Judicialización
Política 21/07/2022

El Tribunal de Estrasburgo ya tiene todos los recursos de los presos del 1-O

Junqueras, Romeva y Bassa presentan su demanda denunciando una causa contra todo el independentismo

2 min
Clara Serra, Andreu Van den Eynde, Oriol Junqueras, Dolors Bassa y Raül Romeva este miércoles.

BarcelonaEl Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo, ya tiene sobre la mesa todos los recursos de los líderes políticos que el Tribunal Supremo encarceló con la sentencia del 1-O. Este miércoles se han presentado los tres últimos: el del presidente de ERC, Oriol Junqueras, y los ex consellers republicanos Raül Romeva y Dolors Bassa. Ahora toca esperar el veredicto. Desde el equipo legal de los tres republicanos se ha explicado que se prevé que todos los recursos se agrupen en una sola macrocausa y calculan que tendrán que pasar "mínimo" dos años para saber el desenlace.

Junqueras, Romeva y Bassa denuncian en su demanda la vulneración de hasta ocho derechos, pero quieren sobre todo que su caso trascienda su situación personal y sirva para denunciar una causa contra todo "el movimiento político independentista". Lo que buscan los tres condenados es una sentencia favorable que sirva al conjunto del movimiento y, en especial, a los que todavía esperan a ser juzgados. Así lo ha expresado su abogado, Andreu Van den Eynde: "No solo queremos que se reparen las vulneraciones de derechos, sino que se entienda el caso como un caso político y se inste a soluciones de carácter global". ¿Cómo lo harán? Pues intentando convencer al tribunal de que en el juicio del Procés en el Supremo "se ha tergiversado todo el derecho para perseguir no unos hechos delictivos, sino unas personas" con una determinada ideología.

Al margen de la denuncia política, el recurso incluye las vulneraciones del principio de legalidad; del derecho a la libertad; de la libertad de expresión; de la libertad de reunión y manifestación; del derecho a un juicio justo; del derecho a presunción de inocencia; de la prohibición al abuso de poder y del derecho a las elecciones libres. Según Bassa, la sensación que tuvo siempre es que se buscaba su "silenciamiento político". El anhelo de todos lo ha resumido Romeva: "Que la justicia que no hemos encontrado en el Estado español la encontremos a escala europea".

Una carta a favor y una en contra

Los condenados pueden empezar el camino de la justicia europea cuando se les cierran todas las puertas de la justicia española. La última que se cerró fue cuando el marzo pasado el Tribunal Constitucional los denegó el recurso de amparo. En esta denegación, sin embargo, hubo las voces discrepantes de tres magistrados, disconformes con la sentencia del Supremo . Precisamente esta será una de las cartas que jugarán los condenados. "Hay un tercio del Constitucional que nos da la razón", ha recordado Van den Eynde.

Pero también hay elementos en contra, como la hipótesis que el TEDH entienda que, con los posteriores indultos, los condenados ya recibieron una reparación. En este punto ha protestado Junqueras, que ha recordado que, a pesar de la medida de gracia, continúa inhabilitado 13 años no solo para volver a la política institucional, sino también "para dar clase en la universidad". "Hay una causa general", ha concluido. Es precisamente esto lo que tratarán de hacer entender al TEDH.

stats