Sucesos
Sociedad 27/02/2021

Un nuevo testigo sitúa el principal sospechoso del asesinato de Helena Jubany en el lugar del crimen

La familia de la bibliotecaria sostiene que coge fuerza la acusación contra el hombre

ARA
2 min
L'advocat de la familia Jubany, Benet Salellas, a la salida de los juzgados junto al hermano de Helena Jubany, Joan Jubany

BarcelonaLa familia de Helena Jubany considera que las nuevas declaraciones del testigo hechas este viernes al juez arrecian la tesis que apunta al principal investigado por el crimen de la chica mataronina, el diciembre de 2001 en Sabadell. Según ha explicado el abogado de la familia, Benet Salellas, los relatos de los testigo situaban a Santi Laiglesia en el edificio donde encontraron muerta a la bibliotecaria. Concretamente, han declarado un vecino del inmueble, el administrador de la finca y la hermana pequeña de Montserrat Careta, pareja de Laiglesia y que se suicidó mientras estaba en prisión provisional por un caso que, cuando estaba a punto de archivarse definitivamente, ha cogido un nuevo impulso gracias a los nuevos datos, informa el ACN.

A pesar de que inicialmente se habían citado a declarar cinco personas, dos no han podido comparecer porque están en situación de cuarentena por covid. El primero en hacerlo ha sido un vecino del domicilio de la calle Calvet de Estrella, donde se produjo la muerte de Jubany, que atendió las cámaras de un programa de televisión de la época pero que hoy no recordaba detalles de los hechos. En cambio, el administrador de la finca confirmó que Laiglesia vivía ahí desde otoño de 2001, cuando Careta le pidió que le incluyera en el contrato de alquiler, un apunte que contradice la versión del principal sospechoso, que ha mantenido que no residía ahí.

Salellas ha explicado que el testigo de la hermana pequeña de Montserrat Careta ha servido para confirmar que la de la pareja era una relación "tóxica", en la que él habría obligado a su compañera a someterse a un tratamiento psicológico, según Salellas. "Son testigos que refuerzan un elemento que nosotros hemos puesto encima la mesa, que confirman la ubicación del principal investigado en el lugar y el momento del crimen", ha apuntado el abogado.

A pesar de que la familia Jubany, que se presenta como acusación particular, había pedido que fueran los Mossos los que asumieran la reanudación de las investigaciones por el asesinato, finalmente será la Policía Nacional la que se hará cargo de éstas.

Un misterio de veinte años

Helena Jubany murió el 2 de diciembre de 2001 de madrugada después de haber estado dos días desaparecida. Su cuerpo fue lanzado desde una azotea, completamente desnudo y lleno de quemaduras, en un inmueble de Sabadell. Su muerte está rodeada de muchos misterios. Tres meses antes del crimen, por ejemplo, la chica, de 27 años, recibió dos anónimos acompañados de bebidas adulteradas con somníferos.

Los principales sospechosos fueron amigos de Jubany del entorno de la Unión Excursionista de Sabadell, de la que la chica era socia. Además, en el edificio donde se encontró el cuerpo estaba el domicilio de dos de los principales sospechosos, Montserrat Careta y Santi Laiglesia. Careta llegó a entrar en prisión provisional como posible autora del homicidio, pero se acabó suicidando en la celda.

También entró en la prisión Ana Echaguivel, como cómplice de asesinato, pero la acabaron poniendo en libertad. El juez concluyó que no había bastante indicios para imputarle el homicidio. También quedó libre de responsabilidades Santi Laiglesia. A pesar de que se le investigó, nunca llegó a ser detenido por los hechos.

stats