Corrupción
Política 08/08/2021

Fernández Díaz pierde el aura intocable en el PP

El partido suspende de militancia al exministro, siempre detrás de todos los movimientos en Catalunya

3 min
El exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en una imagen de archivo

BarcelonaJorge Fernández Díaz lo ha sido todo en el PP en Catalunya. Durante muchos años en la sede de la calle Urgell de Barcelona no se ha tomado ninguna decisión sin su visto bueno. Su palabra ha sido decisiva para fijar estrategias, marcar posición y, por encima de todo, decantar la balanza sobre quién iba y quién no iba en las listas. Un poder ejercido casi siempre desde la sombra y que en los últimos años ha tenido también su deriva orgánica con el cargo de presidente del comité electoral del PP en la demarcación de Barcelona. Un cargo que ahora ha tenido que dejar provisionalmente después de que la semana pasada el PP le comunicara su “suspensión temporal” de militancia una vez el juez que investiga el caso Kitchen decidió procesarle por el espionaje al extesorero de los populares Luis Bárcenas. Una comunicación con la que el exministro de Interior perdía definitivamente su condición de intocable dentro del PP en Catalunya.

Y esto que hasta ahora Fernández Díaz había resistido todas las inclemencias. De la máxima confianza del expresidente español Mariano Rajoy, el dirigente catalán había sobrevivido a los muchos resbalones que ha cometido y se había ganado entre sus compañeros la fama de “invulnerable”. Ni las incontables crisis internas en el PP en Catalunya; ni las grabaciones con el ex director de la Oficina Antifraude para buscar trapos sucios en el independentismo con su famoso “la Fiscalía te lo afina”; ni las reuniones en el ministerio con Rodrigo Rato mientras este estaba imputado en el caso Bankia; ni los excesos verbales que lo habían llevado a comparar el aborto con ETA, ni las excentricidades como por ejemplo haber condecorado la Virgen María con la más alta insignia policial, pudieron con él. Pero las cloacas que él mismo azuzó desde el gobierno español ahora se le han girado en contra, y su presunta implicación en el espionaje a Bárcenas ha acabado con la capacidad de resistencia del exministro.

Y esto que había conservado el cargo de presidente del comité electoral del PP en Barcelona a pesar de que hace casi dos meses el partido decidió hacer una remodelación de todas las cúpulas de las cuatro demarcaciones en Catalunya. Sustituyó a los cuatro presidentes, que eligieron una nueva dirección, lo que a la práctica supuso poner cuatro gestoras para pilotar el partido en Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona. Los cambios de Barcelona, sin embargo, no llegaron a cambiar todas las piezas, sino que el partido mantuvo en el cargo a Fernández Díaz.

Un año después

El PP anunció hace casi un año que abría un expediente informativo a Jorge Fernández Díaz a raíz de su imputación en el caso Kitchen. Los estatutos así lo establecen. “Desde el momento en que se tenga conocimiento de la existencia de una imputación judicial a un afiliado [...], se procederá a un expediente informativo, lo que se transformará en un expediente disciplinario en el momento en que se produzca el señalamiento del juicio oral del procedimiento judicial correspondiente. La resolución del expediente disciplinario tendrá lugar cuando se dicte sentencia o, en su caso, auto de archivo que ponga fin al procedimiento judicial”. Queda en las manos del comité de derechos y garantías determinar si se “suspende de funciones o de militancia” al afectado, lo que se decidirá, dicen los estatutos, “en función de las circunstancias específicas de cada caso”.

Durante un año y a pesar de tener el expediente informativo abierto, pues, Fernández Díaz ha podido continuar al frente del comité electoral. Varias fuentes de la cúpula del partido en Catalunya restan importancia al hecho que no se le relevara. Lo justifican por el hecho que hasta dentro de dos años no hay elecciones y, por lo tanto, el comité electoral de Barcelona está inactivo. “No hemos entrado a abordarlo porque no era procedente”, apunta un dirigente. Algunas voces del partido, sin embargo, reprochan que se renovaron todos los cargos hace dos meses, pero no ven transparente que este no se tocara. De hecho, algunos creen que se le mantuvo en el cargo para evitar que pareciera que se le echaba del partido y para que no saliera a la luz que continuaba teniendo un cargo en la formación.

Ahora con la confirmación del procesamiento de Fernández Díaz, sin embargo, no hay margen para mantenerle más tiempo en el cargo. Al ser una suspensión de militancia -puede ser revocada si el juez, finalmente, le absuelve-, las funciones del exministro se delegarán en alguno otro miembro del comité pero el partido no buscará de momento sustituto a Fernández Díaz, el hombre que lo ha sido todo en el PP en Catalunya y que ahora no puede ser ni siquiera militante.

stats