ENTREVISTA
Política 29/04/2022

Héctor Gómez: "Robles tiene todo el apoyo del grupo parlamentario socialista y también del Gobierno"

Portavoz del PSOE en el Congreso

6 min

Héctor Gómez (Santa Cruz de Tenerife, 1978) es consciente de que visita Barcelona en un momento políticamente delicado, con las relaciones con ERC bajo mínimos por el escándalo del Catalangate. Aun así, no pierde la sonrisa ni el tono calmado. Antes de empezar la entrevista aprovecha para confesar que es aficionado del Barça.

Usted es uno de los principales negociadores del PSOE y seguro que ha hablado con alguno de los políticos espiados. ¿No le preocupa que hayan entrado en su propio teléfono?

— El ministro Bolaños ya ha avanzado nuestra voluntad de transparencia y de dialogar para aclarar cualquier tipo de situación que se requiera por parte de los grupos. Esta es la voluntad y es lo que tiene que prevalecer.

Pero que aparezca un reportaje de estas características en la prensa extranjera afecta la imagen exterior de España. Y es un tema bastante grave para que el Washington Post haga un editorial sobre ello.

— Se tiene que tratar esta información con mesura. Cuando tengamos toda la información y se pueda conocer con detalle qué parte de todo lo que ha circulado responde a la realidad, entonces sabremos qué es lo que ha pasado y podremos hacer análisis más profundos. Ya se ha constituido la comisión de secretos y fondos reservados y también hay la investigación que avanzó el ministro de la Presidencia.

Usted sabe que ERC ha pedido la cabeza de Margarita Robles por las declaraciones que hizo en el Congreso.

— Margarita Robles tiene todo el apoyo del grupo parlamentario socialista y también del Gobierno, que no haya ninguna duda. Su gestión la avala en momentos tan complicados como el actual y ha dado pruebas de su solvencia. En cuanto a su actuación en este caso concreto, también tiene que responder al deber de secreto de información, que por ley no puede facilitar, y ella lo que ha trasladado es que está muy segura de la buena gestión de las instituciones públicas.

Hay dos escenarios posibles. Uno es que las escuchas sean ilegales y, por lo tanto, sería un tema penal. Y el otro es que tengan cobertura judicial. ¿Pero no sería en los dos casos un escándalo político de grandes proporciones?

— No nos moveremos en hipótesis o escenarios posibles. Primero tenemos que conocer en profundidad la situación, la información, y no dudar del funcionamiento de las instituciones públicas y del gobierno. Siempre ha existido voluntad de transparencia desde que se conoció esta información, también con cautela, con Bolaños desplazándose para establecer canales de comunicación con la Generalitat. Pero no es el momento de aventurar escenarios.

Usted pide confianza en las instituciones, pero los últimos años hemos tenido ejemplos de cloacas y guerra sucia y una policía patriótica que trabajaba directamente para el PP...

— Son escenarios completamente diferentes. Estamos hablando de que con Pedro Sánchez el diálogo y la comunicación con Catalunya prevalecen, la normalidad prevalece, las visitas de los ministros y el propio presidente por la mesa de diálogo prevalecen para buscar puntos de encuentro. Esto no pasaba con el gobierno anterior. En el pasado hablamos de operaciones de alto voltaje como la Kitchen, y ahora el Gobierno tiene una situación que quiere aclarar, quiere colaborar con transparencia y tiene la voluntad de ofrecer explicaciones. Por lo tanto, son escenarios muy diferentes, no son ni similares. Y ahora estamos en el momento de investigar, aclarar, y naturalmente compartir y normalizar las relaciones, que es lo que pretendemos.

Héctor Gómez, portavoz del PSOE en el Congreso de Diputados.

¿Usted cree que se han malinterpretado las palabras de Margarita Robles?

— La ministra siempre ha actuado con responsabilidad...

¿Pero y con aquellas palabras en concreto en que venía a justificar el espionaje?

— A ella la han caracterizado siempre el rigor y la responsabilidad. A partir de aquí se pueden hacer muchas interpretaciones. Pero, lo repito, es el momento de actuar con mesura incluso en la interpretación. Es cierto que el tema ha escalado mediáticamente, pero las puertas del gobierno están abiertas para analizar lo que ha pasado. Y una vez hecho el análisis, entonces establecer los canales de comunicación oportunos.

¿Y cuándo se sabrá el resultado de la investigación interna? ¿La comisión de secretos oficiales se podrá constituir la semana que viene, ya?

— Aún no hay fecha, pero cuando la presidenta determine la orden del día y las comparecencias nos pondremos a trabajar. Nuestra vía es esta comisión, y no establecemos vetos a nadie.

Debo recordarle que el miércoles Aitor Esteban dijo en el Congreso que durante los años que había formado parte de esta comisión nunca le habían explicado ningún secreto...

