Política 03/03/2021

Jordi Matas: “Si volvemos a recibir un encargo del Parlament, lo aceptaremos”

3 min
Jordi Matas: “Si volvemos a recibir un encargo del Parlamento , lo aceptaremos”

BarcelonaJordi Matas es catedrático de Ciencia Política de la Universitat de Barcelona y uno de los cinco miembros de la Sindicatura Electoral del 1-O que este miércoles se sentará en el banquillo de los acusados por los delitos de desobediencia y usurpación de funciones.

¿Qué papel tenía que tener la Sindicatura Electoral del 1-O?

— La ley del referéndum preveía que tenía que ser un órgano neutral e independiente que tenía que velar por la transparencia y la objetividad del referéndum.

Cuando recibieron el encargo, ¿temían que podía acabar en los juzgados?

— No pensamos qué puede hacer el estado español, sino cuál es nuestra responsabilidad como académicos, y no podemos limitar la libertad académica. No consideramos si nos reprimirían o nos imputarían delitos o nos perseguirían por la calle, sino simplemente que en los países democráticos estos cargos se aceptan y no pasa absolutamente nada.

El Govern les pide que abandonen cuando el TC amenaza con multas. ¿Si no se lo hubieran pedido, habrían continuado?

— Abandonamos de mala gana. Teníamos una responsabilidad y compromiso y estábamos ejerciendo nuestra función como académicos. No fue un día feliz, pero nos lo pidieron.

¿A pesar de las multas, no habrían abandonado?

— Cuando tienes tantos actores que te piden que lo dejes ir (implicados en el referéndum, no todos del otro lado), tienes pocas alternativas.

¿Cuál fue la razón que les dieron para abandonar?

— La represión económica, judicial y la posibilidad de tener prisión preventiva. La represión económica podía incrementarse y en ese momento ya subía más de dos millones de euros. Sin nosotros, nos dijeron que activarían la administración electoral y que contarían con los observadores internacionales y académicos que analizarían los resultados.

¿Volverían a aceptar el mismo encargo?

— Sí. Fuimos valorados y elegidos como académicos independientes para formar parte de un órgano independiente. Los académicos tenemos una triple función: hacemos docencia, investigación y transferencia de conocimiento. Por mucho que la Fiscalía se obstine en reprimirnos, no podemos dejar la responsabilidad y dignidad académica. Por lo tanto, como sigamos siendo académicos, si volvemos a recibir un encargo del Parlament, lo volveremos a aceptar.

La CUP propone un referéndum antes del 2025. ¿Qué papel tendría que jugar la Sindicatura?

— Hay muchos interrogantes para tomar una decisión así. Un referéndum pactado con el gobierno español no lo veo, de forma que tendríamos que hacer otro referéndum unilateral. El actual contexto no es el mismo que el de septiembre del 2017, porque hay partidos independentistas que no son muy partidarios de hacer referéndums unilaterales. Es más, el hecho de ver cómo algunos líderes de partidos independentistas han semienterrado el 1-O no hace ser muy optimista para volver a repetirlo. Tampoco tiene sentido irlos repitiendo.

¿Sin Sindicatura Electoral, el 1-O perdió legitimidad?

— No. Soy un firme defensor de lo que pasó el 1-O. Teniendo en cuenta las circunstancias adversas y la salvaje represión policial, que participaran más de dos millones de personas es absolutamente legítimo y significativo. No podemos poner en el cajón de los recuerdos lo que pasó el 1-O. Al contrario, tendría que estar muy presente para los que lideran los partidos y los que tienen responsabilidades parlamentarias y gubernamentales. La legitimidad es popular y el pueblo respondió.

¿Pero sin Sindicatura cree que se perdieron garantías para que fuera considerado como válido?

— La Sindicatura era un elemento más de estas garantías y estándares. El Estado fulminó la Sindicatura Electoral, que, como dijo el TC, era el órgano nuclear del referéndum. Si lo era y al mismo tiempo el Estado se encarga de desmantelarlo, los observadores internacionales consideraron que había algo que no cuadraba.

¿Su defensa pedirá la absolución? ¿Confían en ello?

— Nos sorprendería extraordinariamente que fuéramos condenados. Cuando uno no ha cometido ningún delito, lo que espera de la justicia es que te absuelvan. La Fiscalía tiene una actitud represora, pero esperamos que la juez aplique criterios jurídicos y, si lo hace, seguro que no verá ni desobediencia ni usurpación de funciones.

stats