Barcelona
Sociedad  /  Barcelona 28/05/2022

Barcelona: batalla a tres a un año de las elecciones

La confirmación de Colau como candidata intensifica la lucha para marcar perfil de comunes, PSC y ERC

3 min
El pleno de este viernes a Barcelonas

BarcelonaBarcelona ha vivido este viernes su primer pleno desde que la alcaldesa Ada Colau dio el pistoletazo de salida no oficial de la –larguísima– precampaña para las municipales de 2023. Lo hizo confirmando lo que todo el mundo daba por hecho: que será de nuevo la candidata de Barcelona en Comú. Y, por lo tanto, la rival a batir en lo que todo indica que será una batalla enconada entre las tres fuerzas de izquierdas de la ciudad: BComú, ERC y PSC. Un combate que las encuestas sitúan incluso más ajustado que el que ya se vivió en 2019, con los dos primeros partidos empatados en 10 concejales y separados solo por la photo finish (5.000 votos), y los socialistas como tercera fuerza, con 8 concejales; y que cuando falta solo un año para la cita electoral enrarece ahora la relación entre los dos socios de gobierno y quien les ha permitido aprobar los proyectos más importantes. Toca marcar perfil propio y hacer más evidentes las discrepancias.

ERC lo ha hecho en el pleno exigiendo actuaciones concretas contra el ruido nocturno –los republicanos han planteado, incluso, reducir una hora el horario de las terrazas– y han acusado al gobierno de no pasar de las palabras a los hechos. Y el PSC, suavizando las declaraciones de los comunes contra el modelo turístico y la necesidad de límites a actividades como los cruceros y liderando el frente contra los bici-taxi, con una propuesta para pedir al Govern que prohíba esta actividad. "Barcelona no es Bombay", ha defendido el primer teniente de alcaldía.

Ada Colau

Los socialistas ya no esconden que no creen que sea "oportuno" hablar ahora ni de peaje urbano ni de límites a los cruceros, como pide Colau, y que ven demasiado "rígido" el modelo de superisla del Eixample como si fuera un aperitivo suave de lo que vendrá en campaña. Y los republicanos han dejado claro que atacarán a los comunes por las renuncias que consideran que han hecho para mantener este entendimiento con el PSC.

Jaume Collboni

Los candidatos de las tres fuerzas, a la espera de posibles giros, serían los mismos que hace tres años: con Colau ya confirmada, Maragall proclamado mañana como alcaldable –hoy se cierra la votación de las primarias con él como único aspirante– y Collboni convencido de que será el escogido por su partido.

Ernest Maragall

La derecha, por definir

Lo que todavía no está nada definido es cómo se configurarán el resto de los partidos. JxCat ha abierto la busca de candidato después de la renuncia de Elsa Artadi por motivos personales (el de hoy era el primer pleno sin ella) y ahora mismo hay un auténtico baile de nombres como posibles alcaldables. El proceso no se encarará hasta pasado el congreso del partido, el fin de semana que viene, para escoger la nueva dirección.

Eva Parera, que era la número dos de Manuel Valls, ya ha dado el paso esta semana para ser la candidata de Valents e intentar construir un frente del constitucionalismo (sin cerrar la puerta a Vox), y Luz Guilarte querría ser la alcaldable de Cs y concurrir, esta vez sí, con el nombre de la formación naranja en los comicios.

No queda claro aún qué hará el PP, a pesar de que Josep Bou ya ha dicho que, si de él dependiera, repetiría, ni tampoco en qué se traducirá el deseo del expresidente del Barça Sandro Rosell de liderar un nuevo proyecto apartado de siglas políticas, ni si acabará convergiendo con Centrem, que también ha contactado con el exconseller Santi Vila (pendiente del juicio por las obras de Sixena de cuando era consejero de Cultura) y que no oficializará candidato hasta después del verano. Y se espera, también, la propuesta de la CUP para volver al consistorio y la de Vox para irrumpir por primera vez.

