Sociedad 18/01/2021

Illa abre la puerta a ampliar el horario del toque de queda a las 20 h

El ministro de Sanidad defiende que la decisión se tiene que tomar entre todas las comunidades

Núria Rius Montaner
3 min
El ministre de Sanitat, Salvador Illa, en una imatge d'arxiu.

MadridEl lío jurídico alrededor de las restricciones sanitarias que han aprobado las comunidades para afrontar la pandemia ha sido una constante. El último pulso tiene que ver con los horarios del toque de queda que recoge el estado de alarma vigente y que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha abierto la puerta a modificar por primera vez, si todas las comunidades así lo deciden en la reunión interterritorial de este miércoles. "No le anticiparé la decisión. Escucharemos y evaluaremos si la medida es correcta", ha dicho Illa en una entrevista este lunes en La Sexta.

El nuevo pulso entre gobierno español y comunidades se ha originado después de que Castilla y León haya aprobado ampliar el toque de queda a partir de las 20 h cuando el estado de alarma actual solo permite activarlo a partir de las 22 h. Es por eso que el gobierno español ha presentado este lunes un recurso ante el Tribunal Supremo (que estudiará mañana martes) para que suspenda cautelarmente la decisión. "Todo lo que afecte a los derechos fundamentales tiene que tener herramientas jurídicas y la decisión [de Castilla y León] no está amparada por el actual estado de alarma. Veremos qué determinan las autoridades", ha reiterado Illa defendiendo el recurso. Ha añadido que "no se trata de aprobar muchas medidas, sino de dar cumplimiento efectivo a las medidas vigentes".

La decisión del ejecutivo español de recurrir la medida de Castilla y León no ha estado exenta de críticas por parte de las otras comunidades. No solo de la región afectada, sino también de Madrid. La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha criticado la "interferencia" del gobierno español ante los planes de las comunidades para frenar los contagios. "Si no hacen nada, que no molesten", ha espetado Ayuso.

La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, ha apuntado que todo lo que sean más herramientas jurídicas para poder hacer frente a los contagios y desplegar restricciones es bienvenido. "Lo que nos parece increíble es que el gobierno español presente un recurso por una decisión que el gobierno de Castilla y León consideraba que necesitaban para gestionar la pandemia y, a la vez, lo quiera llevar el miércoles al consejo", ha dicho Vergés.

A pesar de que la tercera oleada está dejando unas cifras mucho más críticas que la segunda, Illa ha mantenido que las comunidades todavía tienen margen para aprobar más medidas en función de la situación epidemiológica y ha insistido en que "hay que darse un tiempo para ver el resultado que tienen". Aun así, el ministro ha reconocido que le preocupa la situación en los hospitales –en Catalunya, por ejemplo, los hospitales rozan el pico de la segunda oleada con 2.809 ingresados por covid–, sobre todo por la ocupación de las camas de las unidades de cuidados intensivos. Ahora bien, ha apuntado: "No creo que se llegue a colapsar, la situación es complicada, hemos elaborado planes de contingencia", ha dicho, una afirmación que dista de la preocupación en los hospitales.

Acelerar la vacunación

Sobre la estrategia de vacunación, Illa ha reconocido que "el cuello de botella" actual en el proceso de vacunación no es la capacidad del sistema de administrar la vacuna sino el número de dosis que están llegando. Ha puesto como ejemplo los problemas de distribución de Pfizer, que este lunes solo ha enviado el 56% de las dosis acordadas. En total, España ha recibido 205.727 dosis que serán repartidas de manera equitativa entre las comunidades, según ha dicho el ministerio. Fruto de la disminución de las vacunas disponibles, sin embargo, el Estado no solo ha repartido las vacunas teniendo en cuenta los criterios poblacionales sino "asegurando que todas puedan administrar la segunda dosis de la vacuna a aquellas personas que les toque". Por eso, Catalunya recibirá 30.000 vacunas de Pfizer, la mitad de las previstas.

Más restricciones

La lista de comunidades que amplían las restricciones sigue creciendo. La última región en anunciar medidas más drásticas ha sido Castilla-La Mancha, que ante el repunte de contagios ha avanzado el toque de queda a las 10 de la noche, también ha decretado el cierre de bares y restaurantes, tanto en el interior como el exterior, y el confinamiento municipal, de forma que la población no podrá entrar y salir sin una causa justificada. Además, también ha cerrado los espacios culturales, como por ejemplo teatros y cines, y ha ordenado suspender las visitas a las residencias. Andalucía también confinará a partir de mañana martes todas las capitales de provincia excepto Sevilla y Jaén.

stats