Turismo
Sociedad  /  Barcelona 25/02/2022

¿Cuántos cruceristas puede sostener Barcelona?

El debate sobre el establecimiento de un tope se diluye en el Ayuntamiento en una petición al Puerto para priorizar los viajeros que embarcan en la ciudad

3 min
Una de las terminales de cruceros del puerto de Barcelona.

BarcelonaEl anuncio inicial era que el grupo municipal de ERC llevaría al pleno de Barcelona de este viernes una propuesta para limitar el número de cruceristas que visitan la ciudad e impedir que ningún mes del año se superaran los 200.000, cuando antes de la pandemia en agosto se llegaba a los 400.000. El texto que finalmente se ha llevado a debate, sin embargo, ya no habla de limitaciones ni de topes. Lo que hace es pedir al Puerto, que es quien tiene la competencia sobre el tema, que priorice a los cruceristas que embarcan en la ciudad a los que hacen escala en ella, ya que los primeros hacen más gasto y una visita menos fugaz. Y esperar a los resultados del estudio encargado para determinar cuántos turistas puede acoger el centro de la ciudad y elaborar el plan estratégico de turismo 2023-2026 teniendo en cuenta esta fotografía.

Cuándo ha presentado la propuesta, con todo, el republicano Miquel Puig ha insistido que cree que la cifra de cruceristas que la ciudad puede sostener es la de como máximo 200.000 al mes, y que le sorprendería que el estudio de carga fijara una cifra más alta. "El modelo es insostenible e ineficiente ecológicamente" ha avisado, después de recordar que en el 2000 Barcelona recibía en agosto 100.000 cruceristas y que ahora esta cifra se ha multiplicado por cuatro. "El crucerista de tránsito [el que no embarca en la ciudad] circula en rebaño y se deja unos 50 euros por cabeza en la ciudad, y el que empieza el viaje aquí se gasta unos 500 euros", ha añadido para justificar que quizás se podría prescindir de los de tránsito.

El resto de grupos de la oposición han criticado que el texto que se lleva a votación no concretara ninguna de las cifras que ERC había anunciado y la proposición ha quedado aprobada con los votos del gobierno, que ha pactado el texto con los republicanos, y de JxCat, con el compromiso de trabajar en el nuevo plan estratégico del turismo. Los planes del Puerto, sin embargo, pasan por recuperar el hito de los tres millones anuales de cruceristas cuanto antes mejor: si no es este año, el que viene, como detallaba hace unos días al ARA su presidente, Damià Calvet.

El regidor de Turismo, el socialista Xavier Marcé, ha agradecido la "propuesta de consenso" que ha planteado hoy ERC y les ha pedido apoyo para conseguir que el Govern favorezca a la ciudad en su plan estratégico. El texto consensuado especifica que se creará un grupo de trabajo con la Generalitat y la Agència Catalana de Turisme para alinear estrategias.

Cuando los republicanos hicieron el primer anuncio con el tope mensual, la teniente de alcaldía de Urbanismo, Janet Sanz, les pidió en declaraciones a este diario que hicieran la propuesta al Govern, que es quien designa al presidente de la Autoridad Portuaria: "Las ciudades no tenemos competencia para fijar estos topes. No lo ha hecho ni Venecia. Pero sí que tenemos que exigir ser un actor clave en la configuración del puerto".

El debate sobre el número de cruceristas que debería acoger Barcelona ya emergió, el mandato pasado, cuando la entonces regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, comparó estos turistas con una "plaga de saltamontes que devoran el espacio público y se van" y dijo que era partidaria de abolir este tipo de turismo en la ciudad. Lo que ha hecho el gobierno municipal desde entonces es llegar a un acuerdo con el puerto para concentrar los cruceros en las terminales que quedan más alejadas del centro de la ciudad.

stats