Caso Hasél
Sociedad 21/02/2021

La protesta más multitudinaria acaba con saqueos

Los Mossos detienen al menos a 34 personas en las manifestaciones en todo Catalunya

Germán Aranda
4 min
Mossos ante una tienda saqueada del Paseo de Gràcia

BarcelonaLas duras cargas policiales, los saqueos de comercios y los contenedores quemados se ha esparcido como una mancha por el centro de Barcelona de nuevo este sábado en la quinta jornada de protestas, la más multitudinaria con más de 6.000 manifestantes, según fuentes municipales. También hubo en Tarragona, Lleida, Girona, Mataró y Sabadell. Los Mossos d'Esquadra han detenido a 34 personas en total por hechos relacionados con los desórdenes públicos y actos de pillaje, 31 de las cuales en Barcelona.

La marcha ha arrancado pacíficamente en plaça Universitat con unos agentes policiales en principio observadores. Pero rápidamente se ha desencadenado el caos en el momento en que ha habido las primeras cargas policiales y lanzamientos de objetos por parte de manifestantes en plaça Urquinaona, con una rápida dispersión de los manifestantes por toda la ciudad, a diferencia de lo que había ocurrido en días anteriores. 

Con el avance de los furgones de los Mossos, la protesta se disolvió rápidamente cuando apenas había empezado. Los manifestantes no se quedaron unidos y, a pesar de que el grupo más nutrido subió hacia Lesseps dejando un rastro de contenedores quemados en Gran de Gràcia, otros muchos se esparcieron por el Eixample. De subida por passeig de Gràcia, algunos jóvenes saquearon las tiendas de Nike, Kenzo, Versace y Tommy Hilfiger, pero las cargas más duras les llegaron en la calle de Gran de Gràcia, donde los manifestantes fueron encapsulados por la policía. Los enfrentamientos siguieron después en la plaza de Lesseps.

Mossos y manifestantes se enfrentan en el centro de Barcelona

Grupos de encapuchados han roto escaparates de comercios de marcas internacionales, como Kenzo, Mango o Nike, y un concesionario de la calle Diputació y el Passeig de Gràcia, y, en los casos en que han conseguido entrar en el interior, se han llevado prendas de ropa y otros objetos, a pesar de que muchos de los negocios del centro se habían intentado blindar de robos y destrozos tapando los cristales con cartones y maderas. A la Bolsa han lanzado un contenedor encendido que ha quemado en la entrada, que ha quedado con los cristales rotos. Sin embargo no se han provocado daños interiores porque el edificio estaba blindado, previendo ataques. También han quemado motocicletas y se han levantado varias barricadas con contenedores y maderas, pero en menor cantidad que las noches anteriores porque el Ayuntamiento ha querido curarse en salud. Durante toda la jornada las brigadas municipales han retirado más de 500 contenedores de la vía pública.

La tensión se ha trasladado a Gràcia, donde los Mossos han cargado y ha habido carreras hacia las calles estrechas del barrio. Un grupo muy numeroso ha subido hacia plaza Lesseps y por el camino han hecho barricadas con contenedores quemados a lo largo de Gran de Gràcia. En la plaza Lesseps, unos jóvenes rompían los adoquines para usarlos como piedras arrojadizas. El centro Irídia ha denunciado que en este punto los agentes han cargado duramente y han dejado varios heridos por golpes de porra en cabeza y cuerpo que han sido atendidos por los voluntarios de Sanitaris per la República. El Servicio de Emergencias Médicas (SEM) ha informado de dos heridos, uno de los cuales ha tenido que ser trasladado a un centro hospitalario.

Saqueo de una tienda en el Passeig de Gràcia

Ya de bajada de Gràcia, de donde la mayor parte de los manifestantes volvieron, se produjeron otra vez enfrentamientos con la policía. Una chica joven, cuando la manifestación ya estaba bastante disuelta, se lanzó contra los Mossos, que la retuvieron. Tanto en Gràcia como en el Eixample manifestantes levantaron barricadas con contenedores, a pesar de que el Ayuntamiento había retirado la mayoría. También algunos grupos de jóvenes arrancaron adoquines del suelo para usarlos como piedras. Los primeros en hacerlo, los lanzaron contra mosaicos y cristaleras históricas del Palau de la Música. Su fundación, que todavía tiene que evaluar los daños materiales, explicó que en el momento del ataque quedaban en el interior unos 300 asistentes a uno de los conciertos programados, que tuvieron que resguardarse hasta que los agresores se marcharon de la zona.

Destrozos al Palau de la Música
Destrozos al Palau de la Música

Convocantes de la marcha, como el canal de Telegram La partida final, se desmarcaban de estos hechos. Durante las protestas también hubo algunos enfrentamientos entre manifestantes. En la plaza Lesseps, un grupo de jóvenes que quemaba barricadas retiró las motos que otro joven había intentado añadir excusando que se trata “de ir contra el sistema, no contra los vecinos”. Esta división de opiniones sobre como organizar los destrozos está siempre viva en las protestas. Hay quién saquea caóticamente y quien pide más foco y estrategia. 

En pleno debate sobre la actuación policial, desde el centro de derechos humanos Irídia denunciaron la presencia de tres agentes con lanzadoras de foam que no llevaban el número identificativo preceptivo, así como “una carga castigo” que encapsuló con furgonetas décimas de personas en Gràcia y las puso en peligro, lamentó en un mensaje a Twitter.

En plaça Universitat, Aleix, de 17 años, dice que ha venido a la manifestación en tono pacífico y que "es muy grave la carencia de libertad de expresión por mucho que Hasél sea un gandulo". Reconoce que "hay que hacer ruido" para que los políticos escuchen sus reivindicaciones. "Si no quemamos nada, no nos hacen caso", asegura este menor que ha venido a la manifestación acompañado de unos amigos de Montgat, donde estudian bachillerato en centros públicos o concertados. Algunos compaginan el instituto con trabajos esporádicos y participaron en las manifestaciones contra la sentencia del Procés en octubre de 2019. El único de los cuatro que no participó es Àlex, que no se considera independentista porque, dice, "Catalunya y España son lo mismo, los mismos ladrones" y porque cree que la independencia no mejoraría nada. Se han saltado el confinamiento comarcal por la pandemia y aseguran que volverán directos hacia casa cuando acabe la protesta.

Quinto día de manifestación por el encarcelamiento de Pablo Hasél
stats