Judicialización del Procés
Política 25/06/2022

Joaquim Forn: “¿Cómo puedes sentarte a negociar con gente que te espiaba?”

'Exconseller' y abogado

3 min

BarcelonaJoaquim Forn (Barcelona, 1964) define como un “recuerdo lejano” los tres años y ocho meses que estuvo en prisión por haber puesto las urnas el 1 de Octubre. En conversación con el ARA.

¿Cómo le ha pasado este año?

— Ha pasado muy rápido. Esta mañana, cuando nos levantábamos mi mujer y yo, decíamos “Ostras, ya ha pasado un año”. Pasa rápido, pero a la vez también te queda muy lejos la prisión. Son dos cosas que suceden al mismo tiempo.

¿Ya no sueña en la prisión?

— No. Los primeros días, por los horarios, esperaba el recuento. Sí que alguna vez me despertaba sin saber dónde estaba.

¿Se siente diferente de cuando entró?

— Aprecias más las cosas pequeñas, intentas aprovechar más el tiempo, aprendes mucho a relativizar.

¿Y desde el punto de vista político?

— Desde el punto de vista de las convicciones, no solo continúan igual, sino que creo que la única solución que tenemos como país es la independencia. La vía que iniciamos el 1 de Octubre sigue siendo válida.

Hágame un balance político de este año, a partir de los indultos.

— Pedro Sánchez concede los indultos por necesidad, en ningún momento ha hablado de haberse equivocado. El PSOE aplicó el 155 y, por lo tanto, ha habido otros factores importantes como la resolución del Consejo de Europa, que es bastante determinante para la concesión de los indultos. Pero seguimos donde estamos. Los indultos podían ser una solución para nosotros, pero desde el punto de vista político los adelantos son cero.

En el informe del Consejo de Europa también se recomendaba al Gobierno español que reformara los delitos de sedición y de rebelión, y no lo ha hecho.

— No lo hará. Esta era una de las obsesiones que tenía Podemos y, concretamente, Jaume Asens. Decayó hace un cierto tiempo. El gobierno de la Generalitat se tendría que replantear mucho la relación con los partidos que están gobernando el Estado español.

¿Qué quiere decir? ¿No aprobarles los presupuestos?

— La aprobación de presupuestos ha servido para lo que ha servido. Se tiene que hacer esta reflexión. Los resultados hoy son los que son desde el punto de vista de inversiones, de la lengua catalana, del espionaje... ¿Cómo puedes sentarte en una mesa a negociar con gente que se ha visto que te espiaba? Es muy complicado, no se entiende.

Artur Mas dijo en este plató que, a pesar de que Rusia está en guerra contra Ucrania, negocian.

— No digo que se tengan que cerrar todas las puertas. Pero es que es una detrás de la otra. Llega un momento en el que te tienes que replantear si la estrategia que estás siguiendo es buena. No estamos aquí para negociar por negociar, estamos aquí porque detrás hay un conflicto político. ¿Hemos abordado realmente los temas que nosotros hemos querido poner siempre en la mesa de negociación? Es que ni nos los han aceptado. Quizás es la hora de que pensemos otra estrategia.

En julio habrá reunión entre los presidentes Sánchez y Aragonès.

— ¿Para hablar de qué? ¿Se podrá hablar de todo?

Las relaciones con Catalunya tienen un precio. Mire lo que ha pasado con la candidatura de los Juegos, con el presidente de Aragón contradiciendo a sus propios técnicos.

— El Gobierno español no es capaz de cuadrarlo y dicen que lo hagamos en 2034. Parece que se rían.

¿Qué tiene que hacer el independentismo?

— No hay la llama que había desde el año 2012 hasta 2017, pero la gente está ahí. Y pide a los partidos que se dejen de tanto rifirrafe y vuelvan a pensar en el país. Yo lo comparto. Los partidos han tocado fondo. Se tiene que trazar una nueva ruta.

JxCat y ERC pugnan por la hegemonía en Catalunya.

— ¿Por qué se es en el momento independentista? El objetivo principal no es ganar elecciones, sino conseguir una finalidad. No podemos malograr todo lo que hemos conseguido y tenemos que volver a unos mínimos acuerdos.

En las publicaciones sobre las grabaciones del comisario Villarejo en 2012 hay una obsesión con Jordi Pujol, Artur Mas, Xavier Trias y Felip Puig. ¿CDC era el objetivo?

— Sí, y lo sabíamos. Lo hemos sufrido durante mucho tiempo. ¿Por qué se lo querían cargar? Pues porque era el partido hegemónico del catalanismo. Se ve quién les daba miedo y quién no les daba miedo.

¿El fiscal general del Estado tiene que actuar contra Jorge Fernández Díaz?

— Lo que es extraño es que no lo haya hecho ya. Creo que no pasará, porque todo el mundo tiene información de todos. Si se entra, el que más puede sufrir son las estructuras del Estado. Tanto el PSOE como el PP se protegerán.

Usted está inhabilitado. ¿Quién tendría que ser el alcaldable de Barcelona?

— Hay gente preparada para serlo. Tenemos que elegir bien a la persona. El proyecto está y, por lo tanto, no me precipitaría.

stats