Arqueología
Cultura 07/08/2022

Así vivían las clases humildes en Pompeya: desentierran una casa prácticamente intacta

Las habitaciones estaban detrás de un lujoso altar descubierto en 2018

3 min
Al dormitorio la mesa estaba parada tal como la dejaron los propietarios antes de huir

BarcelonaEn 2018, en Pompeya, descubrieron un espectacular larario, el altar que los romanos dedicaban a las divinidades del hogar, con unas espectaculares pinturas de jardines exuberantes, serpientes y pájaros. Tanto lujo, sin embargo, no escondía una vivienda opulenta, sino un hogar modesto. Detrás del jardín encantado, como lo bautizaron los responsables del yacimiento de Pompeya, había habitaciones que han conservado su mobiliario prácticamente intacto. "Las excavaciones han sacado a la luz habitaciones con su mobiliario que nos explican muchas cosas de la realidad de la clase media y baja, una inmensa mayoría que siempre ha estado infrarrepresentada por las fuentes escritas", ha asegurado este sábado el director del parque arqueológico italiano, Gabriel Zuchtriegel.

Las habitaciones han emergido tal como las dejaron en el 79 a. C. sus propietarios, cuando tuvieron que huir de la lava que escupía el Vesubio y que enterró Pompeya. En la planta baja se ha localizado una habitación que servía como almacén y otra que era un dormitorio. En el almacén, uno de los hallazgos más espectaculares ha sido un armario que hacía 2.000 años que estaba cerrado. El armario mide unos dos metros de altura, tiene cinco estanterías y, al menos, cuatro puertas. En la estantería más alta todavía había tazas y ánforas pequeñas y platos de vidrio.

Algunos de los objetos localizados en las habitaciones
El quemador de incienso localizado en las habitaciones del piso superior

En el dormitorio había una cama de la que todavía se conserva el marco y trazas de tela de la almohada. El tipo de cama es idéntico a las tres camas descubiertas el año pasado en la villa de Civita Giuliana en la "habitación de los esclavos".

No hay decoración y la cama es desmontable: no hay colchón y, para dormir, se colocaba una tela sobre una red de cuerdas. Al lado había una arqueta de madera que los propietarios dejaron abierta en el momento de abandonar para siempre su hogar. Adentro todavía hay un pequeño plato de cerámica y una lucerna con un pequeño dibujo del momento en el que Zeus se convierte en un águila.

Al lado había una pequeña mesa circular de tres pies. Lo que se ha encontrado encima es como una fotografía de los minutos antes del desastre. Se dejaron una taza de cerámica, un pequeño plato también de cerámica, otro de vidrio y dos pequeñas botellas de vidrio. Pequeñas jarras y ánforas testimonian que la habitación no se utilizaba solo para dormir.

"En el Imperio romano había una buena parte de la población que luchaba para ascender en la escala social. Para esta población "ganarse el pan" era un esfuerzo diario. Era una clase social que sufría cada vez que había una crisis política o de hambre, pero a la vez era ambiciosa. En esta casa de Pompeya, los propietarios pudieron embellecer su patio y el larario y la cisterna con pinturas excepcionales, pero no tuvieron suficientes recursos para decorar las cinco habitaciones de la casa, una de las cuales se utilizaba como almacén. En las dos habitaciones del piso de arriba hemos descubierto exquisitos objetos hechos con materiales preciosos, como vasos de bronce, mientras que otros eran mucho más modestos para el día a día. Los muebles de madera eran muy simples. No sabemos quiénes eran los que vivieron en esta casa, pero ciertamente aquello que representaron en su patio era más lo que soñaban para su futuro que su realidad", asegura Massimo Osanna, el director general de Museos de Italia y hasta 2020 responsable del yacimiento de Pompeya.

En las habitaciones de arriba se han encontrado también una serie de mesitas enceradas que estaban unidas por una cuerda de manera horizontal y vertical. Las mesitas se guardaban en una estantería con otros objetos de cerámica. En un armario que quedó destruido también había recipientes de cerámica y vidrio. Uno de los objetos mejor conservados es un quemador de incienso policromado donde todavía se pueden observar los labios, la barba y el cabello de un hombre.

La casa está en la Regio V, uno de los barrios más grandes de la ciudad, que fue excavado también en 2018, año en el que se encontró el jardín encantado. "Pompeya es un descubrimiento continuo que siempre nos inspira. Y no lo digo solo desde un punto de vista romántico, sino también en el ámbito académico, porque es un laboratorio inagotable que nos permite estudiar, aprender y abrir nuevas investigaciones e hipótesis y avanzar", enfatiza Osanna.

Una de las pinturas del 'jardín encantado'
stats