Jefe de microbiología del Hospital del Vall d'Hebron
Sociedad 27/01/2021

Tomàs Pumarola: "El 8% de los casos de covid que se detectan en Barcelona son de la variante británica"

6 min
Tomàs Pumerola ninguno de microbiología del Hospital Vall de Hebrón

BarcelonaLas nuevas variantes del coronavirus han puesto en alerta a las autoridades sanitarias en un momento crítico como es el de la vacunación. Son muchos los interrogantes que plantean las nuevas variantes y pocas las certezas. En Catalunya se está haciendo un esfuerzo de secuenciación para identificar los casos de la variante británica del coronavirus , y es cuestión de días que también se encuentre la sudafricana. Hablamos con el jefe del servicio de microbiología del Hospital del Vall d'Hebron, donde ya detectan entre un 6% y un 8% de casos de la nueva variante.

Hace un mes decía en una entrevista en el ARA que todavía no teníamos bastante información como para decir que la variante británica y la sudafricana eran más patógenas. ¿Y ahora?

De momento, todavía no. Lo que sí que sabemos es que se transmiten más. No son más virulentas, pero cuanta más transmisión, más casos hay, así como más hospitalizaciones y más mortalidad.

¿Hay que tener miedo a las nuevas variantes?

— No les tenemos que tener miedo, pero sí que tenemos que estar en tensión y tenerlos respeto. Lo que tenemos que hacer es un seguimiento esmerado de todas las variantes que van saliendo para ver como están evolucionando y que representan biológicamente. El miedo te para y el respeto te hace trabajar de manera muy activa, y esto es el que estamos haciendo.

¿La vigilancia de nuevas mutaciones del virus está funcionando en Catalunya y España?

Sí, se ha creado un consorcio de cuatro hospitales –Vall d'Hebron, Bellvitge, Germans Trias y Clínic– para hacer secuenciación de muestras. Hemos estado secuenciando desde la primera semana de la pandemia, pero ahora hemos incrementado esfuerzos porque es una técnica compleja, que tarda días y requiere personal experimentado. Lo que hacemos es ver el genoma completo del virus para saber cómo varía respecto a otras variantes que circulan, si se puede escapar a determinados antivíricos, a vacunas, si pueden ser más patógenos o si se transmiten mejor, y esto se tiene que hacer siempre de la mano de los casos clínicos. La variante británica la detecta el Reino Unido un 18 de septiembre, pero no dan el alerta hasta el 20 de diciembre. ¿Por qué? Porque una cosa es que se detecte y otra que sepas su comportamiento biológico. La detectan pero no saben qué hace y en diciembre se dan cuenta de que es predominante y que causa brotes importantes y dan el alerta. Y lo saben porque antes han hecho un trabajo de secuenciación para conocer mejor el virus y cómo evoluciona. Y esto permite tomar medidas de salud pública y de formulación de la vacuna.

Pfizer y Moderna han dicho que sus vacunas protegen de la variante británica y la farmacéutica norteamericana ya está adaptando su vacuna a la variante sudafricana. ¿Las vacunas nos protegerán de todas las variantes?

— No tienen por qué, no lo sabemos. Esto lo sabremos a medida que lo vayamos viendo. Tenemos que juntar la vigilancia de los casos clínicos con la vigilancia del virus. Ahora una diana importante es caracterizar todos estos casos de covid-19 en gente perfectamente vacunada. Si una persona a la cual he administrado las dos dosis de la vacuna y tiene una protección completa, se contagia de covid, tengo que saber si este virus es diferente del que tenemos ahora.

Entonces, si ya nos hemos vacunado, ¿nos podemos volver a infectar con una nueva variante?

No lo sabemos, tendremos que ver cómo evoluciona y, como decía, la vigilancia es muy importante, porque permite tomar decisiones rápidas. Si tomamos la gripe como modelo, cada año nos tenemos que vacunar de la gripe y nadie se espanta por eso. La vacuna de la gripe tiene una efectividad del 60% y quizás me vacuno y cojo igualmente una gripe, pero lo que vemos muy esporádicamente es que una persona vacunada de la gripe ingrese en el hospital por complicaciones derivadas de la enfermedad. Así que haciendo especulaciones con la gripe como modelo quizás tengamos una vacuna que no protege al 100% de una variante y la persona puede contraer el virus pero difícilmente ingresará en el hospital. Una hipótesis posible es que la protección de la vacuna sea mucho más alta para evitar la gravedad de la enfermedad que no para evitar la enfermedad en sí. Pero todavía no se sabe. Como digo, es una hipótesis cogiendo el modelo de la gripe. Las vacunas en estos momentos son relativamente sencillas de modificar y con la gripe lo hacemos cada año. Y si tenemos que modificar la vacuna a medida que evoluciona el coronavirus, no pasa nada.

