'Consellera' de Igualdad y Feminismos
Sociedad 07/07/2021

Tània Verge: "¿Verdad que no te despiertas un día sintiéndote hombre o mujer y otro elefante o bolígrafo? Pues las personas trans también tienen clara su identidad"

8 min

Querría empezar con una reflexión sobre los recientes ataques de LGTBIfobia y sobre todo qué se puede hacer al respecto desde la conselleria de Igualdad.

— La LGTBIfobia puede acabar resultando en asesinatos y, de manera más cotidiana, en múltiples discriminaciones, como también pasa con el racismo, el antigitanismo, el capacitismo y, no hace falta ni decirlo, el machismo y las violencias machistas. Por lo tanto, se tiene que actuar en dos niveles. Por un lado, dando una respuesta por la vía administrativa con sanciones administrativas o penales para empresas o para particulares que han ocasionado alguna discriminación y, por el otro, atendiendo también a las cuestiones de tipo estructurales. Lo que necesitamos es una transformación de fondo para socavar las bases de los prejuicios, de las desigualdades que sostienen y reproducen discriminaciones y violencias.

¿Esto quiere decir educación?

— Esto quiere decir educación pero no solo en el sistema educativo. Quiere decir sensibilización, coresponsabilización también en el conjunto de la población de las conductas más cotidianas que naturalizamos que no tienen que ser toleradas. Tenemos una responsabilidad cuando presenciamos estas discriminaciones en todos los espacios de no legitimarlas con nuestro silencio o con nuestra risa cuando se hacen ciertas bromas o ciertos sarcasmos. No hay libertad individual ni colectiva si persisten estas desigualdades y estas discriminaciones.

Estos episodios de violencia que estamos viendo últimamente, ¿a qué responden? ¿A que la extrema derecha está envalentonada?

— De entrada responden a factores estructurales, la LGTBIfobia es sistémica, como lo es el machismo o el racismo. Hemos construido unas desigualdades en las que las relaciones de poder y las desigualdades son muy fuertes a todos los niveles y, por lo tanto, encontramos estas violencias de menos o más intensidad de manera cotidiana. Pero, por otro lado, también coincide en el tiempo este incremento de la extrema derecha, generadora de delitos de odio porque legitima la exclusión y la discriminación.

¿Que haya una conselleria de Igualdad es idea suya o usted se lo encontró hecho?

— Es una apuesta que tiene como objetivo ubicar las políticas de igualdad en el centro de la acción pública. Esto no significa que solo una sola conselleria tenga que ejecutar estas políticas, pero sí tiene que haber una conselleria dentro del gobierno que se ocupe del liderazgo de estas políticas, que se ocupe también de acompañar al resto de conselleries. Hay un principio básico de las políticas de igualdad que es la transversalidad, que significa que en cada una de las actuaciones públicas hay que tener en cuenta la perspectiva de género, es decir, cómo una política o un programa puede afectar de manera diferente a las mujeres y a los hombres. Y, además, en un paraguas más grande llevamos políticas de igualdades. Decimos igualdades en plural porque lo que venimos a combatir son múltiples desigualdades. Estamos hablando también de perspectiva LGTBI, perspectiva de la diversidad para combatir también estas otras discriminaciones como son el racismo, la xenofobia, la islamofobia, el capacitismo o el edadismo.

Idealmente, ¿qué querría conseguir en esta legislatura que ahora empieza?

— Una de las cosas que hemos dicho es que desplegaremos con su máxima potencia las leyes de igualdad. Desde el movimiento feminista, y como también pasa con la ley de derechos LGTBI u otros, a menudo se tiene la percepción de que las leyes de igualdad parecen recomendaciones porque cuesta implementarlas. Pues tenemos que tener la garantía de implementación de las leyes de igualdad, que son también transversales. Esta es la idea: que las políticas de igualdad dejen de percibirse como una política sectorial y una recomendación.

¿Qué porcentaje del presupuesto del año que viene le parece irrenunciable para su conselleria?

— Esta es una cifra que no estoy en condiciones de dar por ahora porque estamos haciendo el cálculo de todos los servicios. Pero las políticas de igualdad de un gobierno no pasan solo por lo que ejecute una sola conselleria.

