Caso Kitchen
Política 01/06/2021

Ignacio Cosidó, el director de la policía española que no se enteraba de nada

Niega conocer la operación Kitchen y haber tenido contacto alguno con el ex comisario Villarejo

3 min
L'exportaveu del PP al Senado  Ignacio Cosidó, en comparecencia a la comisión de investigación del caso Kitchen al Congreso

Madrid¿Cómo puede ser que Ignacio Cosidó, ex director general de la Policía, no esté investigado en el caso Kitchen? Esta es una de las grandes preguntas que planean sobre la causa judicial por la presunta operación de espionaje a Luis Bárcenas para robarle documentación comprometedora para el PP, pagada a cargo de los fondos reservados del Estado. Están investigados sus superiores jerárquicos –el ex ministro del Interior Jorge Fernández Díaz y el secretario de estado de Seguridad Francisco Martínez– y sus subordinados, como el ex director adjunto operativo de la Policía Nacional Eugenio Pino y el ex jefe de asuntos internos Marcelino Martín Blas, nombrado por decisión suya. Pero él no.

Una posible explicación es que no sabía nada de la supuesta trama porque las tareas de investigación e información no entraban en sus competencias. Es precisamente la que este martes ha dado Cosidó, también ex portavoz del PP en el Senado, en su comparecencia en la comisión de investigación del Congreso, en la cual ha provocado la "decepción" del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, uno de los diputados más insistentes a la hora de sacar jugo de los interrogados. Sorprendentemente, Cosidó no se enteraba de nada de lo que sucedía a su alrededor, según quiere hacer creer a los diputados. Ni sabía que el ex comisario Enrique García Castaño grabó la conversación entre Fernández Díaz y el ex director de la Oficina Antifraude Daniel de Alfonso en el despacho del ex ministro, ni que hubiera una estructura paralela a la policía española. Tampoco qué hacía el ex comisario José Manuel Villarejo a las órdenes de Pino.

"No me constaba que estuviera desarrollando ninguna investigación concreta", afirma. Cosidó, de hecho, asegura que no tuvo ningún contacto con el ex comisario, que hace menos de una semana en esta misma comisión lo señaló como una de las personas con quienes despachaba sobre la Kitchen. El ex director general asegura que no le hacían "el puente", tal como sugiere el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu. "¡Le ha salido bien, no está imputado!", ha ironizado el parlamentario vasco.

El 'whatsapp' sobre Marchena

Otra hipótesis para explicar que no esté imputado es su influencia política, tal como insinúa el diputado de Junts Josep Pagès. Recuerda el mensaje de whatsapp de noviembre del 2018 enviado a un grupo en el que se jactaba de que el PP pudiera controlar "por la puerta trasera" la sala segunda del Tribunal Supremo si Manuel Marchena presidía el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Pero Cosidó lo niega todo: en primer lugar, dice que fue un texto que recibió y que reenvió sin leerlo "entero" –"fue un gravísimo error", confiesa–; y en segundo lugar, deja claro que "los españoles pueden tener garantías de la independencia del funcionamiento de la justicia". A Pagès le choca que sea precisamente él quien haga esta afirmación.

Al diputado de Junts, absuelto hace poco de la causa contra la sindicatura electoral del 1-O, también le sorprende la conexión entre los poderes del Estado que se desprende de uno de los mensajes de Francisco Martínez y que constan en el sumario. El ex secretario de estado de Seguridad dijo al presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro, que su mayor "error" había sido ser leal a "miserables" como el ex presidente Mariano Rajoy, la ex número 2 del PP María Dolores de Cospedal o el ex ministro Fernández Díaz. Martínez, que comparece justo después de Cosidó, admite la buena sintonía con Navarro y deja claro que no tendría que extrañar que un secretario de estado de Seguridad tuviera relación con magistrados de la Audiencia Nacional, pero no entra en el contenido.

Martínez niega la Kitchen

De Martínez, en los últimos años, se han podido leer mensajes y escuchar declaraciones en sede judicial, incluido un careo con Fernández Díaz. Su estrategia de defensa se ha orientado a intentar no ser el chivo expiatorio de la operación Kitchen, pero negar que su objetivo fuera efectivamente robar documentación a Bárcenas que salpicara al PP. En su comparecencia en el Congreso es tajante a la hora de desmentir el sentido de la investigación y opta por no responder a aquellas cuestiones directamente vinculadas con la causa judicial.

El juez suspende las declaraciones de mañana de Martínez y Villarejo

El juez que instruye el caso Kitchen en la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha suspendido las declaraciones como investigados previstas para este miércoles por la mañana de Villarejo y el ex secretario de estado Francisco Martínez. El magistrado las ordenó el pasado viernes, el día siguiente a la comparecencia del ex comisario que implicaba a Cosidó, el ex presidente mariano Rajoy -que reveló que se intercambiaba mensajes con él, a diferencia de lo que había explicado anteriormente- y también la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

stats