Así afrontan los partidos los próximos comicios
  • Barcelona en Comú: Ada Colau A estas alturas quien tiene todos los números de estar en la batalla de Barcelona del año que viene es la actual alcaldesa. Ya ha confirmado que quiere hacerlo y las bases del partido la han autorizado a hacer uso del mandato extra que prevé el código ético de BComú en casos excepcionales. La alcaldesa continúa siendo la mejor carta de los comunes y será el rival a batir y el foco de todas las críticas del resto de las formaciones. Colau ya ha hecho estos días pasos adelante para situar algunos de los que seguro que serán temas centrales de la campaña, como el modelo turístico, con la propuesta de poner un límite a los cruceros. La candidata de los comunes pondrá en valor proyectos que ya tendrían que estar en marcha como el de la superisla del Eixample o la reforma de la Via Laietana y tendrá que defender su gestión en campos como la limpieza o el rechazo a proyectos como el Hermitage, que serán los frentes de la oposición: la idea de la decadencia de la ciudad. Los comunes tienen en su favor el hecho de salir a defender la alcaldía y que la efervescencia independentista no es la de 2019 y, en contra, la polarización de opiniones que genera su candidata, que ya la lleva a suspender en el barómetro municipal (un 4,2, en la última edición).
  • ERC: Ernest Maragall Ernest Maragall será proclamado este sábado oficialmente como candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona después de ser el único aspirante a las primarias. Aun así, y después del precedente del relevo que él mismo hizo al anterior ganador de las primarias, Alfred Bosch, nadie da todavía nada por seguro. Maragall, aun así, asegura que está convencido de que volverá a ser el candidato y que sus 79 años no serán un impedimento porque, ahora mismo, es la mejor apuesta de los republicanos y el único de los actuales jefes de grupo que aprueba en el barómetro municipal. Maragall recogió con elegancia el entendimiento comunes-PSC-Valls que lo dejó sin la alcaldía y estos tres años ha hecho una oposición constructiva que ha permitido al gobierno sacar adelante grandes proyectos y presupuestos (los últimos por disgusto del propio Maragall, que ya había anunciado que votaría en contra). ERC ya ha dejado claro que disparará contra el entendimiento entre comunes y socialistas para acusar a los de Colau de haber diluido su modelo.
  • PSC: Jaume Collboni Las encuestas sitúan ahora al PSC en disposición de batallar por la alcaldía. Y, hasta ahora, la dirección del partido ha hecho piña con el actual primer teniente de alcaldía de la ciudad, Jaume Collboni, que da por hecho que será el candidato. La decisión, sin embargo, no se tomará hasta dentro de unos meses y valorará los resultados de las encuestas internas. Collboni tiene en su favor un alto conocimiento entre la ciudadanía (alrededor del 70%) y el hecho de poder lucir el trabajo hecho desde el gobierno, como los acuerdos para los nuevos horarios comerciales o para la Copa América de Vela, pero al mismo tiempo le pesa el hecho de haber compartido gobierno con Colau. Los socialistas están haciendo más evidentes estos días las diferencias de criterios con temas como la gestión del turismo o las dudas sobre cómo se ha tramitado la superisla del Eixample. Argumentos que, seguro, se amplificarán en campaña. También se le valora en positivo la capacidad de poder pescar votos de los votantes decepcionados de Ciutadans. El único candidato que en el partido consideran que conseguiría un mejor resultado que Collboni es el primer secretario socialista, Salvador Illa, pero esto podría debilitar su proyecto de alternativa a la Generalitat con el que aspira a ser presidente.
  • Junts per Catalunya La baja inesperada de Elsa Artadi como candidata de JxCat, después de que anunciara que dejaba la política por motivos personales, ha dejado un agujero en el frente del partido que había definido antes quién sería su candidato. El grupo municipal se ha reconfigurado para sustituir la ausencia de Artadi con Neus Munté como nueva presidenta, pero dejando claro que esto no tiene nada que ver con el que pasará en 2023 y quiénes serán los posibles candidatos en las primarias. Desde la marcha de Artadi, las quinielas se han llenado de muchos nombres. Desde Gerard Esteva, presidente de la Unión de Federaciones Deportivas de Catalunya (UFEC) y próximo a la órbita posconvergente, que se implicó en la plataforma anti-Colau Barcelona és Imparable, hasta el regreso de Xavier Trias (desmentido por él mismo) o los posibles fichajes del actual 'conseller' de Salud, Josep Maria Argimon, o el abogado Jaume Alonso Cuevillas. De momento, solo quinielas porque el proceso no empezará hasta pasado el congreso para escoger la nueva dirección del partido.
  • Ciutadans: Luz Guilarte El grupo de Ciutadans abandonó el proyecto de Barcelona pel Canvi después de la decisión de Manuel Valls de votar a favor de Colau para evitar la investidura de Ernest Maragall como alcalde. Actualmente, tiene tres concejales y ha visto que una de sus concejalas, Marilén Barceló, abandonaba la formación para quedar en la órbita del proyecto de Valents (la reinvención de Barcelona pel Canvi). La actual jefa de filas del grupo, Luz Guilarte, que es una de las voces más duras contra la gestión de Colau , ya ha dejado claro que tiene intención de concurrir a las primarias para ser la candidata de la formación naranja. Se presenta como "el antídoto del colauismo".
  • Valents: Eva Parera Quien fue la número dos de Manuel Valls en el Ayuntamiento antes de que él decidiera hacer el camino de vuelta en Francia, Eva Parera, ya dio este jueves el paso adelante para confirmar que será la candidata de Valents a la alcaldía de Barcelona. El grupo tiene ahora dos concejales y cuenta también con el apoyo de Marilén Barceló como concejala no adscrita y, de cara a 2023, se presenta como la alternativa a lo que ve como un tripartito 'de facto' (BComú, PSC y ERC) y hace un llamamiento a la unión del constitucionalismo, un llamamiento que no cierra a Vox.
  • PP El PP tiene ahora dos concejales en el Ayuntamiento y su jefe de filas, el empresario Josep Bou, ha dejado claro que, si de él dependiera, volvería a ser el alcaldable en 2023, pero que lo haría solo si cuenta con el apoyo de la dirección. El partido, de momento, no se pronuncia y asegura que la decisión de quién encabezará la lista no se tomará hasta otoño.
stats