Tercer Sector
Sociedad 03/06/2021

Casi la mitad de las empresas sociales prevén cerrar con pérdidas por el frenazo a raíz de la pandemia

El covid rompe un ciclo de creación de ocupación en fundaciones y entidades sin ánimo de lucro, que pierden el 10% de la plantilla

ARA
2 min
Dos ancianos a los pasillos de una residencia, en una imagen de archivo.

BarcelonaEl año en el que el Tercer Sector Social se ha configurado como un puntal en la atención de los más vulnerables ha sido a la vez el ejercicio más negativo de los últimos cinco años para las 1.200 empresas que forman parte de él, puesto que casi la mitad pronosticaba cerrar las cuentas con números rojos por la parada forzada de la actividad asistencial durante los meses de confinamiento y el sobrecoste por la compra de material de protección contra el coronavirus. Por primera vez en un lustro, se ha frenado la ocupación en las entidades sin ánimo de lucro que se reúnen bajo las siglas de la Confederación Empresarial del Tercer Sector, y el paro ha crecido en un 10%, según el anuario de la patronal.

El año pasado las empresas del sector tenían contratadas a 98.500 personas, hecho que supone un 10% menos que en 2019 y que muestra hasta qué punto el impacto de la pandemia ha afectado a su actividad. El cierre de centros, la reducción de usuarios por las restricciones impuestas o la suspensión de contratos de servicios se han cifrado en 593 millones de euros, y en abril un tercio de estas entidades -fundaciones, asociaciones y cooperativas- habían aplicado un ERTE a las plantillas, formadas en casi un 80% por mujeres.

Según el anuario de la Confederación, los sobrecostes por la compra de EPIs para el personal de residencias o de atención domiciliaria supuso desembolsar 46 millones de euros extras, que sumados a la parada de ingresos hace prever que el cierre definitivo del ejercicio de la pandemia dejará las cuentas de las empresas temblando, a pesar de que todavía falta calcular si la reactivación asistencial de después del verano ha podido equilibrar un poco los balances económicos.

En los meses de confinamiento más duro, un tercio de las plantillas continuaban con la atención presencial y, en menor medida (el 21%), pudieron hacer teletrabajo, mientras que un 14% se encontraban de baja laboral, un porcentaje que se ha más que doblado respecto al porcentaje de plantilla con incapacitación temporal de 2019.

La Confederación, como las entidades de la Mesa del Tercer Sector, que trabajan con personas vulnerables en Catalunya, son, en un 89%, pequeñas y medianas empresas sin ánimo de lucro, y ahora advierten de que, con la crisis sanitaria, sus cuentas están al límite. Así lo denuncia la organización empresarial que representa y agrupa a más de 1.200 empresas no mercantiles (asociaciones, cooperativas de iniciativa social y fundaciones) que prestan estos servicios de atención. "Somos entidades, pero también un sector económico que, además, está en la primera línea de esta crisis, atendiendo a personas", reivindica el presidente de la organización, Joan Segarra.

stats