Política 24/08/2021

El primer verano en libertad: dos meses del indulto a los presos políticos

2 min
Los presos políticos saliente de la prisión, indultados

BarcelonaEste lunes se han cumplido dos meses desde que el gobierno español firmó el indulto a los nueve presos políticos del Procés. Sesenta días que les han permitido vivir el primer verano en libertad en cuatro años. Han viajado al extranjero, han desconectado con las familias, han disfrutado de la playa y la montaña y, en definitiva, han podido elegir unas vacaciones normales, las que les fueron privadas con la prisión preventiva y la sentencia del Tribunal Supremo. Quedan pendientes de resolución los numerosos recursos que entidades y partidos unionistas han presentado contra la medida de gracia, y este no deja de ser un factor de preocupación ahora que han retomado sus vidas.

Dolors Bassa, en una imagen de archivo.
Dolors Bassa: “No me puedo jubilar ni volver a hacer de maestra”
  • La ex 'consellera' de Trabajo Dolors Bassa está de vacaciones, pero en septiembre se reincorporará al equipo técnico de la Fundació Hospital-Asil de Pobres i Malalts de Torroella de Montgrí (Baix Empordà). Su plan era jubilarse, pero se encuentra con que, a pesar de contar con 40 años trabajados, no puede hacerlo: “He perdido tres años de cotización en la prisión”. Tampoco puede trabajar como maestra, su profesión, debido a la inhabilitación de la sentencia del Tribunal Supremo, que los indultos no han anulado. Bassa dedicó el mes de julio a asistir a “todos los actos” a los que la invitaban, en un gesto para “agradecer el apoyo” recibido mientras estaba en la prisión. Pero el agosto lo ha invertido en la familia y las amistades y ha hecho vacaciones en el Maestrat. Admite que los recuerdos de la vida en la prisión todavía le son muy presentes: “El viernes fui a un concierto de Sara Baras y no pude evitar pensar en la prisión, cuando oía a los gitanos haciendo un cante”. Mantiene el contacto con las internas de Puig de les Basses: “Les mando cartas con las revistas de la semana y ropa”. En la prisión hacía yoga y pilates, un hábito que mantiene, incluso en la playa: “Voy a la de l'Estartit cuando sale el sol". También prevé acabar el máster en filosofía que empezó durante su encarcelamiento, y escribir un libro sobre movimientos sociales en Girona.
Jordi Sànchez, durante una entrevista
Jordi Sànchez: “Tengo la hora de despertar mucho antes por el ruido”
  • El secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, remarca que la “sensación de haber recuperado la libertad” se le hace presente día a día, en las decisiones más cotidianas: “En querer hacer algo y poderlo hacer. Tener el pensamiento, y poderlo hacer”. Ha hecho vacaciones en Menorca y en el interior del país con la familia. Ha podido recuperar su hobby de hacer ciclismo en el Baix Empordà, donde tiene una casa, y tiene el propósito de “reservar un tiempo para la lectura”, puesto que admite que desde que ha salido de la prisión lee y escribe menos. No ha tenido ningún problema, dice, en deshacerse de las estrictas rutinas de la prisión, pero sí le está costando dormir. “Tengo mi hora de despertar muy anterior incluso a la que tenía en la prisión”, explica, y recuerda que en Lledoners “todo era muy tranquilo” y ahora el ruido lo acaba despertando antes de tiempo. Todavía tiene que volver a la prisión a “buscar algunas pertenencias y ver a algunas personas en el locutorio”. De cara a septiembre, además, prevé acabar de cerrar el recurso contra la sentencia del 1-O en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Todavía no ha decidido cómo reenfocará su vida laboral. De momento trabaja para el partido sin remuneración.
Josep Rull, en una fotografía de archivo.
