Política 18/01/2021

Iglesias defiende que Junqueras y Puigdemont vuelvan a las instituciones

Es partidario del indulto total a los presos políticos

Ara
2 min
Pablo Iglesias intervenint ahir al Congrés

MadridHace semanas que en el gobierno español hay consenso en la idea de que el indulto es la mejor opción para intentar destensar la situación con Catalunya. El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha dejado en manos de su presidente de grupo en el Congreso y portavoz de los comunes, Jaume Asens, la batalla por la reforma del delito de sedición que el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha guardado de momento en un cajón. Pero Iglesias anticipó ayer un nuevo debate de cara a la medida de gracia: no si se concede o no, ni la posible fecha para hacerlo, sino si el indulto tiene que ser total o parcial. En el PSOE apuestan por indultar a los presos políticos para que salgan de la prisión pero manteniéndoles la inhabilitación. En cambio, en una entrevista en Salvados el vicepresidente segundo del gobierno español defendió de manera clara que sea total para que el líder de ERC, Oriol Junqueras, y el resto de presos políticos puedan volver a ocupar cargos públicos. También quiere volver a ver en las instituciones al presidente de JxCat, Carles Puigdemont.

“Lo que digo es que un gobierno tiene que velar por el interés del Estado. Y, según mi parecer, el interés del Estado requiere que en estos momentos los líderes independentistas presos puedan ser no solo libres, sino también representar a la ciudadanía que les ha votado. Creo que soy clarísimo”, dijo ayer Iglesias, que puntualizó en todo momento que no hablaba solo de los presos políticos, sino también de los que están en el exilio. El líder de Podemos justamente defendió que era mucho más “reprobable” lo que presuntamente ha hecho el rey emérito que no lo que hizo Carles Puigdemont. Hasta el punto de equiparar el exilio del expresidente de la Generalitat -“realmente se ha jodido la vida para siempre por sus ideas políticas”, dijo- con el de los exiliados del franquismo.

En la entrevista, el líder del partido lila insistió, en la línea de lo que ha expresado últimamente el presidente español, Pedro Sánchez, que lo que pasa en Catalunya es “un problema político que solo tiene una solución política”: “La agresividad de la derecha ha provocado un callejón sin salida”.

Las líneas rojas

En cuanto a la relación con el PSOE, Iglesias volvió a airear diferencias y a marcar líneas rojas para los próximos meses. Para empezar aseguró que él solo se debía de al pacto de coalición sellado a finales del 2019 y que, si salía adelante la reforma para recortar las pensiones, votarían en contra. Sobre las críticas a los pocos adelantos de sus ministerios, aseguró que se habían dado cuenta que “estar en el gobierno no es estar en el poder” porque “ningún rico ni poderoso está dispuesto a aceptar fácilmente una decisión que afecte su riqueza o su poder”.

La mayor parte de los dardos fueron, como es habitual, hacia la ministra de Economía, Nadia Calviño, que Iglesias dio a entender que defendía la posición de la patronal a las reuniones del consejo de ministros. “No me fío de nadie, sé quién es mi socio de gobierno”, advirtió recordando que el jefe de gabinete de Sánchez, Iván Redondo, quería gobernar con Cs.

stats