Sociedad 10/05/2021

ERC apresura a Colau a comprar edificios singulares como el Gimnàs Social Sant Pau

Los republicanos presentan una carta a los Reyes con los inmuebles que proponen adquirir con la partida de 30 millones pactada con el gobierno

2 min
Colau y Maragall esta mañana en el Ayuntamiento  de Barcelona
Disponible en:

BarcelonaA pocos días para llegar al ecuador del 2021, el grupo municipal de ERC en Barcelona reprocha al gobierno de Colau que todavía no se haya movido nada en el paquete de inversión de 30 millones de euros que unos y otros pactaron en la negociación de los presupuestos para adquirir edificios de la ciudad que se consideren singulares. Los republicanos han presentado hoy su particular carta a los Reyes de posibles adquisiciones al gobierno. En la lista, que no han detallado entera para no interferir en posibles precios de negociación y en la que admiten que hay propuestas por valor de más de 30 millones, destaca el nombre del Gimnàs Social Sant Pau, perpetuamente amenazado de desahucio. Destaca porque, en este caso, la variable del tiempo es importante y después de salvar in extremis la última amenaza de desalojo, que el juez suspendió para dar más tiempo a la negociación, los días vuelven a correr en contra del proyecto social. Si no hay fumata blanca antes de un mes, volverá a ser real la amenaza de desalojo.

Hasta ahora la negociación se había encallado de forma pública entre los 9,7 millones que ofrecía el consistorio como última propuesta y los cerca de 14 que reclamaba la propiedad, y los de Colau habían intentado como último movimiento involucrar al Govern en la negociación de la compra. Hoy está previsto, de hecho, un segundo encuentro entre las áreas implicadas del consistorio y de la Generalitat para explorar vías de entendimiento.

En paralelo, en el propio Ayuntamiento, ERC ha insistido en la necesidad de rubricar este acuerdo, un proyecto que aseguran que "tiene prioridad absoluta", y de avanzar, también, en otras compras para evitar que la partida pactada acabe engrosando el superávit municipal. Los precios de compra, según han insistido los concejales republicanos Jordi Castellana y Jordi Coronas, tienen que ser "razonables" porque se hacen con dinero público, pero remarcan que las compras se tienen que empezar a mover enseguida porque, hasta ahora, solo se ha cerrado la de tres fincas del barrio de Horta, en concreto en las calles Doctor Letamendi y Mont-ral, para evitar la expulsión de 45 familias y que, en este caso, el acuerdo venía del año pasado.

ERC incluye en la lista de la compra edificios como la modernista Casa Tosquella, en Sarrià-Sant Gervasi, que es un Bien Cultural de Interés Nacional que está, desde hace años, en un precario estado de conservación y que ha salido a la venta en diferentes portales inmobiliarios. También ponen los antiguos estudios de cine Batet i Blay, en el barrio del Coll, que están a punto de ser derrocados, y el edificio de la antigua editorial Gustavo i Gili, en un interior del Eixample, y que los republicanos ya propusieron convertir en la sede europea de la Bauhaus.

Suman a ello, también, edificios de titularidad estatal, como el Centro Vila, en la Villa Olímpica, y el edificio de la Seguridad Social, en la ronda de Sant Pere, además de espacios de propiedad municipal a los que todavía no se ha dado uso, como por ejemplo la nave central del recinto fabril de Can Batlló que, como denunció el ARA, no avanza en el proyecto para acoger el futuro archivo municipal, o el palacio del Laberint d'Horta.

stats