Equipaciones
Cultura 01/06/2021

Caso Hermitage: todo está abierto y todo es posible

El Ayuntamiento propone buscar un espacio alternativo dentro del puerto mismo

2 min
Recreación del proyecto del arquitecto japonés Toyo Ito para el Hermitage de Barcelona / HERMITAGE DE BARCELONA

BarcelonaEl culebrón del Hermitage, el Liceu, el Puerto y el Ayuntamiento de Barcelona no tendrá un final fácil. Ni cercano. Este lunes, en una rueda de prensa, se ha producido el primer encuentro público entre el teniente de alcaldía del consistorio, Joan Subirats, y el director general del Liceu, Valentí Oviedo, después de que el Ayuntamiento chocara con el Puerto y tumbara el proyecto del museo ruso y que los promotores amenazaran con emprender medidas legales contra el consistorio . Los dos han expresado las ganas de que salga adelante la inversión privada y el proyecto cultural en el puerto, pero también han señalado que hará falta tiempo para dibujar un nuevo proyecto. Todo está abierto, incluso el disputado solar. "Podemos encontrar una alternativa [para el Hermitage] en el espacio puerto", ha asegurado el regidor. "Si puede ser en este espacio, trabajaremos a fondo, y si tiene que ser en otro espacio, también trabajaremos a fondo", afirmaba Oviedo.

El gerente del Liceu ha pedido "fuego lento": "Apenas se inician conversaciones para ver si los dos proyectos podrían encajar y cómo", pero "la posibilidad de encaje existe y es razonable para las dos organizaciones". "Los proyectos sólidos requieren su tiempo de cocción", ha dicho, una idea que compra el Ayuntamiento. "Intentaría trabajar con un poco de calma. Haría falta no improvisar", ha dicho Subirats, pese a reconocer que hace ocho años que arrancó el proyecto. El teniente de alcalde ve viable llegar a un acuerdo a corto plazo y concretar el proyecto a medio plazo. Desde el Ayuntamiento creen que los promotores no se marcharán, sino que están "abiertos a otras alternativas".

En todo caso, si saliera adelante la opción del Hermitage con el Liceu, este lo tendría que presentar a la comisión ejecutiva y al patronato, donde están todas las administraciones, entre ellas el Ayuntamiento. "Se hará aquello que institucionalmente se quiera. El Liceu siempre juega a favor de la ciudad y del país, y lógicamente del Ayuntamiento", dice Oviedo, que ve el Liceu como "el solucionador" para asegurar una inversión pero con sello local. El Liceu encuentra en el Hermitage "una oportunidad para intentar realizar el proyecto que anhela desde que se estrenó": tener dos salas. Pero esto implicaría replantear tanto el proyecto cultural como arquitectónico del Hermitage, porque en el edificio previsto, de 12.000 metros cuadrados, no cabría un auditorio para el Liceo. Aparte de esto, habría que concretar la viabilidad económica para el teatro, que se nutre de fondos públicos.

"Estamos a favor de cualquier proyecto cultural de carácter creativo y estamos totalmente dispuestos a implicarnos", ha dicho también Joan Subirats. "Estamos en una nueva etapa en la cual tenemos que seguir hablando con el Puerto para ver qué posibilidades hay y cómo combinaremos [el Hermitage] con el Liceu y las otras alternativas [el European Urban Tech], y podemos hacer jugar otros espacios del puerto que están sin uso", ha afirmado el teniente de alcaldía de Cultura, Educación, Ciencia y Comunidad.

stats