TRIBUNALES
Política 10/10/2021

Los escenarios finales de la batalla judicial en el exilio

La posibilidad de recuperar la inmunidad daría garantías a Puigdemont para intentar volver

4 min
El expresidente Carles Puigdemont al Alguer (Italia).

BarcelonaLa decisión del Tribunal de Sassari de suspender la extradición de Carles Puigdemont deja en manos de Luxemburgo el futuro del expresident de la Generalitat. Y lo hace por partida doble, puesto que dictaminó que el proceso en Italia quedaba en stand by hasta que se resolvieran, por un lado, el recurso sobre la inmunidad presentado por el eurodiputado de Junts y por el otro las cuestiones prejudiciales que ha interpuesto el Tribunal Supremo español sobre cuál es el alcance de las euroórdenes a raíz del rechazo de la extradición del ex conseller Lluís Puig a Bélgica. Es decir, hasta qué punto los estados de la Unión Europea (UE) pueden denegar la extradición de una persona a otro estado miembro. Ahora bien, ¿qué pasará cuando resuelva Luxemburgo? ¿Qué abanico de escenarios se abren para el expresident exiliado? ¿Hay alguno en el que sea factible volver a España?

No hay una única respuesta a estas preguntas, puesto que están condicionadas al contenido de las decisiones que tome el tribunal europeo -los matices que se pueden introducir en una sentencia son de largo alcance-, pero lo que está claro es que la victoria o la derrota del equipo de Puigdemont dirigido por el abogado Gonzalo Boye en estos procedimientos determinará si hay extradición o, incluso, si el expresident tiene opciones de volver a España sin ser detenido. Analizamos a continuación los escenarios que tiene sobre la mesa el equipo del 130 president de la Generalitat.

Triunfo de Llarena

Si Puigdemont pierde todos los pleitos, la extradición será plausible

¿En qué escenario tendría posibilidades de ganar la partida el Tribunal Supremo? El entorno de Puigdemont cree que la extradición a España solo tiene opciones de prosperar si el expresident pierde tanto la carpeta de la inmunidad en el Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) como la de las prejudiciales que solicitó el juez instructor, Pablo Llarena, al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), donde su defensa también ha dicho la suya. Es decir, en el supuesto que perdiera todos los frentes abiertos en el tribunal de Luxemburgo, un escenario que su equipo jurídico considera improbable.

En este supuesto, Bélgica retomaría el proceso contra el expresident y tendría que decidir si lo entrega en consonancia con las bases que habría fijado el TJUE en las cuestiones prejudiciales. Italia, paralelamente, tendría que activar el proceso que dejó suspendido lunes, a pesar de que fuentes jurídicas creen que la carpeta italiana acabaría en nada porque no se puede extraditar a una persona que no está en un territorio ni reside ahí -Puigdemont vive en Bélgica-. De hecho, el Reino Unido ya archivó el caso de la eurodiputada Clara Ponsatí después del Brexit porque la parlamentaria de Junts dejó de vivir en Escocia.

Victoria de Puigdemont

La inmunidad daría garantías al expresident para intentar volver

El escenario antitético al anterior es que Puigdemont ganara todos los pleitos que tiene en Luxemburgo. La carta ganadora del expresident sería recuperar la inmunidad. Si así lo decidiera el Tribunal General de la Unión Europea -sería un hecho insólito porque tumbaría la decisión de la Eurocámara de retirarlo- no podría ser detenido en ningún estado miembro y, según los abogados del expresident, se abriría la posibilidad de volver a España. O, al menos sobre el papel, puesto que el Estado tendría que cumplir la sentencia de Luxemburgo y si no lo hiciera sería difícil argumentar por qué. Las mismas fuentes apuntan que todas las sentencias del Tribunal de Justicia son vinculantes para los estados miembros y que hay mecanismos para hacerlas cumplir por parte de la Comisión Europea -otra cosa es si la CE las activaría llegado el caso-. Esta semana los letrados de Puigdemont tienen la mirada puesta en Polonia porque creen que les podría servir de precedente. “La forma como la UE responda y actúe ante esta crisis marcará el futuro de la Unión. Su autoridad y credibilidad están en juego, no solo en Polonia”, decía Puigdemont jueves en Twitter. El estado polaco ha recibido una sentencia de Luxemburgo censurando las reformas judiciales del país y de momento el gobierno polaco no está dando marcha atrás. De hecho, el Tribunal Constitucional de Polonia ha dictaminado que varios artículos de los tratados europeos son inconstitucionales y que el derecho nacional prevalece sobre el derecho europeo. La Comisión Europea ha amenazado con actuar: su presidenta, Ursula von der Leyen, dijo viernes que usaría “todos los poderes” a su alcance para garantizar que Polonia respeta la supremacía del derecho de la UE y que estudiará qué hacer.

Fuentes especialistas en derecho europeo puntualizan, sin embargo, que en el caso de Carles Puigdemont habría que determinar qué quiere decir exactamente incumplir la sentencia por parte del Estado. “Mantener la euroorden no sería suficiente para defender el incumplimiento, se tendría que producir la detención”, considera este experto, que admite que es difícil pronosticar qué puede pasar.

Escenario intermedio

Si Puigdemont ganara las prejudiciales no sería entregado

El escenario intermedio para Puigdemont sería perder la inmunidad y, en cambio, ganar las cuestiones prejudiciales en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Esto querría decir que el expresident no tendría protección para viajar por todos los países de la UE sin ser detenido -a pesar de continuar siendo eurodiputado-, pero difícilmente sería extraditado. Uno de los objetivos del abogado Gonzalo Boye en las prejudiciales en el TJUE es, entre otros, cuestionar la competencia del Supremo para pedir la extradición y que Luxemburgo reconozca que una vez rechazada la entrega de un ciudadano europeo por parte de un estado miembro, el resto de países tienen que hacerse suyo el veredicto. Si el tribunal lo asumiera, querría decir que los exiliados que han ganado en una jurisdicción podrían moverse libremente sin temer nuevas causas.

stats