Y si ya nos hemos infectado de coronavirus también nos podemos reinfectar de las nuevas variantes.

— Sí, sí. Vemos varios casos de reinfección por diferentes variantes de coronavirus, pero todas las reinfecciones que vemos por nuevas variantes son en la gran mayoría con síntomas leves o asintomáticos . Y se podría pensar, pero ya entramos en el terreno de la especulación, que si ya tenemos un cierto nivel de anticuerpos podemos tener la enfermedad pero es más difícil que sea grave.

¿La variante británica cambiará la evolución de la pandemia?

— En estos momentos nadie tiene una bola de cristal para predecir el futuro. Tenemos un sistema que genera datos de calidad cada día y esto permite saber con precocidad qué puede pasar mañana y tomar decisiones, pero esto es como el servicio meteorológico, que da predicciones a tres o cuatro días pero no a un mes vista.

La sensación es que siempre vamos por detrás del virus.

— Vamos por detrás, es imposible ir por delante, porque es difícil saber hasta dónde podemos llegar. ¿Qué le haremos? ¿Encerrar a todo el mundo en casa un mes y destrozar definitivamente la economía? Son decisiones muy difíciles y es evidente que siempre iremos por detrás del virus, porque es imposible ir por delante, puesto que no sabemos cómo evolucionará. Al final es como una carrera ciclista. Puedes ir con el pelotón o atrasado. Y nosotros vamos con el pelotón, muy cerca del virus, y que no se separe mucho para poder tomar decisiones en el momento en el que pasan las cosas y no tres meses después.

Pero si la nueva variante es más transmisible y provoca más casos y, por lo tanto, más hospitalizaciones, ¿el sistema sanitario lo podrá soportar?

— Esto lo estás asumiendo en un escenario en el que no tomáramos medidas. Si pones medidas de prevención al virus también le costará más transmitirse, no será el mismo que si no las pones. ¿Y cuáles son los indicadores que modulan las medidas a tomar? Fundamentalmente la ocupación hospitalaria y las camas de UCI. El problema es cuando tienes la necesidad de parar otras actividades médicas a consecuencia del covid. Es entonces cuando se tienen que incrementar las medidas. Pero las medidas no se toman teniendo en cuenta la nueva variante, sino los indicadores de ocupación hospitalaria.

¿Es partidario de tomar medidas más drásticas?

Dependerá de los indicadores y no tanto del virus. Si tenemos un virus que se transmite más pero con las medidas que tenemos se controla bien, no harán falta medidas más drásticas, pero si vamos a peor y no se contiene, sí. Estamos en un proceso extraordinariamente dinámico y el único que tenemos que hacer es generar datos fidedignos para que las autoridades sanitarias puedan tomar decisiones.

Ya se ha detectado una setentena de casos de la variante británica en Catalunya. Recuerdo que en los inicios de la pandemia se contabilizaban casos de covid con cuentagotas cuando la transmisión ya era comunitaria. ¿Puede ser que los casos de la nueva variante ya sean muchos más?

— Estos 75 casos los hemos detectado en el Vall d'Hebron, y en el Germans Trias hemos detectado uno más. Allá donde la buscamos, la encontramos. De todos los casos de covid que nos llegan, que vienen de la atención primaria de Barcelona ciudad y del Hospital del Vall d'Hebron, la proporción todavía es baja: el 8% de los casos de covid son de la nueva variante. Ahora es minoritario, pero lo más lógico es pensar que irá en aumento, según la experiencia otros países, y acabará siendo la predominante en las próximas semanas. Y solo hemos detectado la variante inglesa, pero no sería extraño que detectáramos en los próximos días la variante sudafricana, porque ya se ha detectado en Europa, a pesar de que en baja proporción.

¿Y qué sabemos de cómo se comportan las variables sudafricana y brasileña?

Probablement también son más transmisibles, porque comparten una serie de mutaciones asociadas con la transmisibilidad. En cuanto a sí son más virulentas o no, no lo tenemos claro. Probablemente no. Y no sabemos si tienen la capacidad de evadir la vacuna.

¿Tenemos que restringir la entrada de personas del Reino Unido y Suráfrica a nuestro territorio para frenar la entrada de las variantes?

— El momento de vacunación en el que estamos ahora es bastante crítico y tendríamos que evitar al máximo las infecciones por nuevas variantes. Ahora nos encontraremos gente con una sola dosis vacunal y entre la primera y la segunda dosis tenemos que evitar al máximo la infección, porque hay peligro de que estas variantes se hagan resistentes a la vacunación en gente vacunada de manera incompleta. Restringir la entrada de personas de países donde circulan más estas variantes es una medida que, en estos momentos, vería adecuada.

stats