Sociedad 03/12/2020

Tres cuartas partes de los extranjeros pagan a terceros para conseguir cita previa en Barcelona

Los hay que intentan hasta 50 veces conectarse a la página web y llegan a pagar 300 euros

Ara
3 min
L’Oficina d’Estrangeria de Girona viu un greu col·lapse que denuncien entitats com la Creu Roja i el Col·legi d’Advocats.

BarcelonaEl retraso en el servicio de atención y trámites de extranjería se ha agravado todavía más por la falta de personal durante la crisis del covid y deja a miles de personas indefensas legalmente porque no pueden renovar o tramitar su documentación. El colapso es total y afecta incluso a la puerta de acceso de este servicio gestionado por el Estado: tres cuartas partes de los inmigrantes que solicitan cita no lo consiguen, y el 65% han tenido que pagar a terceros para conseguirla, un trámite que es gratuito. Un 30% han pagado entre 50 y 100 euros, y un 11% han pagado más de 100 euros. El 80% de las gestiones estaban relacionadas con la tarjeta de identidad de extranjero (TIE), según revela una encuesta del Consejo Municipal de Inmigración de Barcelona a la cual han respondido más de 1.200 personas. El 34% de los encuestados tenían la TIE caducada y el 62% han intentado más de 50 veces conseguir una cita previa.

En cuanto a los trámites para los cuales las personas encuestadas solicitaban la cita, el 60% eran por la toma de huellas y la expedición de la TIE y el 20% para recogerla. Además, una pequeña parte de la población encuestada, el 5%, requerían poder llevar a cabo trámites relacionados con el asilo, ya sea para hacer la solicitud o con relación a la documentación de protección internacional.

La solicitud de cita solo se puede hacer a través de la sede electrónica de Extranjería, un trámite que de entrada genera ya dificultades debido a la brecha digital presente en este colectivo y en toda la sociedad en general. Aun así, la gran mayoría de personas encuestadas, seis de cada diez, revelan que han intentado realizar el procedimiento en más de 50 ocasiones, y solo el 1% lo han conseguido a la primera.

En cuanto al resto, el 15% lo han tenido que intentar entre 11 y 30 veces, el 14% entre 31 y 50 veces, y el 8% entre dos y 10 veces. Las dificultades para acceder a la solicitud de cita han provocado que muchas personas hayan acudido a servicios de pago, ya sea a través de abogados (19%) o locutorios y gestores de citas (37%), según informa la ACN.

Así, el 64% de las personas declaran haber pagado por un trámite que, hecho a través de la sede electrónica, es gratuito, con unos gastos que en algunos casos han superado los 300 euros. El grupo más numeroso de personas que han pagado para la obtención de cita ha destinado importes de entre 51 y 100 euros (29,8%), y el 23,8% han destinado menos de 50 euros.

Consecuencias directas

La consecuencia directa de no conseguir la cita y, por lo tanto, de no poder hacer ningún trámite de extranjería es no poder regularizar la situación de estas personas o renovar permisos previamente concedidos, cosa que puede hacerles caer en la irregularidad sobrevenida. Las consecuencias de no disponer de la TIE son la imposibilidad de estas personas migradas o solicitantes de asilo de mantener una vida autónoma y estable, hace difícil o imposible el acceso al asilo, a un contrato de trabajo (cosa que también afecta a la persona o empresa que contrata), a un contrato de alquiler, a una cuenta bancaria, al reagrupamiento familiar, ayudas sociales o un ERTE, al carné de conducir, entre muchos otros, además de posibles situaciones de estrés y angustia por la incertidumbre provocada.

La situación podría agravarse a finales de diciembre, cuando finaliza la prórroga de los permisos de residencia y trabajo que vencían desde el momento en el que se decretó el primer estado de alarma.

El Consejo Municipal de Inmigración de Barcelona (CMIB) ha llevado a cabo entre el 10 y el 22 de noviembre una encuesta abierta para cuantificar la afectación de los retrasos continuados del servicio de atención y trámites de extranjería en las personas migradas en Barcelona. La encuesta, que ha estado disponible en la web Decidim.Barcelona en siete idiomas (inglés, árabe, castellano, catalán, francés, urdú y chino), ha contado con la participación de 1.208 personas, gracias a la difusión de participación de las entidades que forman parte del CMIB y de las diferentes comunidades de personas de origen migrante de la ciudad. La comunidad que más ha participado en la encuesta ha sido la de personas de origen chino, puesto que esta lengua ha sido la más utilizada para responderla, el 43,6%, seguida del castellano (30%), el catalán (14%), el urdú (6%), el inglés (5%), el francés (0,4%) y el árabe (0,3%).

stats