SALUD
Sociedad 03/05/2019

La transmisión del VIH por vía sexual se puede prevenir casi al 100%

Un estudio en 800 parejas homosexuales prueba la alta eficacia del tratamiento antirretroviral

Xavier Pujol Gebellí
3 min
Investigadors del laboratori d’IrsiCaixa dedicat a la recerca sobre el VIH a l’hospital de Can Ruti.

BarcelonaHay muchas cosas que se intuyen o bien se saben “casi del todo” respecto al VIH, el virus de la inmunodeficiencia humana que causa el sida. Una es que en las relaciones de parejas homosexuales masculinas el riesgo de transmitir la infección se acerca a cero si se toman las medidas adecuadas. La intuición se ha convertido ahora en certeza “prácticamente total”. Lo explica la revista médica The Lancet, uno de los grandes referentes del sector, en un estudio que publica liderado por el University College de Londres y la Universidad de Copenhague, además del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa y unos 70 centros más de 14 países europeos.

El estudio se explica de manera bastante sencilla. Después del seguimiento, durante dos años, de 782 parejas de gais discordantes —uno de los miembros infectado por el VIH y el otro libre del virus— se ha determinado que el riesgo de transmisión de la infección por vía sexual es prácticamente nulo. Para conseguirlo bastaría con tomar el tratamiento antirretroviral prescrito por el centro sanitario desde donde se controla la infección vírica. En esencia, una pastilla diaria si la relación de pareja es estable y tienen una vida sexual activa, o una pastilla a demanda si las relaciones sexuales son esporádicas, según consta en las conclusiones del trabajo, en el que también han participado la Fundación Lucha contra el Sida y el BCN Checkpoint. El añadido del preservativo reduce todavía más, si es posible, el riesgo de transmisión.

“Todos sabemos que el riesgo cero no existe”, explica Pep Coll, médico e investigador de IrsiCaixa y miembro de las dos entidades mencionadas, “pero nos podemos acercar mucho a este”, tal como se ha visto en el estudio internacional. De las 782 parejas seguidas, sólo se han podido confirmar 15 nuevas infecciones. Todas, puntualiza Coll, fuera de la relación de pareja.

Para alcanzar el “riesgo cero”, la condición sería seguir las pautas que se describen en el estudio, bautizado como Partner 2. Son normas sencillas. En primer lugar, mantener una rutina de análisis periódicos para la detección del VIH, aproximadamente cada tres meses si se tiene una vida sexual activa. En caso de que la analítica salga positiva, seguir de manera estricta el tratamiento con antirretrovirales prescrito por el especialista. Este es justamente el caso de uno de los miembros de cada una de las parejas integradas en el estudio. El tratamiento, “con escasos efectos secundarios”, dice Coll, normalmente consigue reducir la carga viral hasta hacerla indetectable. “Cuando el VIH es indetectable hemos verificado que no hay riesgo de contagio por vía sexual”. Los participantes en el estudio se debían comprometer a tener sexo sin preservativo para no alterar los resultados.

Presión sobre el ministerio

El actual arsenal terapéutico para combatir el VIH rebasa la treintena de fármacos aprobados por las autoridades sanitarias fruto de la combinación de 23 principios activos. Sin embargo, no todos estos fármacos están incluidos en el catálogo del Ministerio de Sanidad. Uno de ellos, actualmente en trámite y cuya aprobación se preveía para 2019, es la combinación de emtricitabina y tenofovir en una única píldora bajo el nombre comercial de Truvada. El fármaco se dispensa únicamente en hospitales, y se administra principalmente a seropositivos incluidos en algún estudio.

La tasa de éxito de este fármaco, que consigue hacer indetectable la carga viral del VIH, “es alta”, asegura Coll. Además, tiene un coste reducido —unos 30 euros al mes— y ya hay genéricos en el mercado. Todos estos factores hacen que sea el fármaco de elección en la llamada profilaxis preexposición (PrEP), recomendada internacionalmente como método preventivo cuando uno de los miembros de la pareja es seropositivo y el otro es seronegativo, tanto en relaciones estables como en esporádicas. La falta de autorización ministerial hace que muchos enfermos infectados por el VIH de todo el Estado recurran a internet para conseguir el fármaco.

El trabajo publicado en The Lancet tiene un antecedente en el estudio Partner 1, de características similares y que mostraba resultados muy similares, pero no con el actual nivel de certeza. La principal diferencia es que en el primer proyecto participaban parejas homosexuales y heterosexuales. En los dos casos se vio que el riesgo de transmisión era mínimo si los fármacos antirretrovirales conseguían reducir la carga viral hasta hacerla indetectable. Indetectable es equivalente a no transmisible por vía sexual.

stats