Política 11/01/2021

Primàries, única fuerza independentista extraparlamentaria que logra los avales para concurrir el 14-F

El resto de partidos unilateralistas quedan fuera de la convocatoria electoral

Xavi Tedó
4 min
Primàries, única força independentista extraparlamentària que assoleix els avals per concórrer el 14-F

BarcelonaHasta siete partidos independentistas optaban a presentarse a las próximas elecciones en una situación inédita en los sucesivos comicios al Parlament. Y la cifra todavía habría podido ser myor si Demócratas o Solidaridad, que sopesaban concurrir en solitario, no se hubieran integrado en la lista de JxCat. Finalmente, habrá cinco candidaturas independentistas para el 14-F. Más allá de ERC, JxCat (que también recogió avales), la CUP y el PDECat, Primàries ha sido la única lista capaz de reunir los 4.200 avales por Barcelona, los 314 para Lleida, los 525 por Girona y los 575 por Tarragona que se exige a las fuerzas extraparlamentarias para poderse presentar.

El partido impulsado por el filósofo Jordi Graupera las consiguió a contrarreloj después de recoger ayer mismo las firmas que le faltaban por Barcelona montando seis paradas en diferentes ciudades y manteniendo abiertas sus dos sedes todo el día. Las de Tarragona las lograron hace solo dos días, mientras que las de Lleida y Girona las consiguieron la semana pasada.

Son unas firmas que no han podido conseguir ni el Front Nacional de Catalunya (FNC) ni la Coalició de Represaliades (CR) ni Unitat Primer d'Octubre, todas ellas también unilateralistas. La formación xenófoba, que tiene como cabeza de lista al presidente del Cercle Català de Negocis (CCN), el independiente Albert Pont, ha obtenido los avales en Girona y Tarragona y tendrá que decidir si solo se presenta en estas demarcaciones. El despliegue de su militancia ayer y los llamamientos a firmar a través de las redes sociales de última hora no han sido suficientes para que por primera vez haya un partido independentista que reclama restringir la inmigración en unas elecciones al Parlament.

Força Catalunya de Santiago Espot, promotor de los silbidos al rey en las finales de Copa del 2009 y el 2012, y el Bloc Sobiranista Català, que acordaron ir juntos el 14-F, tampoco han pasado el corte. La coalición Unitat Primer d'Octubre, a quien se unió posteriormente la federación catalana del Partido Nacionalista Andaluz, no ha reunido los avales exigidos en ninguna demarcación. Espot, que lidera esta coalición que surge de las dos reuniones que convocaron los siete ex secretarios nacionales de ANC que querían una lista unitaria, ha llevado la recogida de avales a los juzgados con un recurso al TSJC, como ya ha hecho Pacma. Las nuevas restricciones de movilidad por el coronavirus han llevado a la coalición a exigir que se den por válidos los avales recogidos hasta hoy, o que se suspendan las elecciones hasta que la pandemia permita el ritmo normal de recogida de apoyos.

La Assemblea de Repressaliades y Activistes (ARA), que se presentaba con el trotskista Corrent Roig bajo el nombre de Coalició de Repressaliades (CR) y con Roger Español como cabeza de lista, tampoco ha conseguido los avales que necesitaba, según han explicado a este diario fuentes próximas a la formación.

Este partido, que inicialmente se presentó como agrupación de electores, decidió hacerlo finalmente en coalición porque la ley electoral establece que las agrupaciones tienen que recoger un 1% de las firmas de cada circunscripción. Así, en Barcelona necesitaban 42.000; 5.000 en Girona, 3.000 en Lleida y casi 6.000 en Tarragona, una cifra que contrasta con el 0,1% de avales por circunscripción a los que tienen que llegar los partidos sin representación. El hecho de que alguno de sus impulsores como Tamara Carrasco haya preferido mantenerse en segundo plano o que el ex concejal de ERC Jordi Pesarrodona se haya sumado a la candidatura de JxCat han restado protagonismo a la que quería ser la voz de los represaliados en el Parlament.

Récord de listas

A pesar de quedar fuera de los comicios tres de los partidos que tenían la intención de participar, las próximas elecciones serán las que presentarán más opciones independentistas. El récord lo ostentaba la convocatoria electoral del 2012, en la que, además de ERC, la CUP y Solidaritat, se coló la coalición Socialistes i Republicans pel Dret a Decidir (SiR), que recibió el apoyo de tan solo 333 electores.

En el resto de elecciones como máximo se presentaron tres partidos independentistas. Como en las de 1992 cuando lo hicieron ERC, que con la entrada de Àngel Colom se declara independentista; Catalunya Lliure (CL), la coalición entre la MDT-PSAN y el antiguo FNC, que lo hace para disputarle el voto a ERC, a quien acusaría de intentar "liquidar" a la izquierda independentista por la integración en los republicanos de históricos dirigentes del movimiento; y del Moviment de Esquerra Nacionalista (MEN), que nació de la escisión del sector más asambleario de Nacionalistas de Esquerra.

También fueron tres a los comicios del 1999, con el concurso de ERC, Estat Català o el Partit Espinaltià, formado por seguidores del pensamiento psicoestético de Carles Muñoz Espinalt y que exigía un referéndum. La misma cifra se repitió siete años más tarde con la participación de Esquerra, el Partit Republicà Català (RC) y Catalunya Decideix. También en 2010, cuando lo hicieron ERC, SI y Reagrupament, y en las últimas, las del 21-D con JxCat, ERC y la CUP.

Desencantados con el Procés

El chasco con la parálisis del Procés está detrás del intento de tantos partidos de presentarse a las elecciones. Lo corrobora el politólogo Marc Sanjaume, que considera que "la fragmentación de los movimientos independentistas acostumbra a ser más elevada en momentos de incertidumbre estratégica y de falta de resultados" y que "el escenario post-2017 invita a replantearlo todo, desde los liderazgos hasta las hojas de ruta". Más allá de las críticas con el "rol de los partidos del Govern", el politólogo Toni Rodon también pone en escena la rotura del espacio posconvergente en la proliferación de listas independentistas. "Cuando un partido grande se rompe, ya lo vimos antes con el PSC y ERC, se multiplican las formaciones", destaca.

stats