de estrategia, y debe de ser que cree que para conseguir unas cosas se debe de tener que tragar el sapo de los dos años de la mesa de diálogo". Después de reiterar que el Estado no negociará nunca la autodeterminación y la amnistía, Torra ha abogado por que los cuperos entren en el Govern y que "avance hacia la independencia".

stats