Sociedad 07/04/2021

Argimon: "Tenemos a 445 personas en las UCI. Vamos a un ritmo que no podremos sostener"

Catalunya diagnosticó el lunes 400 positivos menos que la semana pasada debido al puente de Semana Santa

4 min
Una enfermera atendiendo un enfermo a la UCI del Hospital Clínico de Barcelona.

"El 26 de marzo, hace apenas diez días, bajamos de los 400 pacientes en las UCI. Ahora las cifras de ocupación de camas de críticos no paran de aumentar y ya tenemos a 445 enfermos. Vamos a un ritmo que no podremos sostener", ha advertido este martes el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, que ha recordado que el estrés sanitario es el indicador principal para desplegar medidas de contención más restrictivas y que limitan derechos fundamentales, como la movilidad.

El facultativo ha explicado que los datos epidemiológicos son "difíciles de interpretar" por el encabalgamiento de festivos durante Semana Santa, cuando la actividad asistencial –y, por lo tanto, las pruebas diagnósticas que se hacen– cae drásticamente. Con todo, los datos asistenciales son "preocupantes", y ha recordado que todavía hay que ver qué impacto ha tenido el aumento de la movilidad y la interacción social de la Semana Santa, cosa que podría detonar la ocupación hospitalaria.

En las últimas horas los datos de la epidemia señalan un estancamiento en niveles elevados, con 1.220 contagios semanales, puesto que la tasa de contagio –que mide la velocidad de propagación del virus– se ha situado repentinamente por debajo del 1 (0,99). Ahora bien, el secretario ha pedido unos días para valorar la evolución epidemiológica antes de tomar ninguna decisión sobre las restricciones, del mismo modo que otros responsables de Salud lo habían estado pidiendo el fin de semana, porque este ligero descenso se debería al infradiagnóstico propio de los días festivos.

"Los datos no van bien", ha asegurado Argimon, que ha explicado que el puente ha supuesto un freno a la detección de nuevos positivos, como ya pasa los fines de semana ordinarios. "Hemos encontrado muchos menos casos porque mucha menos gente con síntomas ha ido a la atención primaria. Esto ha hecho bajar mucho la cifra de positivos con tests de antígenos", ha explicado. Este hecho, que Argimon describe como "artefacto", explica la bajada tan pronunciada en los tests de antígenos: mientras que el 29 de marzo se detectaron 734 positivos mediante el test antigénico, ayer lunes solo se diagnosticaron 298.

Esto no significa que haya menos contagios, sino que se identifican muchos menos. En este sentido, Argimon ha subrayado que el hecho de que ayer se diagnosticaran 400 casos menos de los que se detectaron el lunes de la semana pasada implica que centenares de personas podrían estar infectando a sus familiares o amigos, algunos de manera asintomática, durante los festivos. "Así es como la pandemia se va expandiendo", ha apuntado, alegando que, si bien las fiestas ilegales son imágenes muy llamativas, "el gran problema" también rae precisamente en las personas que no han ido a buscar asistencia sanitaria a pesar de haber desarrollado síntomas porque "están de vacaciones".

Sin decisión sobre las restricciones

Si bien no se ha querido pronunciar sobre si Salud planteará el endurecimiento de las restricciones, a la espera de que a partir de este miércoles el Govern se reúna en el marco del Procicat, Argimon sí ha hecho un llamamiento a la "conciencia" sobre la frágil situación de Catalunya. Argimon siempre se ha mostrado partidario de dar "aire" a la economía y a la sociedad y ha sido uno de los responsables de Salud que más han defendido la reapertura progresiva de los sectores socioeconómicos para reducir la fatiga pandémica de la población, pero la preocupante "situación asistencial" complica la desescalada.

Poco antes de la comparecencia semanal de Argimon, la portavoz del Govern en funciones, Meritxell Budó, también ha pedido "responsabilidad" a la población para no tener que dar "pasos atrás" en las medidas de contención. O lo que es lo mismo: volver a endurecer las restricciones. En la misma línea que el secretario de Salud Pública, Budó ha pedido unos días para ver la "tendencia" de los contagios y ha anticipado que el Govern debatirá la posibilidad de aplicar una estrategia con tests de antígenos como la que ha anunciado el Reino Unido, con la que prevén poner a disposición de la ciudadanía dos tests gratuitos por semana para poder hacer actividades de manera más segura.

Argimon, sin embargo, ha enmendado a Budó aduciendo que el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) está abordando la idoneidad de un plan de cribaje más masivo pero con otros tipos de tests, en ningún caso antigénicos. El secretario no ha querido proporcionar más detalles sobre esta estrategia, puesto que la idea es demasiado incipiente y hay que estudiarla con más profundidad, pero ha recordado que el miércoles empiezan los cribajes en las universidades, que, junto con los que se hacen desde hace semanas en los clubes deportivos, permiten hacer un seguimiento más detallado de la población que tiene entre 18 y 29 años. Esta es la franja que concentra más contagios en el país.

"Efecto rebote"

Uno de los indicadores que más preocupan a las autoridades sanitarias es la tasa de positividad, es decir, el total de pruebas que revelan una infección activa respecto al total de pruebas hechas. Este valor hace días que va en aumento y, si la semana pasada era de un 10,5%, este martes ya llega al 12,9%, a pesar de hacerse casi 50.000 pruebas menos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este indicador no tiene que superar el umbral del 5% para considerar que un país ha conseguido tener la pandemia bajo control y, a estas alturas, lo más que duplica.

Ante estas cifras en aumento, la investigadora del grupo BIOCOM-SC de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) Clara Prats ha avisado de que Catalunya vivirá un efecto rebote después del aumento de la movilidad y la interacción social por Semana Santa, cosa que se acabará traduciendo en un aumento de los contagios. "Este miércoles tendremos un aumento elevado de los casos", ha pronosticado Prats en declaraciones a Catalunya Ràdio.

La biofísica ha afirmado que se producirá una aceleración en la curva de contagios en los próximos días, pero ha admitido que el grado de afectación debido a la Semana Santa todavía no se puede identificar. Será dentro de unos días, cuando se haya superado el sesgo de los festivos, cuando se podrá determinar el alcance de la cuarta oleada. "Esperemos que sea una pequeña cuarta oleada y que la abordamos a tiempo", ha confiado.

stats