Josep Rull: “Fui a ver al grupo de teatro de la prisión”
  • El día antes de atender al ARA, el ex 'conseller' Josep Rull estaba en Port Aventura: “Hacía mucho que no hacía vacaciones, tampoco cuando era 'conseller'”. Estas semanas, explica, se ha volcado en “recuperar los espacios familiares”. “No es tan fácil, especialmente con los niños", explica: “El pequeño tenía tres años cuando entré en la prisión”. A pesar de que con los terceros grados los iba viendo, ahora se ha reincorporado “de lleno” en la rutina familiar, y es a esto a lo que ha dedicado buena parte de sus energías. También ha asistido a diferentes actos para presentar su libro, '1 dia d’octubre i 2 poemes: quan l’esperança venç la por', donde ha aprovechado para lanzar “un mensaje de esperanza”: que el presidio “habrá valido la pena para preservar lo que fue el 1-O”. Ha vuelto a la prisión a buscar algunos paquetes: “La sensación, a la al entrar, fue muy diferente”. Además, el 15 de julio pasado estuvo en Sant Martí de Tous para ver una obra, concretamente la que representaba su grupo de teatro de Lledoners. “En la obra explicábamos qué máscara utilizaríamos para afrontar la vida”, explica: “Fue una representación increíble”. Le sirvió, además, para conseguir “algunos teléfonos” de ex compañeros . El próximo 1 de septiembre volverá a trabajar en la Mútua de Terrassa.
Jordi Turull, en una imagen reciente.
Jordi Turull: “Es un verano radicalmente diferente”
  • El ex 'conseller' de Presidència Jordi Turull no ha buscado hacer “nada extraordinario ni ningún viaje” este verano, sencillamente porque “estar en agosto fuera de la prisión en familia lo encuentras directamente extraordinario, en cada pequeño momento y encuentro o actividad”. Sin haber hecho nada fuera de lo común, pues, asegura que este “es un verano radicalmente diferente”. Después de haber protagonizado la Travessa per la Llibertat –del 10 al 24 de julio–, Turull ha estado en Parets del Vallès y Josa de Cadí con su mujer, sus hijas y su madre. A partir del 1 de septiembre retomará su trabajo como abogado, y también quiere “participar” allá donde “pueda ser útil en el objetivo político de culminar lo que empezamos el 1 de Octubre”. Mantiene el contacto con algunos presos: “Trato de ayudar en lo que puedo”. Todavía tiene que ir a buscar dos cajas en la prisión, pero todavía no ha vuelto: “Quería esperar la resolución de los recursos sobre los indultos… pero lo tendré que hacer antes”.
Raül Romeva durante una entrevista con la ACN.
Raül Romeva: Un agosto para volver a nadar a mar abierto
  • Una de las pasiones del ex 'conseller' de Exteriores Raül Romeva es la natación a mar abierto. Después de años sin vacaciones, este verano ha podido retomar este deporte en Menorca, donde tiene una casa, explican desde su entorno. A pesar de que las primeras semanas que estuvo en libertad se dedicó a arrancar el nuevo proyecto como vicesecretario general de prospectiva y agenda 2030 de ERC, también se reservó unas semanas para hacer esta escapada con la familia. No tiene previsto volver para visitar la prisión de Lledoners ahora mismo, pero sí reflexionar: trabaja en un poemario que escribió durante el presidio y también en un libro sobre el modelo penitenciario. Además, también tiene que escribir una tesis doctoral sobre ciencias de la educación y del deporte, que también tratará de los centros penitenciarios.
El ex 'conseller' de Interior, Joaquim Forn.
Joaquim Forn: “He recibido llamadas de algunos presos”
  • “Tenía previsto pedir tres días de permiso en agosto para ir a Cadaqués, pero ahora se han convertido en quince días”. El ex 'conseller' de Interior Joaquim Forn ejemplifica con este cambio de planes todo lo que ha conllevado poder acceder a los indultos antes del verano. De vacaciones, ha priorizado a la familia y los amigos, a pesar de que también ha participado en algunos actos –por ejemplo, en la Universitat Catalana d'Estiu–. También hizo una travesía de tres días en la montaña. Aunque tiene “cosas para recoger en la prisión”, no tiene previsto ir hasta septiembre, a pesar de que ha “recibido llamadas de algunos de los presos”, tanto de Lledoners como “alguno de Madrid”.