Pero, claro, una conselleria de nueva creación que puede promulgar leyes que son vistas a veces como recomendaciones, si no tiene dinero, corre el riesgo de seguir siendo, y esto supongo que no lo querría por la idea misma que defiende, una conselleria maría.

— A mí no me preocupa que no tengamos dinero.

Creo que es la primera política a la que le oigo decir una cosa como esta.

— Déjemelo decir de otro modo. Hay una promesa en campaña electoral de creación de una conselleria y hay una apuesta del president por la transformación feminista. Salimos con una estructura de secretarías sectoriales y de direcciones generales que es potente y, por lo tanto, no creo que se pueda decir que haya sido una promesa vacía. Sería iluso decir que no me preocupa el dinero. Lo que quería decir es que hasta hoy hay coherencia entre la proyección en discurso con los hechos que van dando concreción a ese discurso.

¿Hay buena disposición en Economía?

— Hay buena disposición y también tenemos que ver el presupuesto de manera longitudinal, del primer año y el de años posteriores. Por lo que decía, la propia creación de la conselleria hará que la estructura completa de la conselleria quizás no esté toda creada el primer año. Estamos desplegando leyes nuevas, la ley 19/2020 de igualdad de trato y no discriminación incluye la creación de una serie de organismos y de estructuras que tienen unos meses de tramitación porque hay un decreto por el medio, por ejemplo. Por lo tanto, si los presupuestos se aprobaran antes de este decreto, hay cosas que quizás quedarían dotadas en un siguiente ejercicio presupuestario.

El Día del Orgullo apareció una campaña de la Generalitat con lenguaje inclusivo. ¿Qué sentido tiene usar este lenguaje y hasta qué punto está determinada a usarlo en todo o por todo?

— El lema de la campaña era “A viejos prejuicios, nuevas victorias” utilizando un giro sarcástico de frases, de comentarios, de preguntas que las personas LGTBI se encuentran de manera muy habitual en su casa, en el trabajo, con amistades... Esta sensación continua de tener que dar explicaciones por ser quien se es o por vestirse... o por tener una determinada expresión de género o por tener una determinada orientación sexual. Se utilizaba el totis, la i, que es como las personas no binarias utilizan el género inclusivo en catalán. Por lo tanto, aquí hay dos cuestiones: nosotros no nos inventamos nada sino que recogemos el uso de la lengua en sentido inclusivo que ya está vivo en la calle, y desconocer esta realidad no quiere decir que sea invención de una consellera. Esta i, que también para algunas personas fue de indignación, nosotros decimos que es una i de inclusión, es una i de igualdad, de luchar contra la injusticia que suponen estas discriminaciones.

¿Pero usted sugerirá por ejemplo que el president de la Generalitat use esta terminología en sus discursos?

— Esto de entrada no es una sugerencia o no está al servicio del orden del día. Más que nada lo que diríamos es que nos permitiremos utilizar la lengua de una determinada manera cuando esto quiera dar un mensaje político. Si un criterio fuera que no se pueden usar palabras que no están recogidas en el diccionario, pues tendríamos paradojas importantes como por ejemplo que feminicidio es una palabra que no recoge el diccionario del Institut d'Estudis Catalans, una palabra que está recogida en resoluciones, declaraciones de las Naciones Unidas, del Consejo de Europa. Entendemos que hay veces que una determinada utilización también es un posicionamiento político de apoyo a unas determinadas reivindicaciones.

¿Qué plan hay para acabar con los asesinatos machistas?

— No acabaremos con las violencias machistas si no hacemos trabajo de prevención. Y hay que hacerlo de manera específica con los hombres en el marco de las relaciones de poder, porque nos encontramos en el ámbito familiar, laboral, educativo, digital, obstétrico o de la política. Se tienen que dedicar más recursos, y se tiene que hacer también una formación especializada en el conjunto de cuerpos de la administración, desde la seguridad a la justicia, para que den respuesta rápida y eviten la revictimización.

La 'consellera' Verge en un banco de la Gran Via de Barcelona.

