Crisi migratoria
Política 01/07/2022

José Palazón: "Si eres negro no tienes otra opción que saltar la valla"

Activista en defensa de los derechos humanos

3 min

MelillaJose Palazón (Cartagena, 1955) ha dedicado los últimos veinte años a documentar las vulneraciones de derechos en la frontera de Melilla, donde llegó con 14 años. Sus imágenes, como la del salto a la valla ante el campo de golf han dado la vuelta al mundo. Hoy, más alejado del ruido mediático, explica al ARA , como siempre sin tapujos, su visión de los hechos del 24 de junio.

¿Qué pasó aquel día?

— Una barbaridad más, una violación enorme de los derechos humanos. Muertos, heridos y devoluciones en caliente sin preguntarles ni el nombre, ni la edad, ni qué querían. Y, además, un ejército extranjero, el marroquí, volvió a entrar en Melilla, diga lo que diga el ministro del Interior, y se llevó gente hacia Marruecos empujándolos y golpeándolos. No se tiene que esperar que lleguen los de Vox, que llegarán, porque es como si ya los tuviéramos aquí.

¿Hubo asistencia sanitaria?

— Ninguna, y muchos fueron deportados en caliente de forma totalmente ilegal, y más cuando hay heridos por el medio.

¿Marruecos vuelve a hacer este trabajo de contención después del restablecimiento de relaciones con España?

— No es a partir del restablecimiento de relaciones. El control de fronteras siempre ha existido. Lo que están haciendo los dos gobiernos ahora es legalizar cosas que antes escondían. El presidente del gobierno felicitó por el trabajo hecho al ejército marroquí y a la policía española cuando el resultado fue, que sepamos, de 37 muertos y un montón de heridos. España ya no es España, es la selva.

¿La frontera de Melilla sigue cerrada para la gente trabajadora?

— Hay trabajadores marroquíes que pueden llevar 30 o 40 años trabajando en Melilla y que ahora es muy difícil que puedan renovar su permiso de trabajo. Tienen que tener un contrato a jornada completa y ganar más de mil euros al mes y cobrarlos por transferencia bancaria. En Melilla es extraño que ganen más de 400 euros y muchos trabajan a tiempo parcial. Y hay mucha gente que incluso nació aquí, pero que no tiene papeles, y a partir de septiembre, cuando acabe el periodo transitorio de apertura de fronteras, serán expulsados automáticamente hacia Marruecos.

José Palazón, activista en favor de los derechos humanos en Melilla

¿Cómo son las vallas que provocan esta carrera de obstáculos para entrar en Melilla?

— Lo primero que se encuentra un chico que quiera saltar la valla es un muro de concertinas de cuatro metros de altura en la banda marroquí. Desde España, que ha retirado las concertinas de su valla, se ha pagado a Marruecos para que pusiera, porque Marruecos no tiene ningún interés en que un subsahariano entre en Melilla, salvo que tenga algún incentivo. Si el inmigrante consigue salvar las concertinas, después tiene un cementerio que en algunas zonas tiene seis metros de profundidad y todavía hay otro muro antes de toparse con el ejército marroquí, que es peor que todas las vallas. Si lo supera, finalmente choca contra la valla española, que en algunos lugares tiene 10 metros de altura con unas uñas invertidas arriba de todo. Cuando la pasa, cae ante otra valla más pequeña y unos cables que le dificultan el paso. Y tiene que subir todavía otra valla de 10 metros y después dejarse caer. Cuando cae, se encuentra a los guardias civiles.

¿La única forma de cruzar es hacerlo todos a la vez?

— Por supuesto. Oír decir que son violentos da risa, cuando no hay por donde entrar. Los blancos sí que pueden pasar, por 3.000 euros al paso fronterizo con pasaportes falsos. Si eres negro no puedes ni comprar el ticket para poder pedir asilo. No tienen otra opción que saltar la valla.

Marlaska y Sánchez dicen que es culpa de las mafias.

— Las únicas mafias que conozco son España y Marruecos. En la frontera lo que hay son pequeños grupos de personas que cobran 3.000 euros por un pasaporte falso para que, por ejemplo, un sirio pueda pasar para pedir asilo, no un subsahariano. De sirios hubo un flujo grande de migraciones. Empezaron a ir hacia Ceuta, pero allí nunca los dieron asilo. Aquí en Melilla no venían hasta que se les empezó a dar asilo y el flujo migratorio cambió. Empezó con Jorge Fernández Díaz de ministro y el hecho es que el gobierno español, no sé por qué motivo, pero creó un camino de inmigración.

stats