Sociedad  /  Sucesos 20/05/2022

El aviso de un 'youtuber' permite detener en Barcelona a un pederasta condenado

Los Mossos arrestan a Lluís Gros, con una pena de 23 años de prisión por abuso de menores

3 min
Lluís Gros Martí durante el juicio a la Audiencia  de Barcelona el septiembre del 2019.

BarcelonaHace siete meses, Lluís Gros Martí quedó con el youtuber Carles Tamayo porque quería que le hiciera un documental sobre su vida. Gros tenía una sentencia desde septiembre de 2019 de la Audiencia de Barcelona que lo condenaba a 23 años y ocho meses de prisión por haber abusado sexualmente de varios menores de edad entre 2007 y 2011, cuando trabajaba de gerente de un cine del Masnou. En el juicio, y durante todo este tiempo de rodaje, el pederasta siempre ha negado los abusos a pesar de que en octubre del año pasado el Tribunal Supremo confirmó la sentencia, que pasó a ser firme. Gros y Tamayo habían avanzado en la grabación del documental y esta mañana habían acordado que harían la última escena, que ha acabado con la detención del pederasta.

Tamayo, en una conversación al ARA, explica que desde hacía pocos días sabía que se había ejecutado la condena: es decir, se había ordenado la busca y captura de Gros para cumplir con la sentencia e ingresar en prisión. Desde que se había emitido este llamamiento para encontrarlo, Gros se había marchado a Tarragona, explica Tamayo, que desde entonces solo había conseguido hablar por teléfono. Al final había convencido al hombre, que ahora tiene 76 años, para verse en Barcelona, donde Gros tenía una visita médica, y grabar la secuencia final. Cuando se han encontrado, el youtuber le ha planteado dos posibilidades para cerrar el documental: reconocer los abusos y pedir perdón a las víctimas o convertirse en un fugitivo. Según Tamayo, el hombre ha vuelto a negarlo todo y ha entrado en el hospital, y el youtuber lo ha advertido que llamaría a la policía.

Dicho y hecho. Tamayo ha avisado a los Mossos a las 10.29 h de esta mañana, pero la primera respuesta que ha recibido de la policía ha sido que no tenían ninguna orden de detención contra el pederasta. El youtuber ha insistido, también con la intervención de una abogada, y dos patrullas de los Mossos se han presentado ante el hospital, en el barrio de Vallcarca de Barcelona, pero los agentes reiteraban que no podían hacer nada hasta que encontraran el documento oficial de busca y captura de Gros. Finalmente, hacia las 12.00 h del mediodía, los Mossos han arrestado al hombre, que en esta hora y media no había salido del centro médico. Tal como se puede ver en las imágenes que ha grabado el propio Tamayo, el detenido se ha opuesto a la actuación policial, ha manifestado que estaba enfermo y ha insultado al youtuber.

Las imágenes grabadas por Tamayo

Tamayo asegura que el pederasta le había explicado que tenía un plan de fuga a Marruecos o a Brasil y que antes ya había viajado varios veces a Marruecos, donde preveía llegar en coche.

Trabajo, dinero y entradas

La Audiencia de Barcelona condenó a Gros a más de 23 años de prisión por tres delitos de abusos sexuales con penetración y dos de prostitución y corrupción de menores, y a pagar una multa de 8.400 euros y una indemnización de 46.500 euros a las víctimas, que tenían entre 13 y 17 años cuando lo sufrieron. El pederasta contactaba con los menores ofreciéndoles trabajo como repartidores de publicidad del cine y aprovechaba la relación para cometer los abusos. También les proponía pagarles más dinero o les daba entradas para el cine si mantenían relaciones sexuales. Las declaraciones de las víctimas y las pruebas encontradas en su domicilio y en la sala del cine, como por ejemplo muestras de ADN, demostraron su culpabilidad, según la sentencia.

Tamayo explica que conoce a Gros desde pequeño del Masnou y, a pesar de que le había perdido la pista, hace más de un año y medio el hombre empezó a llamarlo porque quería que le hiciera una entrevista. El pederasta pretendía que investigara su caso y esto ha derivado en el documental que el youtuber ha grabado los últimos meses, en el que ha podido comprobar que Gros no muestra ningún tipo de arrepentimiento por las víctimas. Tamayo ahora busca financiación o una plataforma para acabar la producción y también hace un llamamiento para encontrar más afectados del pederasta. Para Tamayo, este caso evidencia “la impunidad” de los abusadores sexuales desde que los denuncian –la primera denuncia que se puso contra Gordo fue en 2011– hasta que entran en prisión.

Investigación

Si conoces alguna historia, la puedes hacer llegar al equipo de investigación del diario aquí.

stats