¿Cómo ve el anteproyecto de la ley trans?

— Nos hacemos nuestros las reivindicaciones de los colectivos LGTBI y en especial de las personas de los colectivos trans y de personas no binarias. El paradigma que nosotros creemos que tendría que tener esta ley es el respecto a los derechos humanos sin tutelas. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos y también tribunales españoles han reconocido que la libre determinación de género es un derecho humano. Por lo tanto, si lo es, y la Organización Mundial de la Salud ya había despatologizado el hecho trans, ¿por qué hace falta una aportación de testigo? Como pasa en el caso de la interrupción libre del embarazo, que tienes que ir un día y después te lo tienes que pensar durante tres días y vuelves, son tutelas sobre derechos fundamentales que entendemos que no tendrían que tener cabida. La ley pone más trabas a esta autodeterminación de género a personas migradas o refugiadas, porque tendrán que ir a pedir información a sus países en un contexto en el que puede haberse perdido, o no existe, o podrían poner en riesgo su vida si lo solicitan, y no recoge la realidad de las personas no binarias.

¿Le ha sorprendido la oposición de la vicepresidenta Carmen Calvo, del PSOE, e incluso de muchos grupos feministas, algunos dentro del PSOE pero algunos fuera del partido, en el sentido de considerar que esta ley podría romper el blindaje que tenían las mujeres en las leyes que ya se habían conseguido de igualdad?

— La verdad es que sí cuesta mucho de entender. El convenio internacional de referencia, que España ratificó, incorpora a las mujeres trans e incluso a las violencias que se producen por razón de la identidad de género y de la orientación sexual como parte de la violencia de género que los estados tienen la obligación de garantizar y de proteger. Por lo tanto, los estados tienen la obligación de adaptar a su marco constitucional los tratados que firman. Catalunya ya tiene un marco normativo transinclusivo, por lo tanto, aquí es un debate que viene un poco forzado.

El problema es que una cosa es el marco y la otra la práctica. La vicepresidenta socialista dice cuidado, que por la puerta de la autodeterminación del género no venga alguien que es hombre a decir ahora soy mujer y esto haga que pueda disfrutar de los beneficios de las leyes que hemos conseguido hasta ahora de protección de las mujeres.

— Es muy difícil decir que las mujeres disfrutamos de beneficios porque precisamente para eso estas leyes, para atacar o para compensar desigualdades. Es igual esto que cuando se dice que la identidad de género se presenta como un sentimiento y parece que un día te despiertas sintiéndote hombre o mujer y el otro, no lo sé, elefante o bolígrafo. ¿Le pasa a usted? Porque a mí no me ha pasado nunca. Como a mí no me ha pasado nunca y seguramente a usted tampoco, usted tiene clara cuál es su identidad de género. Como también la tienen las personas trans. Por lo tanto, estos argumentos se parecen demasiado a los argumentos transfóbicos que utiliza la extrema derecha. Y todos estos aprovechamientos de la ley, que serían un fraude de ley, ya estaban previstos en cualquier ley. Y no es España el primer país en reconocer la libre autodeterminación de género si lo acaba haciendo finalmente.

¿A qué edad una persona tendría que poder autodeterminarse sin presencia de los padres por ejemplo o sin que un juez lo autorice?

— Nos hacemos nuestras las reivindicaciones del colectivo trans. Y hay una cuestión que a menudo también se mezcla en este debate, en el que se acusa de querer hormonar. Precisamente el enfoque de los colectivos trans es hacia una aceptación de los diferentes cuerpos en los diferentes procesos que pueda implicar hacer una transición de género. Es la sociedad la que acaba exigiendo que una persona que hace el tránsito se tenga que parecer a lo que esperamos que es una mujer o que es un hombre; por lo tanto, el trabajo que se tiene que hacer va más allá también, no es solo el hecho de poner una edad o con qué acompañamiento, es que también las administraciones públicas, con trabajo conjunto con las entidades y los medios de comunicación, entiendan que todos los cuerpos y todas las maneras de expresión de género son normales, son tan normales como personas hay en esta sociedad.

stats