Tribunales
Política 18/10/2021

Jordi Pujol afirma que no utilizó la Generalitat para lucrar a su familia

El ex 'president' y sus hijos presentan sus escritos ante la Audiencia Nacional

5 min
El expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol

MadridUn breve repaso de la herencia del abuelo Florenci completa el escrito de defensa que el ex president de la Generalitat Jordi Pujol ha presentado ante la Audiencia Nacional, que lo juzgará por asociación ilícita, blanqueo de capitales y otros delitos. En solo dos páginas, el abogado Cristóbal Martell sostiene que no utilizó la administración catalana para lucrar a su familia. "Nunca en el ejercicio de su alta función pública Jordi Pujol i Soley torció su recto y digno ejercicio [...] desoyendo el interés general por motivaciones económicas que favorecieran su interés particular o de sus hijos. La acusación no identifica ningún segmento fáctico de este tenor", argumenta su defensa en el escrito.

La abogacía del Estado no acusa a Pujol pero la Fiscalía le pide 9 años de prisión por un delito de asociación ilícita y blanqueo de capitales. El ex president no es el único miembro de la familia Pujol que ha presentado ante la Audiencia Nacional su escrito de defensa, también lo han hecho sus hijos Jordi, Josep, Oriol, Marta, Mireia, Oleguer y Pere Pujol Ferrusola. El primogénito de la familia es quien se enfrenta a una petición de condena más alta. La Fiscalía pide que lo condenen a 29 años de prisión y los letrados del Estado, a 25. El resto de hermanos se enfrentan a penas de entre 8 y 14 años.

"No existe un solo ingreso en el patrimonio de sus hijos y esposa que tenga relación causal con un abusivo e ilegítimo ejercicio de su autoridad y potestades públicas. La acusación no identifica ningún supuesto fáctico de este tenor", insiste Martell en su escrito. El letrado del presidente de la Generalitat entre 1980 y 2003 explica que Florenci auguraba un "futuro incierto" para su hijo, como consecuencia de su implicación política y la "profunda inestabilidad" del país. "En este marco de preocupación y con voluntad de asegurar y garantizar la estabilidad económica de su nuera y nietos, Florenci Pujol hizo saber a su hijo y nuera que constituía un depósito en el exterior, con el deseo de que se mantuviera unido e intacto, para amortizar futuras eventualidades de necesidad económica por el riesgo político que asumía Jordi Pujol", dice.

Según el escrito, hasta el momento de la muerte del padre de Pujol, quien administró esta herencia fue Delfí Mateu, después se hizo cargo un primo del ex president y en 1990 asumió la tarea el hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola. El abogado de la familia –defiende a todos los Pujol excepto a Oriol, representado por el abogado Xavier Melero– define la herencia como un "fondo familiar" que en el momento de morir el abuelo de los Pujol sumaba 140 millones de pesetas (en dólares) y que "no tienen ninguna relación" con toda la trayectoria del expresidente al frente de la Generalitat. De hecho, Martell insiste que no hay "ni un solo ingreso" en el patrimonio de los hijos de Pujol ni de su mujer –excluida del juicio por razones de salud– que tenga relación "con un ejercicio de su autoridad y funciones públicas abusivo e ilegítimo".

Según el letrado, la acusación no tiene ninguna prueba de este extremo, como tampoco del hecho que el ex president "se prestara" a hacer algún tipo de "gestión" o a ejercer alguna "influencia" aprovechando su cargo para favorecer a algún miembro de su familia.

La referencia a Villarejo

Si el escrito de defensa del ex president no ocupa ni tres páginas, el del primogénito de los Pujol se extiende hasta las 51. A la hora de defender su inocencia y pedir la absolución el hijo mayor de los Pujol recuerda que fue el ex comisario José Manuel Villarejo quien empezó a investigarlo "fuera de toda legalidad procesal y control judicial". Se refiere al testimonio de la ex pareja de Pujol, Victòria Àlvarez, que aseguró que había acompañado a Pujol Ferrusola varias veces a Andorra, cargado con bolsas con billetes de 500 euros. A pesar de todo, Álvarez no forma parte de la larga lista de 200 testigos que la Fiscalía quiere que declaren en el juicio contra los Pujol.

Según el abogado de Pujol Ferrusola, Villarejo junto con el director adjunto de la Policía, Eugenio Pino, y otros "desplegaron una operativa de acoso y coacciones" sobre ejecutivos y trabajadores de la Banca Privada de Andorra (BPA) hasta conseguir que se filtraran los movimientos de dinero del primogénito en el país vecino. La primera filtración apareció pocos días antes de que el ex president confesara la existencia de la heremcoa, un hecho que, sin embargo, Martell considera "casual".

A partir de aquí, Pujol Ferrusola vuelve al relato del padre y asegura que el dinero que este administró en Andorra es fruto de la herencia del abuelo Florenci, que "se benefició de tres devaluaciones de la peseta y una inflación galopante" y se multiplicó hasta los 500 millones de pesetas. A partir de 1992 y viendo que la situación política es de "estabilidad", dice Martell, se van produciendo "desinversiones y liquidaciones, hasta que los siete hermanos y la madre se reparten el dinero, a razón de unos 126 millones de pesetas por cabeza. El abogado asegura que el hermano mayor de los Pujol nunca ha "simulado" que el dinero viniera de otro sitio. Tampoco, dice el letrado, ha engordado este legado con ingresos "vinculados" a la administración pública y a la "adjudicación" de contratos.

Igual que el padre y el resto de hermanos, Pujol Ferrusola niega que utilizara su nombre o la posición de su padre para conseguir ningún trato de favor en "el dictado de resoluciones de contratos de adjudicación pública". Sus ingresos, dice, son derivados de una "ingente y heterogénea" actividad de negocios y empresarial por parte del hijo mayor de los Pujol y buena parte se produjo, asegura Martell, con el primer tripartito de Pasqual Maragall y el segundo, de José Montilla, en la Generalitat.

Según el abogado de Pujol Ferrusola, en siete años de investigación, la Fiscalía solo ha conseguido poner en entredicho una decena de expedientes de contratación pública, sin que se haya "evidenciado" que se hayan hecho fuera de la ley ni "con la intervención directa o indirecta" del ex president Pujol. "Tampoco se ha evidenciado ni una sola conducta de inducción o influencia por parte del resto de hermanos de la familia", insiste la defensa.

El único de los hijos del expresidente que se dedicó al mundo de la política, Oriol Pujol, también se refiere a la Operación Catalunya como el inicio de la causa contra su familia. El abogado que lo representa, Xavier Melero, niega que la familia sea "una asociación constituida para delinquir" y asegura que solo se pusieron de acuerdo a la hora de "admitir el ingreso en sus cuentas de los fondos opacos situados en el extranjero" y provenientes de la herencia de su abuelo, un origen que Oriol consideró "verosímil" a pesar de que nunca participó en la gestión de los fondos. De hecho, el ex político explica que en 2010 canceló su cuenta y renunció al dinero, que fue transferido al hermano mayor. Oriol Pujol, que abandonó la política a raíz del caso ITV, también niega haber participado las adjudicaciones bajo sospecha, como por ejemplo las hechas a la familia Sumarroca, cuando era secretario general de Industria de la Generalitat.

stats