Sociedad 30/06/2021

La Fiscalía, contra el confinamiento de estudiantes en Mallorca

La Policía de Palma tuvo que actuar en el hotel donde están aislados porque subían alcohol con cubos atados con sábanas

Alba Tarragó / Elena Navarro
3 min
Estudiants confinados por los macrobrots de Mallorca en el hotel Palma Bellver.

PalmaEl fiscalJaime Guasp Ferrer ha enviado este martes un escrito al juzgado contencioso administrativo número 3 de Palma oponiéndose al confinamiento de los jóvenes peninsulares afectados por los macrobrotes de covid-19 originados en viajes de estudiantes que siguen en las Islas. Entre mañana y pasado mañana el juzgado se tendrá que pronunciar sobre la resolución del Govern Balear para frenar la oleada de contagios, pero la Fiscalía mantiene que las medidas "no resultan plenamente justificadas ni proporcionadas de acuerdo con la legislación vigente". Después de recibir el escrito del fiscal, el juzgado ha reclamado más información al ejecutivo de Francina Armengol, según fuentes del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares (TSJIB).

Los macrobrotes suman 1.281 positivos en jóvenes de ocho comunidades (1.128 de los cuales solo en Mallorca) y se han identificado cerca de 5.000 contactos estrechos. Uno de los estudiantes enfermos de covid-19 que participó en un viaje de estudios en Mallorca, de 18 años, está ingresado en la UCI de un hospital de Elche, según fuentes de la consejería de Sanidad del País Valenciano. A pesar de que el 90% de los jóvenes que participaron en los acontecimientos donde empezaron los brotes ya han vuelto a casa, el fiscal sostiene que los que siguen aislados en hoteles isleños solo lo están por haber participado en un "viaje de estudios". "Resulta extraño que no se hayan considerado sospechosos o contactos otros colectivos, como por ejemplo trabajadores de los establecimientos hoteleros de ocio o los otros clientes que disfrutaban de los hoteles o lugares de ocio que compartían con los estudiantes", añade.

El ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas acordaron el viernes que a todos los participantes en los viajes se los trataría como contactos estrechos y, por lo tanto, se tendrían que hacer una prueba de coronavirus –si es negativa, hay que repetirla entre 24 y 48 horas después– y pasar 10 días de cuarentena. Según el portavoz del Comité Balear de Gestión de Enfermedades Infecciosas, Javier Arranz, como los hoteles de muchos de los estudiantes que se quedaron en la isla "no tenían las condiciones para hacer bien el aislamiento", se los trasladó al hotel puente para que pasaran la cuarentena. No es un procedimiento nuevo en las Islas: hasta ahora se ha aplicado a cualquier turista afectado por un brote.

El escrito del fiscal Guasp se añade al conflicto entre algunos de los estudiantes aislados y sus padres, por un lado, y la administración de la isla, por el otro. Diferentes juzgados ya han denegado siete solicitudes de habeas corpus (un proceso judicial de protección contra las detenciones ilegales) que habían presentado padres de estudiantes confinados, pero fuentes del TSJIB confirman que este martes han recibido unas 200 más. De los jóvenes que participaron en viajes de estudios vinculados a los brotes, 13 siguen aislados en sus hoteles, 12 están ingresados en el Hospital de Son Espases con síntomas leves, y 249 más están en el hotel puente.

Alcohol y fiesta en el hotel

El hotel puente donde están los estudiantes aislados -y donde han grabado los vídeos que han hecho circular por las redes sociales quejándose de la cuarentena- es el Palma Bellver, un establecimiento de cuatro estrellas situado en el Passeig Marítim de la capital. La Policía Local de Palma ha hecho público que a las dos y media de esta madrugada ha tenido que enviar una patrulla por las "nombrosas quejas" de vecinos y clientes del hotel de al lado, por gritos, música a todo volumen y "actos vandálicos" como "el lanzamiento de varios objetos a la vía pública". Los policías lo han podido comprobar ellos mismos, cuando han llegado, y el personal de seguridad del hotel les ha explicado que desde un bar cercano les hacían llegar bebidas alcohólicas "mediante cubos atados a sábanas que eran izadas desde los balcones". A pesar de que los estudiantes no habían hecho caso al personal de seguridad del hotel cuando les ha reclamado que se pararan, según la Policía Local se han parado cuando los agentes se lo han requerido.

"Nadie quiere estar aislado, pero estamos en una crisis de salud pública y la cuarentena no la inventamos ayer, ya hace más de un año que la tenemos", ha afirmado Arranz este martes ante las acusaciones de "secuestro" contra el Govern Balear por parte de algunos estudiantes aislados y sus familias. "No por ir de vacaciones las medidas dejan de existir", ha añadido, y ha insistido en que los estudiantes "estan bien atendidos en un hotel de buen nivel y con las necesidades cubiertas". Este martes por la tarde se había convocado una concentración en apoyo a los jóvenes ante el Hotel Palma Bellver, pero no ha ido nadie.

stats