El líder  de ERC, Oriol Junqueras.
Oriol Junqueras: “Sales de casa sin llaves, cartera ni móvil”
  • El presidente de ERC, Oriol Junqueras, asegura que no le ha costado nada romper con las rutinas de la prisión. “Nos hemos adaptado muy fácilmente”, dice. Eso sí, a menudo ha salido de casa “sin llaves ni cartera ni móvil” y ha tenido que volver atrás: ha perdido el acto casi reflejo de coger estas tres cosas –que en la prisión no se tienen que llevar– antes de marcharse. Como el resto de presos políticos, ha invertido mucho tiempo en la familia, con la que ha visitado numerosos municipios catalanes: “He estado mucho con los niños y lo he aprovechado para explicarles historias, aventuras”. Pero no ha dejado de lado la agenda política y, de hecho, además de viajes a Bélgica y Suiza para reencontrarse con compañeros –uno de ellos también lo aprovechó para visitar el país– y su paso por Estrasburgo, donde se reunió con representantes del Parlamento Europeo, estuvo en Galicia y ha hecho visitas a barrios del Hospitalet, Poblenou, Vic, Amposta y Tortosa. La actividad política y familiar han mantenido su agenda llena. Junqueras se dedicará profesionalmente al partido y no volverá al campus universitario de la FUB en Manresa, para la que trabajaba en tercer grado.
Carme Forcadell, en una imagen de archivo.
Carme Forcadell: “En libertad, pero no sabemos si permanente”
  • La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, cree que el primer mes desde la concesión de los indultos fue “de adaptación”: la libertad también supone un cambio, aunque “sea más fácil adaptarte afuera que adentro”. Por ejemplo, le cuesta dormir. “Cuando estás en la prisión estás encerrada, y yo siempre sufría por si se prendía fuego o pasara algo, porque no podría salir, y me despertaba mucho por la noche”, recuerda. Ahora le sigue pasando, a pesar de que después piensa: “No, estoy en casa”. Ella ya está jubilada. Como el resto de presos políticos, se ha centrado en “pasar el máximo de tiempo con la familia”, aunque es “imposible” recuperar los momentos perdidos. Tuvo que volver un día a la prisión, para devolver un libro que se había llevado de la biblioteca por error: “También llevé juguetes y cosas de mis nietos a la prisión”. Se muestra prudente. “Estamos en libertad, pero tenemos una espada de Damocles encima”, considera: “No sabemos si será permanente o no”. A partir de septiembre quiere impulsar iniciativas en favor de los derechos de las mujeres, y especialmente para mejorar su vida en los centros penitenciarios. “De la prisión he salido más feminista”, puntualiza: “Hace falta mucho trabajo”.
Jordi Cuixart
Jordi Cuixart: “Seguimos haciendo de activistas”
  • “Seguimos haciendo de activistas”, asegura Jordi Cuixart, que admite que el trabajo como presidente de Òmnium Cultural no le ha “permitido mucho” cogerse el “agosto con tranquilidad”. Pasa estos días con la familia en les Garrigues, a pesar de que va bajando a Barcelona para hacerse cargo de su empresa. Lo que sí está haciendo, dice, es pasar muchos ratos con sus hijos, a los que considera los principales damnificados de la sentencia del Tribunal Supremo: “Pude seguir ejerciendo de presidente de Òmnium, pero no de padre”. Estos meses ha ido conociendo que hay “mucha gente que ha vivido el encarcelamiento y vive el exilio con mucho dolor”: “Es necesaria una ley de amnistía, pero también una reparación emocional”. Lo que más disfruta después de haber pasado por la prisión es “estar en contacto con la naturaleza”: “Poder ver el horizonte, que no se acaba, la inmensidad del mar, poder hacer reuniones sin tener que mirar el reloj”. Cosas que, considera, son “muy básicas”: “Una buena compañía, una buena sobremesa, y no mucho más”. 
stats