Libros
Cultura 28/01/2022

Empar Moliner gana el premio Ramon Llull con una novela sobre la crisis de los 50

Una artista "con el certificado de menopáusica oficial" protagoniza 'Benvolguda', que aborda el desengaño del matrimonio y el paso del tiempo

4 min
Empar Moliner este viernes por la mañana en un hotel de Barcelona

BarcelonaUna década después de La col·laboradora, la periodista, escritora y columnista del ARA Empar Moliner vuelve a la novela con Benvolguda y lo hará con el 42º Premi de les Lletres Catalanes Ramon Llull bajo el brazo. El libro es una aproximación a la crisis de los 50 desde un personaje que ve venir la infidelidad del marido. La mujer tendrá que asumir la vulnerabilidad del amor matrimonial, abordar la maternidad como droga y encarar la caducidad de la vida artística. El premio es el mejor dotado en catalán, con 60.000 euros. El libro se publicará el 9 de marzo en Columna, en castellano en Planeta y posteriormente en portugués en Planeta Portugal, si bien aspira a llegar a más lenguas.

La protagonista de la novela es Remei Duran, una dibujante de prestigio de cincuenta-y-pocos años que se considera atractiva, feliz, que es esposa y madre, y "tiene el certificado de menopáusica oficial". El desencadenante de la trama es la intuición en un viaje en coche de que su marido, violinista en una orquesta diez años más joven, le será infiel con la violinista suplente. "Ella tiene la certeza absoluta y se prepara para lo que tiene que hacer –dice la autora–, pero lo que acaba haciendo la protagonista no satisface a todo el mundo". El jurado, formado por Carles Casajuana, Pere Gimferrer, Isona Passola, Núria Pradas, Gerard Quintana, Carme Riera y el editor Emili Rosales, ha valorado los 61 inéditos presentados. De cinco finalistas, Rosales ha asegurado que enseguida hubo consenso con el libro presentado con el pseudónimo de Isabel Torres Tell y el título La copa justa de Pitàgores.

El estilo y el humor de Moliner era inconfundible, pero este final los llevó a discusiones encendidas. Porque la primera persona de la novela permite un cierto juego de engaños: lo que para ella es verdad, ¿lo es? "És la primera vez en la vida que tengo que decir: por favor, no expliquéis el final", avisa la autora, que asegura que la novela no es biográfica pero tiene elementos de lo que la rodea y de ella misma, frases de su padre y hechos que le han pasado a gente cercana. "Es un libro durísimo y amabilísimo. Y yo lo entiendo de manera diferente de cómo tú lo explicas –dice la productora Isona Passola-. Puede ser un final feliz e infeliz". "Es una fantasía masoquista de una mujer de 50 años", opina Casajuana. "Pero todo puede ser verdad", añade Gimferrer. "Es crudamente realista", opina Quintana. "Todo lo que digáis puede ser verdad", corta Moliner para no avanzar el club de lectura antes del lanzamiento.

La obra es "una reflexión sobre el pasado, la amistad y las cuestiones que no te acaban de explicar y que son sorpresivas y nada simpáticas de la menopausia". "¿Una nueva novela contemporánea menopáusica? –se pregunta la autora– Sí y no. Lo que me parece a mí es que los escritores suelen hacer la novela de los 50 años, pero tengo la sensación de que suele ser amable y yo no he querido hacerla amable, a pesar de que eso no quiere decir que no tenga momentos divertidos y tiernos". Cuando llega este momento en la vida de las mujeres, los anuncios de compresas por la incontinencia pasan de ser simpáticos o edulcorados a ser poca cosa. "Hay muchas cosas de las que no se habla nunca. Pero esto no es un manual de la menopausia", apunta Moliner.

"Mi tema son los matrimonios –continúa–. Es una cuestión que me parece interesantísima, por bonita, fea, sublime, asquerosa, lo tiene todo". La maternidad está muy presente. "El personaje ha sido una ionqui de la maternidad, ha sido feliz de ir a la puerta de la escuela cada tarde", dice, y ahora tiene miedo de la adolescencia de la hija, de 10 años. "No es tan bestia cumplir años como que los hijos cumplan años. Porque la edad va corriendo, los que hoy tienen 50, 60 o 70 años parecen más jóvenes y guapos que antes, todo ha corrido una década, y ahora en la escuela no ves a Madres Que Te Tirarías sino también a Abuelos Que Te Tirarías. Hablar de la crisis de los 40 parece ridículo. Por fuera no pareces mayor, pero por dentro es otra cosa", admite la autora.

Empar Moliner (Santa Eulàlia de Ronçana, 1966) solo ha escrito tres novelas. De hecho, recibió el premio Josep Pla en 2000 con la primera, Feli, esthéticienne. El resto de títulos son cuentos y compilaciones de artículos, como T'estimo si he begut (Premi Lletra d'Or, 2005), Tot això ho faig perquè tinc molta por (premio Mercè Rodoreda, 2015), Busco senyor per amistat i el que sorgeixi y ¿Desitja guardar els canvis? "Tenía lista esta novela antes del último libro de cuentos pero iba dándole vueltas", explica. "Esta noche me he despertado y me parece que hay una cosa que se me ha pasado", le dice al editor. "La lengua es muy eficaz, cotidiana, y hace una novela cercana y divertida", añade Carme Riera.

Los diez últimos premiados con el Ramon Llull son Gerard Quintana, Núria Pradas, Rafel Nadal, Martí Gironell, Pilar Rahola, Víctor Amela, Xavier Bosch, Care Santos, Sílvia Soler e Imma Monsó.

stats