Incendios
Sociedad  /  Medio Ambiente 19/07/2022

Coches calcinados, jardines negros y casas arrasadas: el paso del incendio del Bages

“Da pena”, dicen los vecinos de la urbanización River Park, la más afectada, después de regresar a la zona

4 min
Una de las casas de la urbanización River Park que el incendio quemó.

BarcelonaUna casa completamente quemada y destrozada. El suelo está lleno de ladrillos, la pintura ha saltado de las paredes, que se mantienen levantadas, y los objetos que han resistido el paso del fuego ahora son negros. Es el interior de una de las viviendas que los medios han podido ver este mediodía en la urbanización River Park de El Pont de Vilomara. Es la zona habitada más afectada por la rápida aceleración del incendio que empezó el domingo en este municipio del Bages, que ha quemado 1.750 hectáreas y que pasó por encima de los inmuebles con llamas de más de 30 metros. Desde este lunes por la noche los vecinos han vuelto a su casa siempre que las llamas la hayan dejado en unas condiciones mínimas para vivir. No todo el mundo lo puede hacer: las imágenes muestran viviendas arrasadas por el fuego.

Interior de una de las viviendas afectadas.
El patio y la planta baja de una casa de River Park quemada por el fuego.
El nuevo paisaje de la urbanización River Park después del incendio.

Los afectados no solo han perdido su casa, sino también todo lo que tenían en ella, incluidos los coches aparcados en el garaje, en el patio o en la calle y que ahora están calcinados. El verde de los jardines y de los árboles que rodeaban las viviendas se ha convertido en negro. “Da pena verlo. Toda la vida trabajando para esto”, lamenta una de las vecinas, Emília, en declaraciones a la ACN, que ha recorrido la urbanización que se tragó el incendio. Según los Bomberos, el fuego quemó 47 casas de River Park: 19 de forma total y 28 de manera parcial –en algunas afectó los jardines y no entró en la vivienda–. Las llamas llegaron fuera del hogar de Emília, que se ha quedado sin las gallinas, las herramientas y el tractor que estaban en el patio.

“Desde la ventana tenía unas vistas fenomenales... No puedo hablar más porque me echo a llorar”, dice Maria, otra de las vecinas, cuando observa el nuevo paisaje, un bosque totalmente arrasado: el terreno es negro, como también los troncos de los árboles, y solo la parte más alta de las copas mantiene el color verde. No se ve el color original de las puertas metálicas y las vallas de las casas y una mecedora de jardín es de color de ceniza. Unas botellas de vidrio están amontonadas y ennegrecidas sin el contenedor que las guardaba y que el incendio ha fundido, y una señal de tráfico no conserva ni el rojo ni el blanco del límite de velocidad. A Eduardo el incendio se le ha llevado todo. “Toda la vida trabajando para ahora quedarme sin nada”, explica. El fuego quemó la casa entera y algunos animales que tenía, entre ponis, cabras, palomas y pavos.

Un balancín de color ceniza.
Botellas de vidrio de un contenedor quemado.
Una señal de tráfico sin sus colores característicos.

Los vecinos estaban nerviosos antes de pisar la urbanización porque no sabían si su casa habría resistido las llamas. Ahora, después de comprobarlo con sus propios ojos, la sensación es de "derrumbe". Gerardo es otro de los vecinos de River Park afectados: el incendio arrasó todo el jardín y la planta baja de su casa. Todavía no ha podido entrar en el piso de arriba porque no sabe si la estructura es segura. “Se ha salvado la casa porque tengo doble suelo y por eso el fuego no pudo subir”, dice la ACN, pero está indignado porque asegura que muchas parcelas no tenían la franja preventiva de seguridad.

Carreteras todavía restringidas

Cuando los Bomberos dieron por estabilizado el incendio del Bages y permitieron el regreso de los desalojados a los inmuebles, advirtieron que el acceso se restringía a los vecinos. Las carreteras continúan cortadas para los que no viven allí porque los servicios de emergencias trabajan en la extinción del fuego , que no está todavía en la fase de control y ha tenido reanudaciones. Los Mossos d'Esquadra controlan los vehículos que quieren acceder a la urbanización. Los técnicos de las compañías de servicios básicos también han podido entrar en River Park para intentar restablecer el suministro de electricidad y agua después del paso de las llamas. 188 clientes todavía no tienen luz.

El Ayuntamiento de El Pont de Vilomara i Rocafort ha anunciado que creará una oficina de atención a los afectados y que estudia la declaración de zona catastrófica. También busca la manera de ofrecer viviendas de emergencia a los vecinos que no pueden volver a su casa. En la última noche, 22 personas han dormido en el espacio polivalente de El Pont de Vilomara y cuatro personas vulnerables se han alojado en un hotel.

stats