Judicialización del Proceso
Política 30/04/2021

Serret reconoce ante Llarena que siguió con el 1-O a pesar de las advertencias del TC

La ex 'consellera', primera exiliada que acude al Supremo, subraya que de su departamento no salió ningún gasto para el referéndum

3 min
L'exconsellera Meritxell Serret, llegando al Tribunal Supremo acompañada del vicepresidente, Pere Aragonès, y la consejera de la Presidencia, Meritxell Budó

MadridMeritxell Serret se ha visto las caras con el juez instructor de la causa del Procés, Pablo Llarena, en la primera comparecencia de una exiliada por los hechos de octubre del 2017 en el Tribunal Supremo. La ex consellera de Agricultura ha llegado pocos minutos antes de las diez y media y ha salido después de más de una hora de declaración, en la que ha admitido que los avisos del Tribunal Constitucional no la movieron de su compromiso para celebrar el referéndum. "He reconocido los avisos del TC y asumido el mandato democrático que como Govern tomamos por el 1-O ,"ha afirmado en declaraciones a los medios posteriores a la vista. Sobre la malversación, ha subrayado que desde su departamento no se ejecutó ningún gasto vinculado a la votación.

Serret está procesada desde marzo del 2018, pero todavía no había fijado posición ante el tribunal que la investiga. El 11 de marzo volvió por sorpresa a Catalunya con el objetivo de recoger el acta de diputada en el Parlament y antes pasó por el Supremo para regularizar su situación procesal. Dejó atrás casi tres años y medio de exilio en Bruselas y un intento de extradición que la justicia belga rechazó. El alto tribunal español la dejó en libertad provisional y destacó que a raíz de la sentencia del juicio del Procés del 14 de octubre del 2019 el delito de malversación perdía consistencia, después de haberse descartado para los titulares de conselleries de donde la justicia no consideró que hubiera surgido ningún gasto. Este viernes ha vuelto a salir en libertad sin más medidas cautelares que presentarse ante los tribunales cuando se le pida.

Después de este paso, es probable que el próximo movimiento de la defensa de Serret sea pedir el traslado de la causa a Catalunya, dado que es diputada en el Parlament y es aforada ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya. "Son elementos que forman parte de la estrategia de defensa, pero tendremos que valorar cuándo y cómo es el mejor momento", ha señalado la ex consellera.

La diputada de ERC tenía que comparecer el 8 de abril, pero su declaración se aplazó porque se tuvo que aislar después de ser contacto directo de positivo por coronavirus. Finalmente, ha declarado este viernes y, como ya es habitual en estas ocasiones, las formaciones independentistas le han querido expresar su apoyo acompañándola hasta las puertas del tribunal. El vicepresidente de la Generalitat en funciones de presidente, Pere Aragonès, ha encabezado la delegación de ERC, que también integraban la diputada de JxCat en el Congreso Pilar Calvo y el secretario de organización de la formación, David Saldoni. En representación de la CUP ha acudido el diputado a la cámara baja Albert Botran, y de EH Bildu, Jon Iñarritu.

Acompañado de la consellera de la Presidencia y portavoz del ejecutivo catalán, Meritxell Budó, Aragonès ha reclamado que la ciudadanía "de Catalunya decida la relación con el Estado" en un nuevo referéndum y ha calificado de "venganza" la manera en la que se está ejecutando la sentencia. "Defensamos la amnistía y no nos opondríamos a ninguna medida, pero vemos que se está retardando", ha afirmado en relación al indulto y la reforma de la sedición. "Cuando se trata de condenar se va muy rápido, pero cuando se tiene que aliviar la situación de los condenados se tarda mucho", se ha quejado el vicepresidente del Govern.

stats