Sucesos
Sociedad  /  Sucesos 07/07/2022

Resuelto el crimen de Gelida: un triángulo amoroso con menores implicados

Los Mossos detienen a la pareja de la víctima, que estaba compinchada con tres hermanos, después de 14 meses de investigación

3 min
Un coche patrulla de los Mossos en una imagen de archivo.

BarcelonaFue un fin de semana negro porque en tres días se cometieron tres crímenes en Catalunya: el primero en Terrassa, el segundo en Gelida y el tercero en Rubí. Al cabo de poco se detuvo a los presuntos autores de cada caso, pero uno no había quedado cerrado. El asesinato de un chico de 23 años en Gelida, en el Alt Penedès, el 10 de abril del año pasado parecía que implicaba a dos menores hermanastros, arrestados por los Mossos d'Esquadra dos días después del crimen, que había pasado en la calle, cerca de una riera. Pero el comportamiento de la pareja del chico al que habían matado extrañó a la policía, que veía poca predisposición por parte de aquella chica, de 22 años, a ayudar. Ahora, fruto de 14 meses de investigación, la han detenido para participar en el asesinato, que había acordado y que también implica un tercer hermano de los dos menores arrestados. Detrás había un triángulo amoroso.

Los Mossos recibieron el aviso del crimen de Gelida a las seis y media de la noche. Cuando llegaron no pudieron salvarle la vida al chico, que tenía varias heridas de arma blanca, y su pareja explicó a la policía que se habían encontrado a dos desconocidos. Aquella tarde habían salido del domicilio donde vivían y cuando se dirigían a las afueras del municipio, a la altura del puente de la riera, habían coincidido con los desconocidos. Les pidieron que los acompañaran a la riera y allá tuvo lugar el asesinato, según declaró entonces la chica como testigo. Los Mossos pudieron identificar a los dos desconocidos y a los dos días los detuvieron y también registraron su domicilio. En el interior de la vivienda había armas blancas y prendas de ropa entre las cuales localizaron muestras de ADN de la víctima.

Todo hacía pensar que ya podían dar el crimen por resuelto, pero los investigadores empezaron a sospechar de la pareja de la víctima. Los Mossos detectaban una “persistente” falta de colaboración de la chica y estudiaron las comunicaciones que habían mantenido los dos menores detenidos, el muerto, su pareja y un tercer hermano de los arrestados. Los agentes también revisaron los perfiles de los implicados y su entorno en las redes sociales. Después de analizar todo el material, en una investigación que duró 14 meses, la policía encontró indicios para atribuirle a la chica y al hermano de los dos detenidos, también menor, la coautoría del asesinato. Los Mossos arrestaron el 16 de junio a la chica, que, una vez pasó a disposición judicial, ingresó en prisión, mientras que el hermano de los detenidos declaró en la Fiscalía de Menores como investigado.

La motivación escondida

Pero ¿cuál fue el móvil del crimen? En todo este tiempo de investigación, la policía ha llegado a la conclusión de que la motivación escondida es que la chica tenía una relación con el hermano de los dos arrestados y que la pareja los convenció para que agredieran a la víctima. A pesar de que los Mossos mantienen que los dos primeros detenidos son los autores materiales del asesinato, también han asegurado que los indicios “refuerzan” la teoría de que la pareja del chico muerto y el hermano colaboraron “con diferente grado de implicación y de manera conjunta”. Según los investigadores, “se valieron de la superioridad numérica y se ensañaron” para cometer el crimen con el uso de armas blancas.

De momento la policía no concreta qué delito se atribuye a la chica y al hermano. Dependerá del rol que se pueda demostrar. En cuanto a los dos primeros detenidos, cuando se los arrestó se ordenó el ingreso en un centro de menores de régimen cerrado.

stats