Sociedad  /  Educación 10/06/2022

Récord de solicitudes en la escuela pública en Barcelona

El 88% de alumnos de P3 y el 84% de 1.º de ESO de Barcelona entran en su primera opción

3 min
Perchas de ropa en una aula de P3.

BarcelonaHace cuatro años en Barcelona se registró un cambio educativo muy significativo: por primera vez en la historia, la demanda de plazas de P3 fue mayor en los centros públicos que en los concertados. Aquel año la diferencia fue por la mínima (50,5% en la pública y 49,5% en la concertada), pero desde entonces cada año la tendencia no solo se ha consolidado, sino que la distancia se ha ido ampliando. Para el curso que viene se ha detectado un nuevo récord: el 56% de las familias han elegido un centro público para sus hijos en P3. De las 10.752 solicitudes, un 3,11% menos que el año pasado, 5.977 quieren una escuela pública y 4.775 una de concertada.

Las administraciones educativas calculan que la demanda en la escuela pública seguirá creciendo los próximos años y por eso trabajan para seguir haciendo crecer la oferta, probando ideas imaginativas, como la cesión de edificios públicos (la Escola Mallorca, también en el Eixample, se convertirá en un instituto porque el Ayuntamiento cede un edificio vacío) y, sobre todo, haciendo más cambios de titularidad. Hasta ahora, ya son seis los centros de la ciudad que han pasado de concertados a públicos, el último de ellos la Escola Projecte, en la Avenida Tibidabo, que se incorporará el curso que viene.

A pesar del descenso del número de inscritos debido a la bajada de la natalidad, sí que se ha recuperado el porcentaje de antes de la pandemia de familias que quieren escolarizar a sus hijos en P3: el año que viene el 91% de los niños registrados en el padrón empezarán la escuela, mientras que el curso pasado fue de un 88%. Este hecho, unido también a uno de los anuncios estrella del departamento de Educación de reducir las ratios en P3 (de 25 a 20 alumnos) y al incremento de la detección de alumnado vulnerable –hasta 2.139 alumnos de P3, el 20% del total, tendrán una plaza reservada por ser niños desfavorecidos–, ha provocado algunas decisiones de última hora. Para dar respuesta a la demanda en las zonas más pobladas, finalmente habrá un grupo más en la Escola Aldana (Eixample), la Escola Sagrada Familia (Gràcia) y la Escola El Turó (Nou Barris) y, en contra de lo que se había anunciado, finalmente se incrementan las ratios en siete zonas de la ciudad, como el Eixample, les Corts, Sants-Montjuïc o Sarrià-Sant Gervasi. Estos ajustes han permitido que el 96,2% de familias ya tengan plaza en alguna de las opciones que han pedido, de las cuales el 88,1% han entrado en su primera opción.

Más de un 10% en lista de espera en la ESO

En cuanto a 1.º de ESO, la demanda ha aumentado ligeramente respecto al curso pasado, así que la adjudicación de plazas ha sido algo más complicada: un 92,2% tienen plaza en alguna de las opciones pedidas y el 83,9% en su primera preferencia. También en este caso se han hecho retoques. Después de reservar 2.203 plazas para alumnas con necesidades educativas específicas y de constatar la alta demanda en algunos barrios, se abrirá una línea más en el Instituto Teresa Pàmies (Horta-Guinardó) y habrá más alumnos por clase en 11 zonas de Barcelona. En la ESO, el 71% de las solicitudes han ido a la escuela pública y el resto a la concertada.

Ahora faltará para ver qué pasa con las familias que no han entrado en su primera opción ni, en el peor de los casos, en ninguna de las que habían solicitado. En Barcelona, Badalona y Hospitalet unas 400 familias han calculado que se quedan fuera de sus solicitudes. Los afectados podrán presentar alegaciones y la conselleria estudiará caso a caso, como ya se hacía habitualmente. En los casos en los que las familias hayan sido asignadas en una concertada sin que lo hubieran pedido, podrán renunciar y se les asignará una plaza pública de oficio en su zona de escolarización, por ejemplo, incrementando las ratios, si hace falta, en alguna escuela.

CCOO impugna el calendario del curso próximo y denuncia la “desconsideración” del Govern hacia los docentes

El sindicato CCOO ha impugnado el calendario escolar del curso que viene con un recurso de reposición ante el departamento de Educación, argumentando que el exceso de días lectivos en infantil y primaria contraviene la ley de educación de Catalunya y que el departamento no había consultado previamente la decisión con los trabajadores. CCOO ha lamentado que, a pesar de las nueve huelgas, la conselleria sigue "sin escuchar a nadie", mostrando una "desconsideración" hacia los docentes. Por eso piden la nulidad y la suspensión cautelar de la orden del nuevo calendario, que entre otras cosas incluye el adelanto del curso escolar cinco días. Precisamente, este adelanto de curso, que el Govern anunció para sorpresa de toda la comunidad educativa, fue uno de los detonantes de las huelgas del mes de marzo. De hecho, debido a este inicio antes de tiempo, el departamento también ha cambiado el horario del mes de julio de los docentes, que por primera vez tienen la orden de ir a sus centros durante 5 días. Según CCOO, con el objetivo "de encajar el final de un curso y el inicio del nuevo", el Govern ha "cambiado las condiciones de trabajo sin negociación" con los representantes de los trabajadores.

stats