Derecho internacional
Sociedad 19/11/2021

La mayoría de los demandantes de asilo reciben la autorización: ¿quiénes son los pasajeros del Prat?

Cuatro claves sobre el grupo de palestinos que ha solicitado protección en una escala técnica en Barcelona

5 min
Un pasajero sale de la terminal 1 del Prat, con un policía vigilando afuera

MartorellUna cuarentena de pasajeros con pasaporte libanés de origen palestino de un vuelo chárter procedente de El Cairo llegó el pasado lunes al aeropuerto de El Prat en una escala técnica y pidió asilo. A estas alturas, ya solo quedan cuatro en las instalaciones, a la espera de poder hacer la entrevista que inicia los trámites, mientras que a los que se les ha aceptado a trámite ya son atendidos por los servicios de la Cruz Roja.

1.

¿Qué ha pasado en el aeropuerto de El Prat?

Un grupo de 39 personas procedentes de El Cairo y con destino a Bogotá y Quito han aprovechado una escala técnica en el aeropuerto de Barcelona para bajar del avión chárter y solicitar asilo internacional, una figura reconocida internacionalmente por la Convención de Ginebra de 1951 y que en España se regula en una ley del 2009 para proteger a las personas perseguidas en sus países por diferentes motivos (raza, religión, opinión, orientación sexual, nacionalidad).

En España se puede pedir asilo por diferentes vías, a pesar de que la mayoría se producen una vez el solicitante está dentro del territorio y en la frontera, como es el caso de El Prat. En 2019, el último año sin pandemia, se registraron 118.446 peticiones, más del doble que el anterior ejercicio, de las cuales el 91% corresponden a demandas hechas dentro de territorio.

Helena Martínez, abogada de oficio del Colegio de Abogados de Barcelona, explica que, después de un primer momento de colapso a principios de semana por la gran demanda inesperada de peticiones, se reforzó el personal encargado de hacer las entrevistas y a estas alturas solo quedan una decena de personas esperando que les llegue el turno para iniciar el trámite, que consiste en una entrevista para explicar sus motivos de asilo. El grupo que está pendiente de la entrevista son personas que viajaban solas, puesto que se ha dado prioridad a las personas más vulnerables, como las familias con niños o con personas mayores.

Todos los demandantes han estado en unas dependencias policiales y de acceso restringido que hay en la terminal T1 del aeropuerto, habilitadas con servicios básicos de camas, duchas y lavabos. En ningún caso han sido detenidos ni privados de libertad, puesto que no han cometido ninguna infracción legal y siempre han tenido la posibilidad de continuar su camino hacia los destinos finales de Colombia o Ecuador.

2.

¿Quiénes son los demandantes?

Son palestinos con pasaporte libanés que viven en campos de refugiados en las afueras de Beirut. En el Líbano viven medio millón de palestinos refugiados (el 10% del censo) en condiciones muy precarias, sin poder tener acceso a derechos y servicios básicos, lo cual les hace especialmente vulnerables y les obliga a sobrevivir con la ayuda de la UNRWA, la agencia de las Naciones Unidas para refugiados palestinos. Entre el grupo de El Prat hay menores de edad y una mujer de 90 años, que fue trasladada a un hospital para darle atención médica.

Helena Martínez, que ha dado asistencia a una familia con hijos de ocho, once y trece años, relata que han alegado que en el Líbano malviven en condiciones infrahumanas, que son víctimas de discriminaciones por razón de nacionalidad, religión (suníes en un país de mayoría chií) y que tienen vetado el ejercicio de hasta 39 profesiones. Según la abogada, sus representantes han explicado que la situación se ha complicado todavía más a raíz de la mortífera explosión en el puerto de Beirut, en agosto del 2020, porque las mafias y los grupos criminales han tomado el control de los campos de refugiados y amenazan y extorsionan a las familias.

Por ejemplo, esta familia –continúa la letrada– decidió marcharse del país, y para hacerlo tuvo que vender todas sus pertenencias. "Han tenido que hacer un enorme esfuerzo económico", dice Martínez. De Beirut, la familia pasó a Adís Abeba, la capital de Etiopía, para después viajar hacia Egipto y poder coger el vuelo chárter con escala en Barcelona. "Explican que no veían futuro, que en el Líbano los tratan como los parias de la sociedad".

3.

¿Cuál es el procedimiento que tienen que seguir?

La ley marca que, una vez los solicitantes han presentado su demanda en la frontera, la administración tiene cuatro días para responder si la admite o no. En el supuesto de que la respuesta sea negativa (que se deniegue la petición o ni sea admitida a trámite), los afectados son de vueltos a su país de origen. Pero en el caso de los del aeropuerto podrían continuar su camino hasta su destino original. Si la demanda se acepta o se admite a trámite, podrán salir de las instalaciones aeroportuarias y esperar dentro del territorio español la resolución final, que puede tardar meses.

En este caso, la tramitación de los expedientes se ha hecho cumpliendo todos los plazos y ahora la mayoría de los solicitantes ya se encuentran dentro del sistema de servicios sociales, como cualquier demandante de asilo, a la espera que se resuelva definitivamente su situación. Esto todavía podría durar meses o incluso más de un año, explica Anna Figueras, abogada de la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado (CCAR). España tiene una de las tasas más bajas de aceptación de asilo de la Unión Europea: 5% en los dos últimos años frente al 33% de la media comunitaria. La mayoría de demandantes admitidos son venezolanos.

De momento se ha admitido a trámite la demanda de 35 de los demandantes, que ahora son atendidos en un centro que la Cruz Roja tiene en El Prat de Llobregat, confirma la entidad, que es una a las que el gobierno español ha asignado la asistencia de servicios sociales para los solicitantes de protección, ofreciéndoles vivienda, comida o ropa. El resto, cuatro hombres que viajan solos, están a la espera del inicio de la entrevista para exponer sus casos y se prevé que tengan la misma repuesta afirmativa y puedan dejar en breve el aeropuerto.

Mientras esperan la resolución definitiva, en los próximos seis meses estos solicitantes no tendrán autorización para trabajar, pero sí que podrán acceder a cursos básicos de formación para conocer el idioma.

4.

¿Es un caso parecido al del aeropuerto de Palma?

Tanto Helena Martínez como Figueras coinciden al señalar que los demandantes que han llegado a El Prat lo han hecho siguiendo todos los procedimientos legales, mientras que los pasajeros que aterrizaron en Palma estaban organizados para simular una urgencia médica y aprovecharon el aterrizaje forzoso para huir corriendo .

En este contexto, Figueras lamenta que migrantes y demandantes de asilo se tengan que jugar la vida para huir de su país porque cada vez les quedan menos vías seguras y legales. Además, señala que las solicitudes en frontera son una vía habitual, sobre todo en el aeropuerto de Madrid, que era una puerta de entrada internacional muy utilizada por ciudadanos colombianos durante los años duros de la guerra.

stats