— Tengo una buena relación con él, pero es su opinión. Pero si una comisión existe es porque tiene contenido. Pero dejemos trabajar a la comisión y esperemos a ver los resultados.

¿Es una prioridad para ustedes recomponer la relación con ERC?

— La prioridad del presidente del Gobierno y de nuestro grupo es sacar adelante el máximo de iniciativas legislativas posibles. Por supuesto, ERC ha jugado un papel importante en la aprobación de los presupuestos y otras leyes, y claro que tenemos voluntad de encontrar espacios de entendimiento. A partir de aquí, ellos han trasladado a la opinión pública su posición, pero hay tiempo y estamos trabajando para solventar cualquier duda al respeto, con total transparencia y con la garantía que nuestro estado social y de derecho funciona. Y con esta voluntad llegaremos a acuerdos, no puede ser de otro modo.

A usted, que le toca conseguir los votos en el Congreso para cada iniciativa, le pregunto: ¿si ERC se descuelga, es viable la legislatura?

— La voluntad es agotar la legislatura. Y este Gobierno, pese a las críticas, se ha caracterizado por la estabilidad, a diferencia de lo que ha sucedido en Madrid, Castilla y León o ahora en Andalucía, que no han agotado legislaturas. Evidentemente, nuestro objetivo es cumplir el plan normativo anual y todas las leyes, y no hay duda de que nuestra voluntad es establecer marcos de entendimiento, y no prevemos escenarios en que se descuelguen grupos parlamentarios. Hablamos de hipótesis, pero si es así, y algún grupo decide no participar, nuestra obligación será dialogar y buscar apoyos. Pero confiamos restablecer el diálogo con los grupos que hasta ahora han mostrado sensibilidad y sentido de estado. Sentido de estado en situaciones excepcionales como la pandemia y la guerra.

Este mensaje está dirigido a ERC o al PP?

— El PP ya nos ha demostrado que no tiene sentido de estado, y la última demostración fue jueves, cuando la ciudadanía necesitaba que se consolidara un decreto con medidas como el descuento de 20 céntimos del combustible, la bajada del IVA de la electricidad, recursos a los agricultores, etc. Ante esto, nos encontramos con tacticismo. El PP no está a la altura de lo que pedimos al principal partido de la oposición. Están más preocupados por las encuestas que por la ciudadanía.

Ellos afirman que ustedes ya habían elegido socio y que era Bildu.

— Forma parte de la dinámica de mentira permanente que practican, porque no es así. El PSOE y el gobierno dialogaron con todo el mundo. A partir de aquí, cuando faltaban tres días para aprobar el decreto, nos facilitaron un contacto para negociar. No es serio, en una situación tan compleja como la que vive Europa no nos merecemos esta oposición.

¿No hay diferencia con Casado?

— No vemos ninguna diferencia, puesto que no han demostrado altura de miras ni voluntad de llegar a acuerdos.

¿Les penaliza que algunas votaciones clave salgan con los votos de Bildu?

— Nos pasamos años diciendo que la vía para acabar con ETA era canalizar a través de la política, de las instituciones, cualquier tipo de dinámica. Y conseguimos acabar con ETA desde la unidad política. Y ahora la derecha rompe esta unidad y ataca formaciones que son legales, porque se han presentado a unas elecciones, les ha votado la ciudadanía y forman parte del Congreso. Y después son libres de votar lo que quieran. Este es un argumento demasiado sencillo para atacar a un gobierno y demuestra falta de ideas y de proyecto.

Héctor Gómez, portavoz del PSOE al Congreso  de Diputados, entrevistado por David Miró.

Al PP le sirve para justificar sus pactos con Vox.

— El programa de Vox defiende la supresión de las comunidades autónomas, pero entran a gobernar con el PP para eliminarlas desde dentro. Y esto lo hace el PP desde la desesperación para recuperar el poder, porque saben que están lastrados por la corrupción.

Ustedes consideran más lesivos para la democracia partidos de extrema derecha como Vox que partidos independentistas de izquierdas, ¿no?

— Yo el que digo es que Vox ha afirmado desde la tribuna que era mejor el gobierno de la dictadura que el actual. Esto es una agresión real a la democracia. No podemos tener dudas ante estos discursos si queremos construir una sociedad abierta. No puede ser, esto del pin parental, el rechazo de la inmigración... Nosotros somos un país solidario. El problema es Vox, pero también quien le da cobertura, como el PP, que tiene miedo a que los superen.

Una última pregunta: ¿cómo puede ser que Andalucía haya pasado de ser un granero de voto socialista a un bastión de la derecha?

— Bueno, hemos llevado a cabo un proceso de relevo de liderazgo en Andalucía, pero plantearemos una batalla importante para ganar las elecciones y evitar un gobierno PP-Vox.

stats