Sociedad 11/01/2022

Colau acuerda con ERC una rebaja del número de pisos que tenían que ser expropiados en Gràcia

El plan inicial, redactado en 1976, preveía derrocar fincas para incrementar el espacio público

2 min
El pasaje Frígola con carteles en contra del vial previsto

BarcelonaLas reformas urbanísticas que tenían que transformar el barcelonés barrio de Gràcia se quedarán a medias. Desde el 1976, cuando se redactó el Plan General Metropolitano (PGM), había más de 200 viviendas de este barrio que estaban afectadas por diferentes actuaciones urbanísticas, pensadas para incrementar el espacio público, ya sea dar continuidad a algunas calles que actualmente son un cul-de-saco o hacer plazas. El gobierno municipal de Ada Colau quitó el polvo al proyecto, y a principios del año pasado anunció que rebajaba hasta 42 el número de viviendas afectadas por estos cambios y lo presentó defendiendo que se estaba dibujando la Gràcia de los próximos veinte años, según dijo el concejal del distrito, Eloi Badia. El plan del gobierno municipal, que obligará a modificar el Plan General Metropolitano, incluía más cambios, en este caso, pensados para crear vivienda nueva: permitir que los propietarios pudieran hacer pisos nuevos a partir de remontas (haciendo más altos los edificios actuales) o en los bajos ya existentes del barrio. Eso sí, los pisos nuevos tenían que ser a la fuerza de protección oficial. También se permitía autorizar la subdivisión de pisos de más de 160 metros cuadrados siempre que el resultado sea un nuevo piso de protección oficial. Estas facilidades tendrían que permitir, según los cálculos que hacía el gobierno de Colau, la construcción de unos 2.000 pisos de protección oficial. La propuesta desagradó a una parte de los vecinos, sobre todo los que continúan quedando afectados, y también a los partidos de la oposición. "Era una auténtica chapuza", ha valorado hoy en rueda de prensa la concejala de ERC Elisenda Alamany.

Los republicanos han pactado con el gobierno nuevas modificaciones sobre los cambios previstos para rebajar todavía más el número de vecinos afectados. "Su previsión no era real", ha denunciado la concejala, que ha criticado que el actual gobierno no está "conectado" con la ciudadanía. El Ayuntamiento de Barcelona tiene previsto presentar la nueva propuesta en los próximos días pero todavía se desconoce al detalle qué fincas se mantendrán y cuáles irán al suelo. Desde el consistorio informan de que "el gobierno municipal está acabando de cerrar el documento para llevarlo pronto a aprobación provisional incorporando los ajustes trabajados a raíz de las alegaciones con el vecindario y ERC". Aún así, Alamany ha asegurado que cuenta con "el acuerdo verbal" del equipo de Colau de que los vecinos de las calles Frígola y Valldoreix, dos de los puntos con más expropiaciones previstas, quedarán desafectados.

Adaptar la ley al barrio

El proyecto también incluye adaptar a la Vila de Gràcia la normativa que obliga a reservar un 30% de vivienda asequible en caso de reforma o gran rehabilitación. Si la norma general dice que la obligación afecta a aquellas parcelas de más de 600 metros cuadrados, en el caso de la trama gracienca se quiere aplicar también a las de más de 400 metros cuadrados, para hacer que tenga alguna repercusión.

stats