Sociedad 09/09/2021

Xavier Novell pide trabajo en cooperativas y entidades

El hasta hace poco máximo responsable de la diócesis de Solsona quería "evangelizar" a los jóvenes de Mollerussa a través del movimiento 'escolta'

Josep A. Pérez
3 min
El obispo de Solsona, Xavier Novell, en un acto religioso hecho el marzo de 2020.

MollerussaLos once años de obispo en Solsona garantizaron a Xavier Novell una estrecha relación con el tejido social y empresarial de las comarcas de Ponent y con las administraciones locales por asuntos de patrimonio. Quizás estos lazos con el territorio son los que explican que ahora Novell, ingeniero técnico agrícola de formación, haya llamado a varias puertas en el Pla d'Urgell para reorientar su futuro laboral cuando la sorpresa por su repentina renuncia al obispado todavía está lejos de apagarse. Ha mantenido contactos con la Cooperativa d'Ivars y alguna otra entidad social de la zona. A pesar de que inicialmente una fuente cercana indicó que se trataba del Grup Alba, desde la entidad lo han desmentido hoy por la mañana en un tuit añadiendo, sin embargo, que no sería extraño que lo hubiera hecho porque cuentan "con un servicio de inserción laboral abierto a todo el mundo".

La decisión de Novell de abandonar el obispado ha generado todo tipo de reacciones entre quienes fueron sus feligreses. Antes de erigirse en el obispo más joven del Estado, a Novell lo precedía una trayectoria en las comarcas de Ponent, donde la opinión sobre el cura, cuando menos al principio, se dividía entre los que lo creían un reformista por su juventud y manera de ser y los que aseguran que entonces ya le veían el talante conservador y un poco autócrata, a pesar de la imagen de proximidad que desprendía.

La parroquia de Sant Jaume de Mollerussa fue su primer destino pastoral, en 1997, y ahí ejerció hasta 2001. En la capital del Pla d'Urgell recibieron al nuevo cura como un representante de las nuevas generaciones de la Iglesia, explican miembros de la parroquia. Pero transcurridos los cuatro primeros años, añaden, Novell entusiasmó a los más conservadores y se convirtió en una decepción para los más reformistas. Con la noticia de su salida del obispado, los feligreses de Mollerussa que depositaron la confianza en él también se sienten decepcionados por quien consideraban una persona joven y con una "gran fe". Fuentes consultadas por el ARA opinan que el obispo "se equivocó" y que "alguna cosa le pasaba".

Los vecinos de Mollerussa más jóvenes aseguran que Novell era “un cura joven pero con talante de viejo”. Entre los más decepcionados están los miembros de el agrupamiento escolta de Mollerussa, que mantuvieron una cruzada con el obispo, que pretendió que los escoltes se convirtieran en “evangelizadores” de los jóvenes. De este modo se podían ahorrar las catequesis para la primera comunión, explican responsables del agrupamiento.

De hecho, la relación entre Novell y los escoltes no acabó bien. Después de tener su sede en los bajos de la parroquia, el cura no les renovó el convenio porque no aceptaron sus postulados, discutidos en largas reuniones en Solsona. “No se podía hablar con él, daba signos de despotismo”, aseguran las mismas fuentes.

Perplejidad en la diócesis

Novell presentó su renuncia el 23 de agosto y fue aceptada inmediatamente por el papa Francisco. Desde ese día no se sabe dónde está y no ha dado ninguna explicación. Ni siquiera se despidió de sus sacerdotes diocesanos, que se muestran todavía perplejos por la decisión y los motivos para tomarla, que han aparecido en los medios de comunicación. La razón de su adiós  repentino podría ser que mantiene una relación con una mujer, un hecho contrario al voto de castidad al que la Iglesia obliga a sus curas.

"Seguimos a oscuras, no sabemos nada, pero tarde o temprano se sabrá todo", han explicado algunos de los rectores consultados por Efe, que, prudentes, siguen de cerca todo lo que está surgiendo sobre el caso. El decano de la catedral de Solsona, Lluís Grifell, que mantenía un trato estrecho con Novell, recuerda en declaraciones a Efe que lo notó "despistado" y rememora que quizás "en alguna misa se le había olvidado algo", pero añade que lo atribuyó al hecho de que "tenía muchas preocupaciones" y no le dio importancia.

Sobre el carácter del obispo de Solsona, Grifell lo tilda de peculiar y reconoce que hay sectores a los que les puede doler más lo que ha pasado, mientras que otros, incluso, "pueden alegrarse". "Novell tenía unos posicionamientos muy radicales y no compartidos por todos", añade el decano catedralicio. "Ha pasado algo muy raro, no creo que se acomode a otro estilo de vida, tengo la sensación de que sufrirá mucho", concluye Grifell.

stats