Abusos en la Iglesia
Sociedad 26/08/2021

Detenido un monje del monasterio de Poblet acusado de abusos sexuales a una niña de 5 años

Fuentes del centro explican que el religioso de 68 años habría confesado haber hecho un solo tocamiento

3 min
El monasterio de Poblet

BarcelonaLos Mossos d'Esquadra detuvieron ayer miércoles a un monje de 68 años del monasterio de Poblet por presuntos abusos a una menor de 5 años. El religioso, según fuentes del monasterio, habría reconocido haber hecho un solo tocamiento. Los hechos se habrían producido el 15 de agosto, según un comunicado que ha emitido el propio monasterio. Este mediodía el monje ha quedado en libertad con cargos a la espera de la investigación que tiene que hacer el juzgado de Primera Instancia número 3 de Valls. El religioso tendrá que comparecer periódicamente ante la autoridad judicial, después de que se le haya retirado el pasaporte y se haya decretado que tiene que estar a un mínimo de 200 metros de la niña. El abad, Octavi Vilà, informó ayer mismo a Roma de los hechos.

La detención del monje se hizo ayer a las 12.30 horas en la comisaría de Valls por un presunto delito contra la libertad sexual. Según fuentes del monasterio, después de la misa del día 15 una familia con un fuerte vínculo con Poblet se quedó hablando con dos monjes. "No era un espacio reservado, había mucha gente", especifican. Mientras un monje hablaba con los adultos, el detenido se puso "a jugar" con la niña. Un turista alemán vio la escena y, según estas fuentes, después de dos o tres minutos observando la actitud del monje hizo una fotografía en la que la niña de 5 años aparece con la falda levantada. Poco después, y habiéndose asesorado legalmente en su país, hizo la denuncia a los Mossos d'Esquadra. "A este turista le pareció que la actitud del monje no era la adecuada", detallan desde Poblet, y añaden que se ha actuado con la máxima prudencia, porque así lo fija la Iglesia. A pesar de que el monje habría reconocido un tocamiento, la madre de la niña habría dicho a los Mossos que no pasó nada.

Una vez conocida la noticia, el abad Vilà informó al resto de la comunidad y se tomaron tres medidas de manera inmediata para dar respuesta a la acusación de abusos. En primer lugar se ha prohibido cautelarmente al monje "ejercer de ahora en adelante sus derechos capitulares, realizar cualquier actividad pastoral y abandonar la clausura". En segundo lugar se ha abierto una investigación canónica, de acuerdo con la legislación civil, para poder remitir un informe de los hechos a la Congregación para la Doctrina de la Fe lo antes posible. Finalmente, el monasterio manifiesta su voluntad de "colaboración plena" con los Mossos d'Esquadra y las autoridades judiciales para aclarar los hechos relacionados con el miembro de su comunidad y "depurar las responsabilidades que se pudieran derivar". Eso sí, remarcan en la nota emitida que respetan siempre "el derecho a la presunción de inocencia del acusado".

Más allá de las medidas que ha tomado el monasterio respecto al acusado y la investigación que se llevará a cabo, también se ha transmitido un mensaje de "solidaridad y apoyo" a todas las personas que se puedan sentir afectadas por los hechos, sobre todo los familiares de la menor. "Nos duele profundamente esta situación y manifestamos de manera contundente el compromiso y la voluntad de luchar contra todo tipo de abusos en la Iglesia", dice el texto hecho público. "Este monasterio, lugar querido por los catalanes y gente de todo el mundo por la acogida religiosa y cultural que se presta, con las oportunas medidas de prevención que se están implementando, tiene que ser un lugar absolutamente seguro para la infancia y la juventud", concluye el comunicado.

Este caso llega después de que otras instituciones eclesiásticas catalanas hayan tenido que afrontar situaciones similares. La abadía de Montserrat ha tenido tres casos recientemente. El primero se destapó en 2019 cuando se hizo público que el monje Andreu Soler abusó, mínimo, de una docena de menores. El ARA informó unos meses más tarde de que el jefe de la Escolania en los 60, Valentí Torra, también había cometido abusos. Finalmente, a principios de julio se denunció al monje G.S.V., de 40 años, por abusos sexuales a un menor de 17 años.

En febrero el ARA ya explicó el caso de padre Manuel Fuentes, canónigo archivero de la catedral de Tarragona y director del archivo histórico archidiocesano tarraconense, denunciado por abusos a un menor hace 20 años. Los hechos tuvieron lugar en el monasterio de Santes Creus.

stats