Cultura 19/03/2021

Los anteriores directores del Institut del Teatre: "No teníamos constancia de ello"

Piden una revisión a fondo y lamentan que los hechos manchen la imagen de la institución

2 min
Los estudiantes del IT durante las protestas del mes de febrero

BarcelonaNi quejas formales, ni informales. Los responsables de la dirección del Institut del Teatre (IT) de los últimos treinta años aseguran que no tenían constancia de situaciones de acoso ni de abuso de poder en las aulas hasta que el ARA destapó los casos. Entre 1988 y 2021, el IT ha tenido cinco directores: Jordi Coca (de 1988 a 1992), Pau Monterde (de 1992 a 2002), Josep Montanyés (2002, que murió aquel mismo año), Jordi Font (de 2002 a 2014) y Magda Puyo (de 2016 a 2021).

“Nunca hubo denuncias, ni siquiera información de los delegados de los alumnos. Ya no me refiero a información formal, tampoco rumores ni confidencias”, afirma Jordi Font. Una posible explicación, apunta, puede ser que él no era profesor, sino “gestor”, y por eso podía quedar al margen de según qué situaciones: “No puedo hablar del ambiente en los pasillos ni en el claustro”. Aún así, cree que “antes de que se publicara el reportaje, si hubiera trascendido algo”, le “habría llegado”. Font tuvo una “sensación absoluta de agobio” cuando leyó la noticia. “Que la institución no hubiera tenido capacidad para detectarlo produce una sensación jodida”, lamenta el ex director .

Su predecesor, Pau Monterde, afirma que “en ningún momento” tuvo constancia de ello ni le llegó ninguna queja “ni formal ni informal, ni de alumnas ni de profesores”. Lo mismo dice Jordi Coca, que además de dirigir el IT también ha sido profesor durante 42 años, desde 1970. “Es posible que se produjeran estas situaciones, pero nunca he tenido constancia de ello”, recalca Coca, que insiste que estos problemas “no se pueden presentar como un hecho singular relacionado con los artistas”. Coca subraya que vincular el acoso y el abuso de poder únicamente con las artes escénicas “es un planteamiento falaz, porque pasa en todas partes, la sociedad es la misma y no enferma por sectores”.

Docentes retirados de las clases

Tanto Coca como Font explican que, durante las respectivas etapas como directores, se encontraron con dos situaciones en que retiraron a dos maestros de la docencia. Coca supo que un profesor de danza mantenía relaciones sexuales con una alumna mayor de edad dentro de la IT: “Él enseguida reconoció el error y la alumna aseguró que las relaciones eran consentidas. Pero aquella tarde mismo el docente dejó de dar clases”. En el caso de Font, desplazó también a un profesor de danza porque iba bebido a clase y había menores.

Los tres están preocupados por el impacto que puede tener este caso sobre la imagen del centro. “No se puede singularizar el IT como un lugar perverso donde los profesores van borrachos y donde los hombres persiguen a las niñas para tocarles el culo, porque no es verdad”, dice Coca. Monterde destaca que el IT es “una institución potente, muy reconocida internacionalmente”, y dice que le sabe mal “que se vea manchada por estos hechos”. Y Font pide una reflexión de fondo: “Hay que saber qué ha producido esta opacidad, por qué esto no trascendía. Lo que antes estaba normalizado ahora no se tolera, y esto es fundamental para que las cosas no queden encapsuladas y se puedan tomar las medidas oportunas”.

stats