Sociedad 02/02/2021

El covid asedia el Aran y la Garrotxa

El grupo Biocom pide que se analice si la variante británica es la predominante entre los araneses

3 min
La incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes de los últimos 14 días, por comarcas

GironaEl Aran es la comarca que presenta la peor situación epidemiológica de Catalunya. Tiene la positividad más alta (llega al 12% y tendría que estar por debajo del 5%) y la incidencia acumulada más elevada: 2.126 casos por cada 100.000 habitantes, el doble que la siguiente en la clasificación (la Garrotxa, con 1.170). Para el investigador del grupo Biocom Enric Àlvarez, lo más preocupante de los datos araneses es que, a pesar de las restricciones aplicadas desde el 7 de enero, no han conseguido bajar la curva. “El 2% de los araneses están contagiados y, si se sigue así, en un mes puedes tener al 10% de la población contagiada”. “Es una barbaridad, la penetración de la enfermedad puede dejar efectos muy graves”, ha alertado Àlvarez, que también ha pedido a Salud que analice la incidencia de la variante británica en este territorio.

El jefe de la unidad de seguimiento del coronavirus, Jacobo Mendioroz, ha señalado esta mañana en rueda de prensa que habían encontrado positivos araneses que tenían vínculos epidemiológicos con el Reino Unido. “El problema del Aran es que lleva mucho tiempo con cifras muy altas, y tienes que saber cuál es la penetración de la nueva variante, porque tiene mucha más transmisión y, si está muy presente, será más difícil reducir los contagios”, ha recalcado el investigador. 

El posible efecto de las fiestas de Navidad

Con 9.500 habitantes, la Vall d'Aran registraba a principios de diciembre unas cifras envidiables: la primera semana no detectó ningún positivo nuevo y la incidencia acumulada estaba a 21 casos por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, es a partir del Puente de la Purísima cuando se empieza a complicar la situación epidemiológica, que se dispara por las fiestas navideñas. Así, en un mes multiplicó por 6 el número de casos semanales: de 17 a 110 si se comparan los datos de la semana del 18 al 24 de diciembre con los del 15 al 21 de enero. Según las últimas cifras actualizadas (del 22 al 28 de este mes), la mayoría de los 92 contagios nuevos se han notificado en la capital, Viella, con 66 positivos. Unas cifras que casi triplican las registradas durante el peor momento de la segunda oleada: a mediados de noviembre el Aran notificaba poco más de 30 casos semanales y la máxima incidencia acumulada representaba menos de un tercio de la actual: 684 frente a los 2.126 de ahora.

Tanto Àlvarez como el jefe de la unidad covid compararon la situación de la comarca con la que vivió la Cerdanya cuando se aplicó el confinamiento municipal. “No es presentable que para hacer una actividad de ocio después dejemos una zona contaminada como consecuencia de nuestras acciones”, ha reprochado Mendioroz, haciendo referencia a las reuniones y encuentros que se celebraron durante las fiestas navideñas en el Aran, que son uno de los múltiples factores que, según el epidemiólogo, han elevado los contagios. En este sentido, el investigador de Biocom ha apuntado que están estudiando qué influencia tuvo el turismo en el avance del covid: “No sabemos si fueron los encuentros sociales, la movilidad o la nueva variante. Lo estamos analizando”, subraya. 

Sin freno en la Garrotxa

La segunda comarca con la incidencia más alta es la Garrotxa y, como pasa con el Aran, lo más preocupante es que el virus no ha dejado de crecer, a pesar de las medidas. En este territorio también aumentaron exponencialmente los casos después de Navidad: de 70 a 310 nuevos positivos semanales, si se comparan las cifras del 18 al 24 de diciembre con las del 15 al 21 de enero.

Y las últimas actualizaciones, de entre el 22 y el 28 de enero, todavía son más altas: 375 nuevos casos semanales, 275 de los cuales se han notificado en Olot. Les Preses y la Vall d'en Bas, además, han doblado los contagios en 15 días: de 7 y 8 positivos respectivamente a 16 y 15 a cada municipio. En cuanto a la positividad, está al 11%; y la velocidad de reproducción es de 1,28, es decir, cada 100 nuevos contagiados infectan a 128 más.

En cambio, las dos siguientes comarcas con la incidencia más alta, el Montsià y las Garrigues, han mejorado registros. El territorio del Ebre ha pasado de 422 casos a 286 en una semana y el de Lleida de 124 a 59 nuevos positivos.  

Alerta en el Pla d'Urgell 

Durant la rueda de prensa, Mendioroz también ha mandado un mensaje de advertencia sobre el Pla d'Urgell, porque no está siguiendo la misma evolución ligeramente a la baja que se registra en general. “No es que estén repuntando los contagios, sino que tiene una tendencia diferente y los nuevos casos se detectan en ámbitos muy diferentes, y esto es motivo de preocupación”, ha puntualizado.

La última actualización, del 22 al 28 de enero, sitúa en 123 los nuevos casos en la comarca, la mayoría de los cuales se han detectado en Mollerussa (49), seguida de Miralcamp (9), Palau d'Anglesola (9) y Golmès (8).

stats