Política 10/05/2021

ERC ya negocia la investidura de Aragonès con los 'comuns'

Los de Albiach insisten que quieren estar en el próximo Govern mientras que los republicanos son reticentes

3 min
Los negociadores de los comunes David Cid, Lucas Ferro y Susanna Segovia.

BarcelonaPrimer contacto presencial entre ERC y los comunes para explorar un acuerdo de investidura. La reunión habría sido impensable hace solo unos días, pero ahora se ve como una consecuencia lógica de la decisión de Esquerra de poner punto final a las negociaciones con JxCat para hacer un gobierno de coalición. Republicanos y comunes se han emplazado a continuar hablando en los próximos días para intentar cerrar un acuerdo antes de que se acabe la semana. De hecho, tienen previsto volver a encontrarse este martes con la vista fijada en la posibilidad de que los 8 diputados de los comunes confíen en Pere Aragonès. Una suma insuficiente en caso de que JxCat decidiera votar en contra.

El encuentro se ha celebrado en el Parlament y ha servido como primer tanteo de las dos partes. Por parte de los republicanos estaban Josep Maria Jové, Marta Vilalta y Laura Vilagrà, y por parte de los comunes David Cid, Susana Segovia y Lucas Ferro. Uno de los puntos de sintonía es que los dos grupos quieren un acuerdo por la vía rápida –"Cuanto más rápido, mejor", coinciden–. También, que ya tienen los cinco ámbitos programáticos sobre los cuales quieren cerrar el pacto: acción climática –o transición ecológica–; salud; recuperación económica; feminismos; y diálogo con el Estado. A favor del acuerdo también está el hecho de que los comunes no tienen inconveniente con que ERC ya tenga un pacto previo de investidura con la CUP, porque consideran que también es un aval a la mesa de diálogo Generalitat-Estado y en ningún caso favorece la unilateralidad. Este lunes por la mañana el portavoz de Catalunya en Comú, Joan Mena, aseguraba que los dos años de margen que cupaires y republicanos han dado a la mesa de diálogo serán suficientes para no tener que abrir un nuevo "embate" con el Estado, tal como se explicita en el acuerdo entre ERC y la CUP: "Si la mesa de diálogo se activa no fallará. No tendremos que plantear un escenario que no se dará".

El entrada en el Govern de los comuns, el punto de discrepancia

Pero también tienen discrepancias. Los comunes han planteado que querrían formar parte del ejecutivo, mientras que los republicanos no son partidarios y prefieren tener solo el apoyo en el Parlament. ¿Cuál es, pues, el punto de conflicto? ERC quiere los 8 votos de los comunes para investir a Aragonés, pero aunque eventualmente los consiguiera, no tendría bastante y continuaría necesitando los votos de JxCat. Los republicanos saben que, si aceptan tener consellers de los comuns, el apoyo de JxCat todavía será más complicado. Así, Esquerra espera tejer tres acuerdos diferentes: uno con la CUP –ya lo tiene–; uno con los comunes –ha empezado este lunes– y otro con JxCat. Serían tres acuerdos programáticos; es decir, sobre qué tiene que hacer el futuro Govern futuro, pero en ninguno de los casos implicaría designar consellers de otros partidos.

Los comuns, que ya estuvieron negociando infructuosamente con ERC después del 14 de febrero, han transmitido a los republicanos que quieren estar en el próximo ejecutivo. "Es mucho mejor un ejecutivo de 41 diputados que uno de 33", ha insistido este lunes por la mañana Jéssica Albiach, en una entrevista a TVE. Ahora bien, tampoco lo han puesto como condición sine qua non. "No pondremos líneas rojas en cuanto a fórmulas", apuntan fuentes de la formación, que insisten en remarcar que esta cuestión la quieren debatir al final. Es decir, se abren a dar sus votos a Aragonés sin entrar en el Govern. A pesar de que lo nieguen, sí que hay un escollo importante: solo votarán a Aragonés si tienen la garantía de que JxCat no será partido de Govern ni al inicio ni en mitad de la legislatura. Por eso, instan al PSC a dar un paso adelante para evitar que el futuro Govern esté "condicionado" por Junts. De todas maneras, entre las bases de los comuns y de Podem hay opiniones para todo: los hay que defienden no apoyar a la investidura de Pere Aragonès si En Comú Podem no entra en el Govern, mientras que también los hay que avalan quedarse fuera del ejecutivo si se garantizan los puntos programáticos pactados.

stats