Sociedad 12/06/2021

Confiesa la parricida de Sant Joan Despí

Ha declarado al juez que drogó a su hija, de 4 años, y la ahogó con una bolsa

2 min
El bloque de pisos de Sant Joan Despí donde vivían la mujer y la hija

El juzgado de instrucción número 7 de Sant Feliu de Llobregat ha enviado a la prisión, de manera provisional y sin fianza, a la mujer detenida por haber matado a su hija de 4 años en Sant Joan Despí el 31 de mayo. Según fuentes con acceso a datos de la investigación, el juez ha tomado la decisión cuando ella ha declarado y confesado que había asesinado a Yaiza ahogándola con una bolsa de plástico, hacia las ocho de la mañana. La noche antes ya la había drogado con un comprimido de Lorazepam.

La parricida confiesa, Cristina R. E., se había separado y ha explicado al juez que hacía dos o tres meses que se planteaba matar a su hija por motivos relacionados con la disputa que mantenía con su expareja, de forma que se entiende que lo hizo para vengarse. De hecho, según fuentes próximas a la familia, ya había intentado usar a su hija como moneda de cambio para negociar con el exmarido, a pesar de que nunca la había amenazado ni había insinuado de hacerle nada.

Después de ahogar a su hija, ha explicado –siempre según fuentes que han tenido acceso a la declaración– que llamó a la escuela para decir que la niña estaba enferma y que no iría, y a su trabajo también para excusarse. Entonces sacó a pasear al perro. Más tarde se tomó una serie de pastillas que, como el Lorazepam que había dado a su hija, había cogido del trabajo: trabajaba en la farmacia de un centro médico. Más tarde la encontraron inconsciente en el domicilio donde vivía también con su madre, la abuela de la niña.

Cristina R. E. ha declarado al juez por videoconferencia desde el centro hospitalario donde continúa ingresada. La acusación particular y la Fiscalía han reclamado la prisión provisional y sin fianza y la defensa no se ha opuesto. Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, la causa continúa abierta por un delito "contra la vida" y a medida que avance la investigación se concretará si es de homicidio o de asesinato.

Fuentes de la familia del padre de la niña lamentan que el Ayuntamiento de Sant Boi de Llobregat, donde vive, ni siquiera haya convocado un minuto de silencio en recuerdo de Yaiza. El consistorio hizo un comunicado de pésame, días después del crimen, en que lamentaba la "muerte en circunstancias muy dolorosas" de la niña, expresaba "consternación, dolor y rechazo a cualquier tipo de violencia" y apoyaba al padre y la familia. El Govern condenó el crimen el pasado martes.

stats